EL FRAUDE DE LA REASIGNACIÓN DE GÉNERO (2ª PARTE)

¿Quién era el Dr. John Money?

El Dr. John Money guiaba la clínica pionera en cirugía transexual de Baltimore y estuvo encantado de ocuparse del pequeño Bruce cuando sus padres acudieron a él como experto.

Bruce fue la cobaya que el Dr. Money estaba esperando para demostrar la bondad de sus teorías, un pequeño varón sin pene al que podía transformar en una niña. Ya entonces, el doctor era un asiduo de los platós televisivos, desde los que argumentaba a favor del «matrimonio abierto, del nudismo y de otras formas de cultura sexualmente desinhibida, incluídas parafilias y pedofilia».

Hasta conocer a Bruce, el campo de acción de Money se había limitado a los hermafroditas así que el niño fue para él su ocasión dorada.

Cuando Ron y Janet, que entonces tenían sólo 20 y 21 años, le conocieron, se quedaron fascinados por el personaje. «Me parecía un dios», dice ella.

El médico les explicó que le podía dar al niño una vagina que funcionara perfectamente, pero que necesitaba su colaboración para que Bruce se convirtiese en niña. Así tendría una vida feliz.

El 3 de julio de 1967 Bruce fue castrado por el Dr. Howard Jones, un colaborador de Money que seguidamente lo abandonó para emprender una profesión más remunerativa: abrió en Virginia la primera clínica para la fecundación in vitro.

De este modo, Bruce se convirtió en Brenda. Pero aunque algo no iba bien, en 1972, Money publicó su libro Man & Woman, Boy & Girl (Hombre y Mujer, Niño y Niña), en el que puso al mundo al corriente del extraordinario «caso de los dos gemelos».

El volumen describía el experimento como un «rotundo éxito». Era la «prueba concluyente» e irrefutable de que «no se nace varones o hembras, sino que uno se convierte en varón o en hembra».

El caso tuvo resonancia mundial. Adoptada por el movimiento feminista, la obra fue alabada en las primeras páginas del Time y del New York Times Book Review, lo que dio a su autor la indiscutible celebridad de un gurú.

Sus tesis, se escribió entonces, tendrían sobre la historia de la humanidad una influencia comparable a la «teoría de la evolución de Darwin». Y el mundo adoptó la nueva ideología.

El caso de los gemelos de Money fue decisivo para que se aceptara universalmente no sólo la teoría según la cual los seres humanos son, cuando nacen, psicosexualmente modelables, sino también la cirugía de reasignación sexual como tratamiento para los niños con genitales ambiguos o dañados.

El método, que antes se realizaba sólo en el Johns Hopkins, se difundió rápidamente y a todos los principales hospitales del país». Sin embargo, la realidad iba en otra dirección muy distinta.

El Dr. Money, mientras tanto, publicó un nuevo libro de éxito (Sexual Signatures, “Características sexuales”) en el que volvió a hablar de Brenda, que «estaba atravesando felizmente su infancia como una verdadera chica».

La realidad es que Brenda, a la temprana edad de 11 años ya empezó a manifestar instintos suicidas. Los asistentes sociales y los médicos de su ciudad entendieron que algo no iba bien, pero la fama de Money era demasiado grande para poder ensombrecerla.

En 1977, un equipo de la BBC fue a Winnipeg para hablar con sus médicos. Todos confirmaron la misma impresión: Brenda no era la «chica feliz» de la que hablaban los best-sellers de Money.

El mismo doctor, contactado por la BBC, se negó a ver a los periodistas, cerrándoles la puerta en las narices. El documental, titulado The First Question (La primera pregunta), emitido el 19 de marzo de 1980, pasó inadvertido.

Mucho Money para el Dr. Money

John Money, aunque ya no hablaba del caso de los gemelos, seguía sosteniendo las tesis de género que continuaron facilitándole grandes financiaciones, también públicas.

Milton Diamond, el primer investigador que contestó las tesis de Money, asestó un duro golpe a su credibilidad. En 1994, Diamond, después de haber conocido a David, escribió un artículo para desvelar la realidad sobre el “caso de los dos gemelos”.

La tesis del texto era que, aunque la educación tenía un papel importante al plasmar la identidad, ésta es fruto del dato biológico concedido por la naturaleza. Diamond tardó dos años en encontrar una revista que aceptara el texto y cuando apareció fue una bomba.

Para Money – «Hot Love Doctor» (Doctor Amor Caliente), como lo llamaban los periódicos – empezó el declive. Definido por el New York Times como un «agente provocador de la revolución sexual», defendió la película porno “Garganta profunda” y firmó editoriales sobre la «nueva ética del sexo lúdico».

Parafilias y Pedofilia

Animaba a sus pacientes a experimentar con todo tipo de deseo sexual, incluida la «lluvia dorada» (orinarse encima durante la relación sexual), la coprofilia, las amputaciones y el autoestrangulamiento. Para Money no eran perversiones, sino «parafilias».

En abril de 1980 explicó en la publicación Time que una experiencia de pedofilia «no tenía necesariamente una influencia negativa sobre el niño».

Premios y homenajes a la falsa ciencia de género

Durante toda su carrera este hombre fue reverenciado, recibiendo homenajes, numerosos reconocimientos y premios, además de sabrosas subvenciones. Creó la primera clínica para la identidad de género, celebrada por las mayores y más importantes revistas estadounidenses e internacionales.

Sin embargo, en 1997, el Dr. John Money obtuvo un reconocimiento como «uno de los más grandes investigadores del siglo en el campo de la sexualidad». Falleció el 7 de julio del 2006 en Towson.

Cuenta John Colapinto, que hoy día sus estudiantes y protegidos, «ocupan posiciones preeminentes en algunas de las universidades, instituciones de investigación y revistas científicas más estimadas de los Estados Unidos».

El Johns Hopkins Hospital puso en marcha una investigación sobre cincuenta transexuales tratados en la Clínica para la Identidad Sexual del Hopkins Hospital, desde su fundación en 1966.

El resultado fue que ninguno de estos pacientes había sentido ningún beneficio. Se cerró la clínica, a pesar de las protestas de la comunidad transgender.

(Fuente: https://desmontandoababylon.wordpress.com/)

Ir a la fuente

Deja un comentario