“EL DRAGÓN – LOS HEADBANGERS – LA TIERRA DEL AZUL” – ADAMUS – SERIE DEL EMERGIMIENTO

Yo Soy Adamus de Dominio Soberano.
Me estás mirando como nunca antes me habías visto (A Linda, algunas risas). Tal vez haya algo un poco diferente.
¡Ah! Un par de notas antes de empezar. Cauldre pensó que estaba tratando de interrumpir la charla anterior (algunas risas). De ningún modo. Estaba tan emocionado de venir hoy, porque tenemos mucho que hacer, mucho que cubrir.
Va a ser una canalización en muchas capas, lo que significa que hay muchas cosas sucediendo. No solo las palabras que se están diciendo, sino que hay muchas cosas sucediendo en este mensaje. Es posible que deseen volver y escucharla, mirarla unas cuantas veces. Estamos haciendo muchas cosas ahora mismo. Estamos combinándolas.
A veces la mente humana va a decir: “¿A dónde diablos va Adamus con esto? ¿De qué está hablando? ¿Por qué no se queda con un solo tema?” Porque ya no voy a seguir con un solo tema. Se trata del Y.
Tomemos una buena y profunda respiración con eso.
En segundo lugar, los avances de la película que vieron antes, El Tiempo del Sexto Sol, Tobías está en esa película. Su narración está en esa película, pero no solo su narración. Vean, él hizo algo disimulado. Realmente implantó su energía viva en ella. Sí. Y Cauldre está teniendo estas – como lo llaman – estas cosas animadas en su piel (alguien dice “piel de gallina”).
Cuando se grabó esa canalización de Tobías, fue mucho más que solo el momento y no fue planeada o preparada realmente. Fue una simple solicitud del productor para presentar un mensaje, y Cauldre nunca pensó mucho en ello. Era solo un mensaje simple. Bueno, se convierte en el torrente principal, sosteniendo esa película, sosteniendo todas las energías de esa película, pero también su energía viviente. Así que, no son solo palabras grabadas, es verdaderamente Energía Viviente. Es realmente brillante de su parte. Él es muy consciente de ello. Así que, en cierto modo, es como, bueno, él ha regresado. Él está allí en la película, vivo y bien y se conecta con todos y cada uno de los que la vean, se conecta con todos los que se están despertando, mirándolos a los ojos mientras miran la pantalla y dice: “¿Estás listo? ¿Estás listo para esto?” Algo así como lo que les dijo a todos y cada uno de ustedes: “¿Estás preparado para lo que viene después?” Y luego, él y muchos otros van a estar guiándolos, y ustedes serán uno de esos guías también.
Consideren lo que han pasado ustedes en estos años. No sólo en diez años, sino también vidas. Consideren por lo que han pasado, preparando el camino para tantos otros. Y va a ser muy diferente al tipo de despertar y de Realización que han tenido los Maestros Ascendidos actuales. Lo hicieron ellos por su cuenta. Lo hicieron sin la compañía y la camaradería de los demás. Lo hicieron luchando de maneras muy difíciles. Pero ahora es apropiado pasar al siguiente nivel donde muchos humanos se están despertando al mismo tiempo.
Y, por supuesto, su viaje, toda su llegada a la Realización es muy personal. No estamos haciendo esto como un grupo Kumbaya. No hay formula. No podría haber ningún libro que alguna vez pusiera todo en un orden específico. No podría haberlo, porque para todos es individual. Sin embargo, hay energías con las que se pueden contar, que pueden abarcar a aquellos que están despertando.
Así que con Tobías, bueno, en cierto modo, en la vanguardia y ustedes allí mismo con él, sus energías, sus energías vivientes ligadas a esta película, realmente les pido a todos que la vean, porque eso puede, pueden decirlo, activar, conectar su energía, su energía viviente junto con la de Tobías, en lo profundo de esta película, así que todos los que la vean, quienes están atravesando por su despertar sentirán eso. Ellos no están solos. Hay otros que han pasado por este camino.
Es un camino difícil y, de hecho, arduo, porque todo queda boca abajo. Pero cuando se den cuenta de que otros lo han hecho y lo han logrado, va a hacer una gran diferencia.
Entonces, al entrar en su Realización, al entrar en ese tramo final – quiero decir, ya están allí, pero hasta ahora se están dando cuenta – por favor impriman su energía en esta película y en otras similares que vendrán.
Lo otro que sin duda quiero mencionar hoy es el componente del Rudo Despertar, su despertar, su rudo despertar. Lo mismo, pero en un nivel un poco diferente. Su energía está entrando en eso. Saben que cuándo dije que iban a ser los maestros, no significaba que estarían parados ante un salón necesariamente. Podría ser una película. Podría ser un libro que escribieran. Podría ser cualquier cosa. Todo esto está llegando a ser ahora mismo. El Sueño Atlante está realmente aquí.
Y yo sé que – oh, yo sé – qué tan cansados están. Sé que a veces hay toda esa duda, pérdida de esperanza, pérdida de pasión, todo lo demás. Pero a medida que surjan de esto, va a estar cantando con gran alegría dándose cuenta de que “¡Eso no fue tan malo!” (Risas) “¡Eso fue bastante fácil, pero nunca lo haré de nuevo! Nunca elijo hacerlo de nuevo”.
Hablando de rudo, entiendo, desde el departamento de quejas del Club de Maestros Ascendidos (Adamus se ríe) que fue un mes difícil para ustedes, ¿este último mes? (Alguien dice “Oh, sí”) No, ¿un mes difícil? ¿Por qué creen que lo fue? ¿Por qué creen que fue difícil? No necesito el micrófono, solo griten. ¿Por qué creen que fue tan difícil? (la audiencia grita “¡Aspectos!”) Mes de los aspectos. Sí. Y no se – vamos a hablar de eso aquí – hay un gran trasero (ass-pecto) sentado allí… (la audiencia dice “¡Ohh!”) Uno muy grande. Ni siquiera sé si reconocen lo que era. Vamos a entrar en eso hoy. Era el mes de los aspectos, porque, bueno, es la última llamada a los aspectos. Pero hay uno grande allí. En realidad estaba justo en el centro de la habitación, por así decirlo. Ha estado allí todo el tiempo. Era tan obvio, tan grande y tan familiar, que probablemente ni siquiera lo reconocían. Probablemente no lo hayan reconocido. Vamos a hablar de eso hoy.
Un mes difícil, de hecho, pero (a) lo pidieron, (b) lo merecían (risas). ¡Lo hicieron! (Adamus se ríe) Algunos de ustedes en línea están haciendo esto (pistola) en su pantalla (más risas) para mí. No sé lo que eso significa. No, lo hicieron. Lo pidieron y hoy hablaremos sobre eso, cómo lo pidieron. Quiero decir, no se sentaron con un pedazo de papel y dijeron: “Haz que el mes sea realmente difícil”, pero hicieron otras cosas que lo convirtieron en un mes difícil. Y se lo merecen. Quiero decir que realmente se lo merecen (Adamus se ríe), porque es como una gran limpieza, una grande. Cauldre me está dando una imagen aquí. “Roto-Rooter” (La empresa que hace limpieza en tuberías), él dice, sí – ¡errr! – entrando por las tuberías, ya saben, limpiando las tuberías.
Así que, ¡se lo merecían! Merecían deshacerse de toda esa basura acumulada y el mugre y la suciedad y la porquería que había en esas tuberías. Han estado intentando realmente deshacerse de ella, y se los diré ahora mismo, no pueden hacerlo solos. Eh, vamos a entrar en eso hoy.
Pero antes de continuar, respiremos profundamente. Estoy tan satisfecho de estar aquí. Estoy tan complacido.
Saben, hubo un punto en el que pensé que iba a ser – en un punto dije – cinco personas que lo lograran, cinco Shaumbra, y estaba exagerando un poco. Pensé que serían ocho (risas). Pero estoy tan complacido. Quiero decir, tenemos miles y miles y miles en todo el mundo que están, bueno, en realidad, Cauldre me está recordando que acaba de escribir un artículo al respecto. La Realización es un hecho. Esta dada. No es una pregunta. Algunos de ustedes todavía la cuestionan, pero les recordaré. Está dada. No tienen que hacer ninguna maldita cosa. Es – ahora que van a permanecer en el cuerpo en este planeta – ¿cómo van a manejar la energía? Esa es la pregunta.

Sabiduría Shaumbra
Sin embargo, antes de continuar, hagamos un poco de Sabiduría Shaumbra. Me encanta escuchar su sabiduría. Sí. Entonces, Linda, con el micrófono. Tengo dos preguntas hoy.
Primero que todo, hablamos sobre la dignidad el mes pasado, y realmente tocó un nervio en muchos de ustedes. ¿Qué pasó con la dignidad, la dignidad del alma, de ustedes como un ser angélico? 

Incluso cuando digo que saben que fueron lo que llamarían un líder en su familia angélica espiritual desde hace mucho tiempo. Fueron un gran líder en esa familia. Tú y tú y tú y tú y tú – Oh, no tenemos tiempo suficiente para pasar por todos – todos ustedes; todos ustedes fueron, fueron… no hay una buena palabra humana para eso – pero un líder en sus familias espirituales. Vinieron a este lugar, la Tierra, para aprender, bueno, sobre muchas cosas, pero vinieron a este lugar y ¿dónde está la dignidad ahora? Dicen – estoy diciéndoles (mirando a la cámara), fueron un líder y dicen – “Si. Debes tener al chico incorrecto aquí. No, no. Quién ¿Yo? ¿Cientos de miles de seres angélicos no me perdían de vista?” Es como, sí, ustedes. Ustedes. Quiero decir, tú, tú. Eran un líder. Pero ¿dónde está la dignidad? ¿Dónde está la dignidad? ¿Se han preguntado acerca de eso desde nuestra última reunión? No estoy tratando de fastidiarlos, ¡pero ciertamente lo estoy! (Risas) ¿Qué pasó con la dignidad?

~ Pregunta 1
Entonces, la primera pregunta hoy es ¿dónde está la mayor pérdida de dignidad? ¿En qué parte de su persona humana dirían que está la mayor pérdida de dignidad? ¿Qué área? La mayor pérdida de dignidad. Linda – oh, ahí vamos. La mayor pérdida de dignidad.
DAVID: Falta de… no confiar en mí mismo, dudar de mí mismo.
ADAMUS: ¿Dónde está impactando en tu vida, tu bolsillo?
DAVID: No, mi estómago.
ADAMUS: Tu estómago. Bueno. Esa es buena. Falta de dignidad. Quiero decir, ¡caramba! ¿Qué ángel que se respete a sí mismo podría haber hecho una tripa que está unida al trasero, que hace todo tipo de… quiero decir, es solo, “¿Qué?” Sí, pérdida de dignidad.
DAVID: A lo grande.
ADAMUS: A lo grande. Y tratas de tener un poco de orgullo. Intentas poner una sonrisa. Tratas de conectarte realmente con el Yo Soy, y es como, “Sí, pero mi estómago está girando ahora mismo, y Dios sabe lo que va a pasar como resultado de eso, así es”.
DAVID: Correcto.
ADAMUS: Sí, pérdida de dignidad. Sí. ¿Eso te afecta? ¿Puedes sentir eso?
DAVID: Bueno, me afectó.
ADAMUS: Oh, lo hizo. Bueno.
DAVID: Quiero decir, a lo grande.
ADAMUS: A lo grande.
DAVID: Y en realidad terminé – elegí ir al hospital para hacer esa cosa de Roto-Rooter.
ADAMUS: ¡Oh! (Adamus se ríe)
DAVID: Sí.
ADAMUS: Interesante.
DAVID: Y esa fue una elección consciente que hice.
ADAMUS: Y estabas acostado en la mesa diciendo: “¿Dónde está la dignidad?” mientras babeabas sobre ti mismo.
DAVID: Sí.
ADAMUS: U otras…
DAVID: Otras cosas.
ADAMUS: Otras cosas. Si, si, si.
DAVID: Así que fue un…
ADAMUS: Sí, este es un programa familiar, así que.
DAVID: Entiendo (algunas risas).
ADAMUS: Y, sabes, entonces, cómo puedes imaginarte que eres un ser angélico y este cuerpo ni siquiera es tuyo, ¿qué pasa con eso? Sí. Bien. Bueno. Buen comienzo. Pérdida de dignidad. ¿Dónde más golpea? ¿Qué otras partes de su vida? Pérdida de dignidad.
Oh, acabas de agradecerle a Linda por el micrófono. Eso fue tan dulce.
CLAUDIA: Sí. Gracias. En mi corazón.
ADAMUS: Tu corazón. ¿Qué pasa con tu corazón?
CLAUDIA: Elegí dejar a un esposo hace mucho tiempo, y tuve que dejar el país para trabajar duro para recuperar mi dignidad.
ADAMUS: Sí. Sí. ¿Y cómo eso golpea tu corazón?
CLAUDIA: Contracción.
ADAMUS: ¿Tu corazón ha sido afectado físicamente?
CLAUDIA: Afortunadamente, no.
ADAMUS: Oh, bien.
CLAUDIA: Mucha ansiedad sin embargo.
ADAMUS: Mucha ansiedad. Y, sabes, cuando lo piensas literalmente, el corazón, sabes, es –boomp, ba doom, bombeando la sangre – dependes de esa cosa que podría apagarse en cualquier momento. Y, ya sabes, dependes de eso. Eres un ángel. ¿Por qué deberías confiar en tu corazón, que de repente podría – ¡ooh! – hacer eso? No, no lo va a hacer.
CLAUDIA: No. ¡No!
ADAMUS: No, no, no, no, no. No. Pero, ya sabes, lo curioso es que digo eso y dices: “No, no, no. No permitiré que eso suceda”. Lo sorteas a tu manera. Pensar no va a hacer nada. El corazón no responde a la mente. No lo hace.
CLAUDIA: Vale.
ADAMUS: Sí. Bien gracias. Entonces, tenemos la panza y el corazón. ¿Qué vamos a hacer? Pérdida de dignidad.
ANDY: ¡Trabajar!
ADAMUS: ¡Trabajar, sí!
ANDY: Sí, tengo que trabajar para vivir para…
ADAMUS: ¿Por qué?
ANDY:… obtener dinero para que pueda pagar la hipoteca y los impuestos. Eso es un montón de basura.
ADAMUS: Eso es un montón de mierda (algunas risas). ¿Tienes trabajo?
ANDY: Sí.
ADAMUS: Sí. ¿Te pagan bien?
ANDY: Bueno, yo trabajo para mí.
ADAMUS: Oh, bien (risas).
ANDY: Sí, en realidad, ¡me pago bastante bien!
ADAMUS: Te pagas bien…
ANDY: Sí.
ADAMUS: ¿Te gusta lo que haces?
ANDY: Sabes, lo hice. Lo he estado haciendo por 34 años, pero me voy a retirar este año. He tenido suficiente.
ADAMUS: Sí. ¿Qué vas a hacer cuando te jubiles?
ANDY: Creo que voy a comprar una licencia para pesca (algunas risas).
ADAMUS: Esa es uno buena. Eso también estaba en la parte superior de mi lista (más risas). Sí. Sí.
ANDY: Sólo quiero…
ADAMUS: Sí. Aunque no vayas hacerlo todo (risas). Quiero decir, ¡no te excedas! Quiero decir, hay extremos, ya sabes. Vas a comprar una licencia de pesca. ¿Vas a salir a pescar?
ANDY: Estoy deseando pasar más tiempo al aire libre.
ADAMUS: Al aire libre.
ANDY: Sí.
ADAMUS: Bien. Bueno. Sí, pérdida de la dignidad. Ahora, estás trabajando para ti mismo, así que hay una cierta dignidad en eso. Puedes ganar tanto dinero como quieras, teóricamente.
ANDY: Sí.
ADAMUS: Sí. ¿Qué tipo de trabajo haces por tu cuenta?
ANDY: Electrónica. Diseño prototipos electrónicos.
ADAMUS: Oh, sí. Sí. Bueno. ¿Y hay pasión por ello?
ANDY: La había.
ADAMUS: Sí. ¿Que pasó?
ANDY: La estoy perdiendo.
ADAMUS: ¿Por qué?
ANDY: Me estoy cansando.
ADAMUS: Sí. ¿Qué te atrajo originalmente cuando comenzaste a hacerlo?
ANDY: Lo desconocido.
ADAMUS: Lo desconocido.
ANDY: Sabes, porque miras los cables y dices: “¿Cómo puede pasar una señal allí?”
ADAMUS: ¡Oh! ¡Yo, todas las noches, sí, creo eso! (Risas) Sí. “¿Cómo es que sucede? ¡Oh!” ¿Sabes qué me digo entonces? “¡Me importa un comino! Está sucediendo. Eso es todo lo que cuenta”. Apela a tu mente. A la mente realmente le gustó. Mantuvo a la mente ocupada. Entonces, me gustaría extrapolar y decir que hay una pérdida de dignidad en la forma en que funciona la mente y tener que mantenerla preocupada.
ANDY: Tener que mantenerla…
ADAMUS: No, en serio, la mente es realmente – no quiero revelar las respuestas – pero es indigna en la forma en que entiende las cosas, y tiene que decir: “Bien, hay electrones que se mueven a través de un cable a una cierta rapidez y una velocidad”. No importa, porque sabes lo que es? ¡Todo esto es una corriente de energía!
ANDY: ¡Energía!

ADAMUS: Eso es todo. Eso es todo. Ahora, vale, tal vez quieras saber cómo lo hace, pero la falacia en eso es que, para un ingeniero que entiende cómo se mueve la electricidad a través del cable y todo el resto de eso, es solo una de las 8,000 formas en que realmente sucede. Pero luego te encierras y dices: “Oh, esta es una ciencia exacta de cómo funciona”. No, no lo es. Es una de muchas, muchas, muchas cosas. Entonces, la mente dice: “Oh, ahora comprendo cómo funciona esto y, por lo tanto, tarde o temprano entenderé cómo funciona la realidad”. No, en absoluto.
ANDY: Sí, lo descubrí.
ADAMUS: Sí, así que ve a pescar (más risas).
ANDY: Sí.
ADAMUS: Caray. Bien gracias. Un par más. El impacto en la falta de dignidad como humano. Falta de dignidad.
ELIZABETH: Hola
ADAMUS: Hola.
ELIZABETH: Sabes, recientemente he estado pensando acerca de lo que dijiste sobre el Yo Soy que está perdonándonos.
ADAMUS: Sí. Sí.
ELIZABETH: Que no podemos perdonarnos a nosotros mismos.
ADAMUS: No, no. No puedes.
ELIZABETH: Aunque hemos estado trabajando en ello…
ADAMUS: Me detendré allí mismo, si no te importa.
ELIZABETH: Sí, señor. Por supuesto.

ADAMUS: Tengo que subrayar y enfatizar en eso, y algunos de ustedes, ya saben, quieren discutir conmigo al respecto. Voy a ganar, porque he estado allí, he hecho eso. El humano dice, en primer lugar, “Oh, no hay nada que perdonar” (Adamus respira). ¡Todavía no te has dado cuenta! En segundo lugar, el humano dice: “Bueno, me perdono a mí mismo”. No puedes. No puedes. Haz probado. Muchos, muchos lo han intentado. Terminas en un camino sin salida muy oscuro, porque el humano no lo cree. Quiero decir, aquí estás, indigna; ¿Qué, vas a creer que realmente te vas a perdonar a ti mismo? No, no lo haces. Y lo peor es que ni siquiera sabes por qué te estás perdonando.
ELIZABETH: Exactamente.
ADAMUS: Hay algunas cosas importantes. Así que interrumpí. Adelante.
ELIZABETH: No, pero ese fue realmente el punto. He llegado a un punto, después de gastar años revisando y determinando que debería perdonarme por A, B o C.
ADAMUS: No puedes.
ELIZABETH: No puedo hacerlo, lo descubrí, así que me he estado preguntando (se ríen) – he estado pidiéndole al Yo Soy que me perdone.
ADAMUS: Sí.
ELIZABETH: Y es interesante porque no soy específica. A veces no lo sé, pero tengo estos sentimientos, surgen estos aspectos, me siento menos que la totalidad de quien soy. Esa es la única manera en que puedo describirlo.
ADAMUS: Sí, sí, sí.
ELIZABETH: Tendré un momento y me diré: “¡Por el amor de Dios! No eres tan pequeña”.
ADAMUS: Correcto.
ELIZABETH: “Regresa. Llénate de ti”.
ADAMUS: Sí.
ELIZABETH: ¿Sabes?
ADAMUS: Sabes, me encantan estas batallas internas con uno mismo.
ELIZABETH: ¡Sí! ¡Sí!
ADAMUS: ¡Oh! Sabes, vas a darte cuenta de cuánto tiempo perdiste en tu vida en las batallas internas y no vas a ganar. Nunca lo harás. Y también, para corregir realmente lo que dijiste, el Yo Soy no tiene que perdonarte por nada.
ELIZABETH: Bien.
ADAMUS: Le importa un comino. Estás aquí como la parte experiencial de ti misma. ¡No le importa! Realmente no lo hace. Tu puedes hacer cualquier cosa.
ELIZABETH: Pero dijiste…
ADAMUS: No, no lo hice.
ELIZABETH: Vale (risas). ¿Estabas allí? (a su vecino)
ADAMUS: ¡Oh, no, no lo hice!
ELIZABETH: ¿Te acuerdas?
ADAMUS: Oh, no. Oh no. Oh no. Soy muy cuidadoso con las palabras a Shaumbra. Sabes, Shaumbra tiene una forma divertida de torcer todo.
ELIZABETH: No, pensé que era muy Cristiano retroceder en el tiempo, pero estaba tratando de… (se ríen). No, pero pidiendo algo fuera de ti para perdonarte. Entonces, mi Yo Soy, estoy pensando en el Yo Soy, el Yo Maestro. Yo soy…
ADAMUS: Voy a volver a la cocina.
ELIZABETH: Por favor ayuda.
ADAMUS: ¿Puedo tener algún tipo de bandeja de la cocina?
ELIZABETH: Vino.
ADAMUS: Como una bandeja para servir.
ELIZABETH: Oh.
ADAMUS: Sólo para hacer un punto.
ELIZABETH: ¿En serio?
ADAMUS: Sí, sí. Sí. Y también pueden ponerle algunas golosinas mientras lo hacen.
ELIZABETH: No puedes perdonarte a ti misma.
ADAMUS: No, no puedes.
ELIZABETH: No es posible.
ADAMUS: No, no puedes.
ELIZABETH: Por eso…
ADAMUS: Puedes fingir. Puedes jugar el juego. Puedes pretender perdonarte a ti misma. No funciona. Y algunos de ustedes dicen: “Bueno, me he estado perdonando”. Eh, buena suerte con eso. Te encontrarás en tu propio agujero, en tu propio pozo. No vas a poder salir. Simplemente no puedes.
ELIZABETH: Por eso, es solo aspectos integrados. ¿Fue esa tu solución? He sido tr-… (hace una mueca) ¡Lo dijiste, Adamus! ¡Te oí! (Risas) ¡Apúntalo! ¡Búrlate de él!
ADAMUS: Sabes, lo bueno de este día y la época es que todo está grabado (más risas). Y uno puede decir: “Adamus, dijiste…” y te responderé, “Pero estabas delirando, y está grabado”. Ahora, nunca dije eso. Estoy esperando mi apoyo aquí antes de exponer mi punto. Está un poco lento allí hoy. Creo que están… (Adamus finge beber) en una pequeña celebración (algunas risas). ¿Cuánto tiempo lleva traer una bandeja a un Maestro Ascendido?
ELIZABETH: No lo sé.
ADAMUS: Sí (Adamus se ríe, Linda corre al otro salón para buscar la bandeja y alguien dice “Uh-oh”). Aquí vamos. Aquí vamos. ¿Bueno, dónde estábamos?
ELIZABETH: Decías que el Yo Soy te perdona. No hay nada que perdonar.
ADAMUS: Quiero volver a la dignidad, a la pérdida de dignidad.
ELIZABETH: Bueno, ahí está mi pérdida de dignidad. Cuando paso por un día y me siento pequeña y poco digna de esa manera, no me estoy honrando.
ADAMUS: Correcto, correcto.
ELIZABETH: Y así… (Linda llega con la bandeja y con pequeños chupetines en ella y se la da a Adamus) ¡Oh, bien! (Algunas risas)
ADAMUS: Por favor.
TAD: ¡Píos!
ELIZABETH: ¡Chupetines! ¡ Chupetines! ¡ Chupetines! (Algunos aplausos)
ADAMUS: Ahora, tengo que parar por un momento. No he estado en el planeta por mucho tiempo (más risas y alguien dice “No te estás perdiendo de nada”). Y, de hecho, me encantan la avena, la miel y las nueces. Es el alimento para un Maestro Ascendido. ¿Qué demonios es esto? (Risas)
ELIZABETH: Es un Chupetín.
ADAMUS: Pedí un regalo.
ELIZABETH: Es un obsequio.
ADAMUS: Deben haber entendido mal. No dije un Chupetín, dije un obsequio. Esto es… esto es básicamente… está bien.
TAD: Linda los ama.
ADAMUS: Siente la energía de esto (más risas). Es básicamente azúcar esponjosa.
ELIZABETH: Sí.
ADAMUS: Sí, sí. ¿Comes esto?
ELIZABETH: No.
ADAMUS: ¿Alguien?
ELIZABETH: A Linda le gustan.
ADAMUS: Bien. Vamos a fingir que es algo bueno.
ELIZABETH: Vale.
ADAMUS: (Edith le da a Adamus un pequeño muffin de chocolate) Oh, ¿sacaste eso de tu bolso? ¿Te ibas a robar eso? (Risas) ¡Por el amor de Dios! Ella viene aquí para cargar comida. No es de extrañar que algunos de ustedes tengan hambre. Edith está tomando la comida. ¿Qué más tienes en ese bolso? (Más risas) ¡Hay un pedazo de pizza ahí dentro!
EDITH: Estoy permitiendo lo mejor de todo. Este es el Crimson Circle.
ADAMUS: Bien. Sí lo es. Bueno. Ahora bien, ahora teatralmente. Bueno. Así que estás sentada en tu casa tratando de imaginarte, “Me perdono”.
ELIZABETH: No, probablemente en el trabajo o en algún escenario…
ADAMUS: Conduciendo o …
ELIZABETH: … donde necesito estar…
ADAMUS: Correcto, correcto.
ELIZABETH: … en la totalidad de mí y no estoy a la altura de la ocasión.
ADAMUS: Correcto. Y luego eso no funciona y te metes en la cabeza y tienes un mes de Aspectología como el que acabas de tener.
ELIZABETH: Sí.
ADAMUS: Y, “¿Qué estoy haciendo mal?” Yada-da. Entonces dices: “¡Oh! Eso es. ¡Eso es! Recuerdo que Adamus dijo…” – citando textualmente a Adamus – “… que tu Yo Soy te perdonará”. Nunca dije eso. Lo que dije es: “¿Puedes recibir el perdón…?”
ELIZABETH: El perdón del Yo Soy.
ADAMUS: “… que el Yo Soy ya tiene”. El Yo Soy…
ELIZABETH: Correcto. Lo obtengo del dragón, del Umbral.
ADAMUS: Sí, sí, sí. Pero no lo hiciste… sí.
ELIZABETH: Simplemente no lo dije bien, ¿de acuerdo?
ADAMUS: Simplemente no lo dijiste bien. Pero aquí… (risas) ¡Muchacho, tiene un temperamento hoy! (Más risas) ¡Guau! ¡Guauu! ¡Hablé sobre algunos aspectos malos! (Risas) Guau. Guau.
ELIZABETH: No, pero en verdad eso vino de Umbral. Por la forma en que dijiste eso, sabía que ya estaba perdonado (Adamus le está tendiendo la bandeja). ¿Se supone que debo tomar algo aquí que no quiero particularmente? (Más risas) ¡Oh!
ADAMUS: Bien. Esto tiene que ir en este video que están preparando para Santa Fe. Vale, todo está bien. Todo bien. Juega conmigo
ELIZABETH: Estoy tomando el perdón.
ADAMUS: Juega conmigo.
ELIZABETH: Ya está ahí.
ADAMUS: Soy el Yo Soy.
ELIZABETH: Vale.
ADAMUS: Estoy sentado en la tierra del Yo Soy. Solo estoy Yo-Soyiando (risas) y solo estoy… (haciendo muecas) ¡Oh!
LINDA: ¡Eso es un poco demoledor! ¡Eso es demoledor! (Más risas)
ADAMUS: De repente, escucho una llamada de socorro y es como, “¡Oh, mierda! El humano de nuevo. ¡Oh, cielos! Nunca se termina. “Vale. Llevo mi bandeja. Llevo las cosas. Oh, ¿qué más tenemos? Ah, aquí. Aquí hay una barra de chocolate y una flor falsa. Solo cargo mi bandeja. Todo bien.
ELIZABETH: Muy bien, recibiré la flor.
ADAMUS: Aquí vamos de nuevo (risas, mientras Adamus suspira y le ofrece la bandeja de nuevo).
ELIZABETH: Estoy recibiendo el perdón. Es encantador (huele la flor). Gracias.
ADAMUS: Una flor falsa (Adamus ríe). ¡Eso es todo! Eso es.
ELIZABETH: Es verdad. No lo dije correctamente.
ADAMUS: Justo ahí. No lo dijiste correctamente.
ELIZABETH: No, pero lo entendí en el Umbral. Tal vez lo olvidé.
ADAMUS: Tal vez, sí.
ELIZABETH: Tal vez fue así.
ADAMUS: Sí, ¿no es gracioso? ¿Y cuántas veces te dije que ibas a olvidar?
ELIZABETH: Lo dijiste algunas veces.
ADAMUS: ¿Y cuántas veces dije que lo vas a distorsionar, a torcer y a crear otra iteración, pero quiero que todos lo recuerdes? Vale (Adamus se acerca y le ofrece la bandeja de nuevo).
LINDA: ¡Horroroso!
ELIZABETH: Gracias. ¡Oh Dios! Un conejito (Adamus se ríe). Este es un gran conejito.
ADAMUS: Bien. ¿Y qué representa ese conejito?
ELIZABETH: Representa el Yo Soy que ya me ha perdonado por cada cosa que he hecho en mi historia.
ADAMUS: Correcto.
ELIZABETH: Eones, vidas. Ni siquiera recuerdo todo eso.
ADAMUS: Y el hecho es que el Yo Soy no tuvo que perdonar nada, porque ni siquiera sabe esa palabra.
ELIZABETH: Ya fue… cierto.
ADAMUS: Pero al recibir por…
ELIZABETH: Estoy recibiendo.
ADAMUS: … la pureza …
ELIZABETH: Dame esto.
ADAMUS: … la cristalidad, la… al recibir por… (Elizabeth está tomando las golosinas y le da una a Tad) ¡¡No se la des!
TAD: ¡Oh! (la vuelve a poner en la bandeja; risas)
ADAMUS: ¡Ella no está lista! ¡Caray! Oh. Sí, mira, lo primero que intentas hacer es deshacerte de él en alguien más (más risas). No, es tuyo.
ELIZABETH: Oh, gracias (ella toma la bandeja).
ADAMUS: Y está recibiendo el perdón y luego se da cuenta de que “nunca hice nada malo”. Pero no puedes decirte eso. Puedes recibir el regalo, y no de Dios, ni de St. Germain, ni de ningún otro ser.
ELIZABETH: Correcto.
ADAMUS: Sólo de tu Yo Soy.
ELIZABETH: Lo tengo.
ADAMUS: Y no aceptes sustitutos.
ELIZABETH: Es mi Yo Soy.
ADAMUS: Sí. Sí, es tu Yo Soy. Y cuando veas… devuélveme eso (tomando la bandeja).
ELIZABETH: Gracias (Adamus se ríe).
ADAMUS: Cuando te sientas indigna e inmerecida, se te ocurrirán todas las excusas del libro y se distorsionará lo que dije, porque no te sientes lo suficientemente digna. Pero cuando finalmente puedas decir: “Recibo el perdón de mi Yo Soy, de todo lo que Yo Soy. Yo recibo”.
ELIZABETH: Sí.
ADAMUS: Y limpia y purifica todo (Adamus vuelve a extender la bandeja).
ELIZABETH: Yo recibo.
ADAMUS: Me quedo con la bandeja. No, te llevas los chupetines, guardo la bandeja (risas). Es mi bandeja. Es mi bandeja. Obtienes los regalos. Sí. No se los des a nadie más. Sí (ella toma todas las golosinas de la bandeja). Así que ella finalmente recibió. Sí.
ELIZABETH: Oh, lo supe todo el tiempo.
ADAMUS: ¿No se siente bien?
ELIZABETH: Gracias…
ADAMUS: Sí.
ELIZABETH: … por tanto.
ADAMUS: Gracias.
ELIZABETH: Ven, toma esto.
ADAMUS: Y gracias por la bandeja (aplausos de la audiencia). Gracias por seguir con el juego.
Sí, ya saben, realmente quiero volver al tema. El dragón está aquí. Oh, está aquí, y no se va. No se va a ir, y van a tratar de olvidarlo. Van a distorsionar todo lo que digo, como de costumbre, y luego tendré que venir a golpearlos un par de veces y decir: “Nunca dije eso”. Dije: “Recibe el perdón del Yo Soy”. Pero uno que no se sienta digno, uno que se sienta sucio, no dignificado, no está listo, es pequeño, van a encontrar todas las excusas del libro para no aceptarlo. Tan simple como es, lo van a distorsionar y van a decir: “Oh, tengo que ir a confes-… Adamus me dijo que fuera a confesarme hoy”. Oh, eso no suena divertido. Van a venir con todas las historias del libro. Y lo van a intentar mil veces: “Recibo el perdón”, y luego se preguntarán: “¿Qué hice mal? ¿Cómo es que no cambió nada?”. Porque todo el tiempo el dragón está allí diciendo:” Hay algo de basura que tienes que soltar”.
Y entonces, un día glorioso en su 1842ª vida o lo que sea, tal vez la millonésima, realmente no importa, finalmente lo captarán, “Recibo el regalo del perdón. Soy digno ahora, y al hacerlo me doy cuenta de que Yo Soy lo que Yo Soy. No hay juicio. No hay luz u oscuridad. No hay manera de volver a un Dios desconocido. Yo Soy lo que Yo Soy”. No hay nada de qué avergonzarse. Nada, nada. Eso es. Bueno.
¡Oh! Tomemos una profunda respiración con eso.
Es tan simple. Saben, es realmente el último paso para llegar a la Realización.
Entonces, nos desviamos un poco, pero fue una hermosa distracción. Una o dos más. ¿Cuál es la parte indigna de ser un humano? ¿Se siente mejor eso?
ELIZABETH: Oh, sí.
ADAMUS: Sí. ¿Comiste eso?
ELIZABETH: Los estoy guardando para Crash.
ADAMUS: ¡No, no, no! Esos no son los suyos. Él no puede tener ninguno.
ELIZABETH: (A Crash) No es tuyo.
ADAMUS: No dejes que nadie se los lleve. No, esos son los tuyos.
ELIZABETH: Los estoy guardando para ti.
ADAMUS: Bien. Y no compartas ese chocolate con nadie, verás, porque esa es una tendencia, “¡Oh! Mira lo que encontré, todos deben tener algo”. No, es solo tuyo. De hecho, si ellos muerden, es como una fruta prohibida. Los matará. Sí (la audiencia dice “¡Ohh!”). En un nivel u otro. Quiero decir, tal vez no físicamente. Pero quiero decir, matará algo en ellos. No, no es para ellos y no puedes dárselos, y voy a hacer una predicción aquí y ahora. Algunos de ustedes, muchos de ustedes en realidad, lo van a intentar. Van a tratar de perdonar a los demás. Van a tratar de enseñarles el perdón de una manera que no es realmente apropiada. Van a tratar de ser el gurú perdonador, y no funciona. Es contraproducente para ustedes y con el que están trabajando.
Es tan personal. “Recibo el perdón de mi Yo Soy”. Y, sí, lo dije filosóficamente, y ustedes dirán: “No había nada que perdonar en primer lugar”. Pero ese es un buen pensamiento filosófico. Es solo cuando lo toman en su ser y lo sienten y se vuelve vivo.
Entonces, una pequeña pista, una pequeño encabezado, se refiere a cómo comencé, a decir que Tobías inyectó su energía, su energía viva en las cosas. ¿Adivinen qué? Ahí es a donde vamos, Energía Viviente. Van a darse cuenta de que no han tenido mucha Energía Viva. Han tenido energía, pero estoy hablando de su Energía Viva consciente en las cosas, y todo esto se relaciona en algún punto con la pasión y todo lo demás. Pero ahí es a donde vamos: a la Energía Viviente. Van a darse cuenta que no han estado viviendo tanto. Sólo han estado sobreviviendo, y estamos pasando por alto todo eso sin embargo. Esto es bueno.
Bueno. Termino esa pregunta. Tengo otra pregunta. Esta es una buena, así que Linda, elige bien aquí.

~ Pregunta 2
Entonces, ¿qué es lo que hace que alguien que está en el camino espiritual se detenga repentinamente, dé la vuelta, se derrumbe, se dé por vencido? ¿Qué es lo que hace que uno abandone su viaje? Ahora, voy a decir esto: nunca se puede realmente devolver. Pueden esconderse por un rato, pueden fingir, pero nunca pueden desaprenderse de lo que han aprendido.
Por qué esto, cuando lo piensan, tuvimos a muchos Shaumbra saliendo a lo largo de los años. Muchos de ellos, y no me molesta en absoluto. Despejan el camino para el resto de ustedes. Lo siento, tengo aquí más líneas en la pantalla. No, ya saben, es apropiado. Y escucho todas las excusas y “No me gusta Adamus porque es detestable”. ¡Duh! (Algunas risas) ¿Te acabas de dar cuenta? Quiero decir, en serio, ¿no te fuiste hace cinco años? O lo último que Cauldre me contó, alguien publicó que “Adamus viene del lado oscuro y es un distractor”. ¡Bueno, demonios, sí! (Más risas) ¿Te acabas de dar cuenta de eso ahora? Bueno, por supuesto, vengo de la oscuridad y de la luz, y no hay ninguna. Quiero decir, ¡vamos, críos, crezcan! Pensé que estábamos más allá de esta cosa de la luz y la oscuridad. ¿Seguimos jugando ese juego? No, ustedes no, pero alguien lo estaba.
Volviendo a la pregunta. ¿Qué es lo que hace que alguien se retire, se regrese, salga corriendo, detenga su llegada a la Realización? ¿Qué causa eso? Hemos tenido un montón de Shaumbra [retirándose] a lo largo de los años, y además les animo a que se vayan. Ehh, ya saben, este no es un lugar, este no es un lugar para los débiles de espíritu. No, esto es algo difícil. Pero también es divertido, ¿no? Dos personas dijeron que sí. ¿Alguien en…? (Ahora más Shaumbra están diciendo que sí). Vale. Todo bien.
¿Qué causa que alguien se retire? Linda con el micrófono. Oh, esto va a ser bueno. Sí.
JANICE: La duda.
ADAMUS: La duda. Sí, sí.
JANICE: Y el humano simplemente no está listo.
ADAMUS: Sí, el humano no está listo.
JANICE: No comprometido.
ADAMUS: Bien ¿Cuál es la excusa más común que dicen cuando se retiran? Y no estoy hablando solo del Crimson Circle, estoy hablando de su camino.
JANICE: Probablemente la duda. Simplemente no lo creen.
ADAMUS: ¿Pero qué excusa se dan ellos mismos?
JANICE: (Hace una pausa)… “No creo en esto”.
ADAMUS: Sí. Bien, si.
JANICE: No creen en ello.
ADAMUS: Correcto. Simplemente, “no me estoy conectando con eso”.
JANICE: Si.
ADAMUS: Sí, sí.
JANICE: Uh huh.
ADAMUS: Vale. Bueno. ¿Qué más? Esta es una muy buena pregunta. ¿Qué causa que una persona se retire? ¡Oh! Linda está al acecho. Ahí va ella. Bueno.
ALI: ¡Oh, dispara!
ADAMUS: Toda la ansiedad en esa sección mientras el micrófono… (risas) “¡No a mí!” Pero tienes una gran respuesta. Eso ya lo se. (Ali hace una pausa) En algún lugar allí (algunas risas).
ALI: Um…
ADAMUS: Inventa algo. Cualquier cosa.
ALI: Sabes, para mí, he estado luchando mucho con problemas físicos y con muchos problemas corporales durante mucho tiempo.
ADAMUS: Sí.
ALI: Y, sabes, si me retirara, sería un ímpetu para que dijera: “Ya he terminado con esto. Ya no quiero hacerme más daño”.
ADAMUS: Sí. Exactamente. Estás pasando por mucho dolor.
ALI: Sí.
ADAMUS: Absolutamente, correcto. Y también está esa duda que viene y dice: “Bueno, espera un segundo. Si esto realmente funcionara, no estaría en todo este dolor físico”. A lo que respondo, “Basura”. Hay mucho dolor físico, muy intenso. Los otros que pasarán por esto después de ustedes no lo van a tener como ustedes y desearán que ellos lo hicieran (la audiencia dice “¡Ohh!”). Bueno, no, quiero decir, aprecio por lo que han pasado. Pero los problemas del cuerpo, absolutamente.
ALI: Y no es tanto que… no es que no crea en todo. Lo hago. ¿Cuánto tiempo va a durar esto?
ADAMUS: Correcto.
ALI: ¿Puedo hacerlo por tanto tiempo?
ADAMUS: Cierto. Cierto. Esa es una difícil. ¿Va a aguantar el cuerpo? Guau.
ALI: Sí. Sí.
ADAMUS: Excelente. Bueno. Un par más ¡Uh, oh! (Adamus se ríe)
JONATHAN: Lo sabía.
ADAMUS: Cuando menos se espera. Sí. Entonces, ¿qué hace que abandonen? Estás trabajando en una película que – voy a ayudar con mi energía en ella.
JONATHAN: Gracias.
ADAMUS: Sí. Y, oh, tenemos algunas cosas divertidas que van venir.
JONATHAN: ¡Oooh!
ADAMUS: Sí (algunas risas). O “¡Ooh!” Entonces, ¿qué causa que una persona abandone la escuela?
JONATHAN: (Se detiene un poco) Simplemente no, sí, no creyendo que sea posible. Así que, simplemente te estás rindiendo.
ADAMUS: Otro cuento de hadas.
JONATHAN: Sí. Como “He perseguido la zanahoria tanto tiempo”.
ADAMUS: Correcto.
JONATHAN: Y es, es como “estoy cansado. Ya no puedo hacerlo”. Así que prefiero estar en mi pequeño capullo y fingir que es todo eso, en lugar del dolor de tener que hacerlo, ya sabes, supongo que pasar por otra decepción de “Yo Pensé que estaba allí y oh, no lo está”.
ADAMUS: Sí. Un dato muy interesante: el 93,75% de las personas que abandonan simplemente van a otro lugar. Ellos van a otro grupo. Encuentran a otro gurú. Ellos van a otro lado. Se distraen. Realmente no abandonan, abandonan, excepto tal vez al Crimson Circle, pero van a otro lugar. ¿Y entonces sabes cuánto dura eso? Un promedio de 2.5 años, y luego van a otro lugar y luego a otro y otro lugar. Son buscadores, y eso es bueno. Pero aquí estamos matando al buscador, ese aspecto del buscador. ¡Boom! Adiós. No más. De todos modos, era una ilusión, así que no estamos matando nada.
Entonces, está todo esto, la duda y, ya saben, esto está sucediendo realmente, y en lugar de mantenerse fieles a lo que saben, no a las enseñanzas ni nada de eso, sino de mantenerse fieles a sí mismos, buscan otra distracción. La mayoría de ellos.
Algunos se van al bosque por sí mismos, hablando metafóricamente, diciendo: “He terminado con todos de eso. Acabo con ello. No más. Demasiado. Voy a conseguir un trabajo en una fábrica de relojes, ya saben, poner los pequeños engranajes encima de los grandes engranajes y eso es todo lo que quiero hacer. Y me iré a casa y tendré mi…” – como lo llaman en estos días – “… una IPA o algo así y eso es todo”. Y en realidad, amo a esa gente, porque son realmente honestos y están diciendo: “Tengo que dejar que todo vuelva a la normalidad y me acomode y tengo que volver a mí”.
Los amo porque cuando regresan, son increíbles. Han vuelto a la verdad. Han limpiado muchas cosas.
Un par más. Un par más ¿Por qué alguien abandona? Continúan con esto, pasan toda una vida en esto o vidas, y ellos – ¡boom! – se retiran. Sí. Sabías que eso iba a venir.
TESS: Ohh (ella suspira).
ADAMUS: ¿Por qué? Tengo que hacer una pregunta rápida aquí, si no te importa. ¿Cómo es que no usas más tus habilidades intuitivas? (Hace una pausa)…
Oh, lo siento por ser tan personal (risas). Oh, ella me miró como, “Voy a matarte” (más risas). Yo solo, tengo curiosidad. Tienes un montón de buenas habilidades intuitivas, realmente sensuales. ¿Cómo es que no las estás usando?
TESS: Sabes, realmente hice la cosa de irme al bosque, pero de una manera diferente.
ADAMUS: Bien.
TESS: Y quería simplemente sumergirme dentro de mí y usarlo para mí.
ADAMUS: Bien.
TESS: Porque empecé a aprovechar las vidas en las que mantuve siempre algo para otros o enseñar alguna capacidad.
ADAMUS: Sí. Sí, sí.
TESS: Pero entonces estás jugando un poco, ya sabes, estás bailando.
ADAMUS: Correcto, cierto.
TESS: Y pensé, “Experimentalmente, ¿cómo sería simplemente traer energía para mí?”
ADAMUS: Bien. Genial. Ámalo. ¿Vas a usar – tienes muy, muy buenas habilidades intuitivas.
TESS: Correcto. Y luego llegué a un momento realmente crudo – incluso como el de ahora que estoy temblando – un período físicamente crudo en el que no podía imaginarme seguir adelante hasta que me hundí en mi núcleo, supongo. Y eso está volviendo y hay mucha vitalidad y descubrimiento interior, y está casi al punto donde yo no… bueno, no voy a decir esa palabra.
ADAMUS: Gracias.
TESS: Estoy más allá de la mente hasta el punto en que no sé dónde aplicarlo en este mundo, incluso en la espiritualidad.
ADAMUS: Correcto, correcto.
TESS: Porque vas más allá de la dualidad y luego el juego termina.
ADAMUS: Sí, lo hace.
TESS: Entonces…
ADAMUS: Es un lugar difícil, duro, difícil de ser.
TESS: Correcto.
ADAMUS: Sí. Bueno. Entonces, en respuesta a la pregunta ¿por qué la gente abandona la escuela?
TESS: Yo diría que porque la mente ha sido programada para la dualidad, y nunca se va a satisfacer. Siempre quiere algo más para agitar, engranar, programar para…
ADAMUS: Hermoso
TESS: … y va a ser otro grupo con otra filosofía para que pueda reflexionar por un tiempo y, ya sabes, simplemente continúa sin cesar.
ADAMUS: Hermosa respuesta.
TESS: Y una vez que caes en la zona cero – “No más dualidad, he terminado” – entonces el juego ha terminado. La búsqueda terminó.
ADAMUS: ¿Pero luego qué?
TESS: Y entonces comienza el descubrimiento.
ADAMUS: Sí.
TESS: Y luego es, sí.
ADAMUS: Tienes razón. El juego ha terminado, estás en el punto cero, la nada.
TESS: Oh, sí.
ADAMUS: ¡Es aterrador!
TESS: La pérdida de cada pasión humana que tuviste, cada pasión espiritual que tuviste.
ADAMUS: ¡Todo!
TESS: ¡Todo se cae – ¡brrrrhh!
ADAMUS: Y mientras todo está sucediendo en el interior, externamente el humano está súper molesto por todo…
TESS: Oh.
ADAMUS: … y demasiado sensible. Tienes esta inmersión profunda. Vas a un punto cero dentro de ti, a la nada dentro de ti. Todo se está desmoronando y lo sabes. Intentas fingir que no lo está, pero lo está. Intentas prevenirlo, pero no puedes. Externamente, eres una perra. Ya sabes, no tú (risas), pero, quiero decir, todos ustedes, ¡perras! (Más risas) No, lo son.
TESS: ¡Gracias! (Risas)
ADAMUS: No, lo son y tienen todo el derecho – no, lo son – y tienen todo el derecho de serlo. Y si están fingiendo que no, se están engañando a sí mismos. Quiero decir, están de mal humor. Son una perra. Están demasiado sensibles. No son agradables. Son casi despreciables, y eso está bien. Quiero decir, no, en serio, permítanse ser así, porque en el interior todo está destrozado. Están llegando a la
nada. Es como, es como que…
LINDA: Adamus, eso está siendo grabado.
ADAMUS: ¡Pfft! Me vale una mie-… (la audiencia dice “¡Ohh!” y algunas risas). Es lo mejor que los demás pueden escuchar, ya saben, en el exterior, en cierto modo, ustedes simplemente están a la defensiva. Y si están fingiendo ser dulces, van a descubrir lo perra que son. No, porque es muy, muy difícil. Ya nada está funcionando. Solo están – es – y tratar de ser dulces y cariñosos, chupetines y amorosos – ¡ugh! – va a ser más difícil. Se están resistiendo, por dentro. Es como si estuvieran cayendo en picada. Se están cayendo al suelo y pueden ver que el final está abajo. No hay nada y parece que no pueden detener la caída, e intentan cada truco del libro y se les ocurren todos estos clichés y todas esas tonterías ideológicas y toda esta otra mierda y no funciona. Van a llegar al fondo. Van a chocar.
O pueden permitirse con gracia, con dignidad, entrar en la nada de sí mismos. Llegan allí a la nada y se dan cuenta de lo que ha sido una farsa durante tanto tiempo. Pero entonces están en esa nada y dicen: “¿Qué sigue? ¿Qué sigue?” Y están en esa nada y se dan cuenta de que se han dado cuenta.
Iré tan lejos como para decir algo, y Cauldre está tratando de editar y deletrear y corregir y todo lo demás, y no va a funcionar. Su Realización viene en esa nada, nada, nada; es tan en la nada, no hay negro. Les gusta pensar que no sucederá así. Les gusta pensar que salen a pasear por el parque y es un hermoso día y los conejos corren hacia ustedes y se alimentan de su mano y todo lo demás. La realización ocurre… (ella se ríe) … en la… (se ríen)
TESS: Te estaba imaginando solamente… (Adamus se ríe) … jugueteando.
ADAMUS: En la nada.
TESS: Si.
ADAMUS: Y en esa nada hay ese punto increíble – (Adamus suspira) y es digno de una película, pero no quiero entrar en eso ahora mismo – pero están en esa nada y se dan cuenta de que se han dado cuenta. Se dan cuenta, “¡Oh, mierda! Solo tuve que dejar todo lo viejo. Tuve que llegar a este punto donde solo soy yo en el Yo Soy”, y el Yo Soy es una gran nada en muchos sentidos. Energéticamente hablando, no hay energía en el Yo Soy. Así que llegan allí y es como nada, pero aún hay algo. No hay energía, pero hay algo. Y si eso toca una fibra dentro de ustedes y se acuerdan cuando pasaron por la metáfora del Muro de Fuego hacia la nada y sintieron el primer “Yo Existo”, es muy similar. Pero ahora es solo con ustedes.
Y en esa nada dicen: “¿Por qué querría volver a ser una perra?” (Adamus se ríe)
“Tengo a este humano deambulando que es molesto e infeliz y con dolores corporales. ¿Por qué volvería?
Y escuchan un viejo eco del humano dentro de ustedes, “¡Porque no quiero morir!” Y se dan cuenta, “Ya estoy muerto, y no fue nada. No fue nada”. Y escuchan eso, “Pero me comprometí a quedarme en el planeta para ser un ser encarnado”. Y es como si de repente se dijeran, “Ese humano era tan estúpido por hacer compromisos y juramentos y todo el resto de eso. Olvídate de eso”. Y están en la nada diciendo:” ¿Realmente quiero volver allí?”
Ahora, sucede algo curioso. Aquí se están dando cuenta de que se han dado cuenta. Están como, “Oh, maldita sea, esto es, ¡vaya cosa!” Quiero decir – y se dan cuenta – “Siempre lo fui. Vaya cosa”. Y de repente sienten la presencia de un Maestro Ascendido alto, sombrío y guapo (risas) acercándose – y que a veces molesta – que va por ahí, “¿Y ahora qué? ¿Y ahora qué? ¿Quieres volver?
TESS: No.
ADAMUS: (Riéndose) No. Pero de vuelta de una manera diferente. ¿Quieres permanecer como un humano encarnado?
TESS: Cierto.
ADAMUS: Y entonces es posible que tengan que pensarlo, y esta es una decisión bien difícil. Y esto es lo que – ¿dices que las cámaras están grabando? – esto es lo que estamos realmente grabando. Este es el momento más conmovedor de todos. De todos.
Su realización, va a suceder. Van a llegar al fondo. Van a chocar. Van a entrar en la nada. Lo que sucede a continuación es el territorio desconocido que no conocemos. Todo lo demás está escrito, de alguna manera. Quiero decir, no como un guión en cada pequeño movimiento o palabra o detalle, pero todo de cierta forma, saben, está en el libro. Van a llegar a la Realización. No sabemos exactamente cómo, no saben ustedes exactamente cómo, pero llegarán allí. Está escrito.
Lo que viene después no. No está en el libro. Nunca ha sido escrito. No hay capítulo que lo mencione. Y como me referí a Cauldre y a Linda recientemente, ahora estamos terminando el último capítulo del libro en Keahak VIII y parte de Keahak IX. Luego entramos en lo no escrito, y eso no lo sabemos. ¿Cómo reaccionan ustedes al decir que lo hicieron, de darse cuenta, y ahora qué sigue? Y no es la decisión que necesariamente piensan que es. El humano se sienta aquí y dice: “Oh, sí, pero me voy a quedar”. No lo sé. Pero una cosa es segura: si se quedan, va a ser muy diferente y, como una advertencia de lo que viene a continuación, todo se trata de Energía Viva.  Todo sobre la vida – y eso significa vivir – como viviente, finalmente.
Es por eso que hice la pregunta el mes pasado cuando dije: “¿Pasión o libertad?” – o masión – porque estoy trabajando con ustedes sobre la Energía Viva, y eso significa varias cosas diferentes. Energía que está viva, que no está atrapada en un cuerpo físico. Energía que tiene vitalidad. Energía que tiene gracia y dignidad en ella. Eso es Energía Viva. Pero también, ahora, viviendo la energía. Vivir una vida de energía, no una vida huyendo de ella. Energía Viviente. Ahí es a donde vamos. Oh, gracias. Esa fue una hermosa respuesta. Muchas gracias. (Adamus se ríe)
TESS: De nada.
ADAMUS: No, fue la sesión perfecta.
Energía
Entonces, hice la pregunta – ¿Qué demonios fue la pregunta? Oh, ¿por qué uno abandona? ¿Por qué uno se retira? Respiren profundo y sientan en esto por un momento.
(Pausa)…
La energía es demasiado intensa. Eso es. Quiero decir, podríamos decir todas estas otras palabras – se perdieron, dudaron, se distrajeron – pero la respuesta real, la energía es demasiado intensa, y eso es lo que pasó en este último mes. La energía fue realmente intensa. No pueden manejarla. La mente no puede manejarla.
Verán, lo que está sucediendo ahora mismo en este proceso de Realización y de maestría, están más conscientes que nunca de la energía, pero aún tienen la vieja relación con ella. Son más conscientes de los baches en el camino. Son más conscientes de la energía que nunca antes, y ¿qué hacen? Intentan esconderse de ella.
Intentan desviarla. Intentan ignorarla, fingen que no está allí. Intentan decirse a sí mismos que todo va a estar bien, y no lo está. No, no lo está. Todo se desmorona, y supongo que está bien. Pero tratan de decirse: “Voy a superar esto”. Y lo siento, pero a veces me tengo que reír. “Voy a superarlo. Voy a poder abrirme paso. Me voy a mantener comprometido”. Y les digo… (Adamus se ríe) Cauldre no desea canalizar eso (algunas risas). Iba a decir yo algo como: “Cierra el…”

Quieren continuar con su antigua relación con la energía. No funcionará. Y cuando los Shaumbra abandonen – muchos de ellos regresarán, pero cuando abandonen el Crimson Circle – la energía es demasiada. Está afectando a su vida, a cada parte de su vida, y realmente llega y encuentra los puntos débiles – problemas de abundancia, problemas de salud, todo lo demás. La energía es demasiada. Ali mencionó antes, el cuerpo. ¿Va el cuerpo a sostenerla? Hay tanta energía en esto que duele en este momento y es por eso que la gente se retira.
Entonces, antes de continuar, quiero hacer algo un poco especial aquí. Hagamos un masaje (risas). Lo necesitan. Realmente, físicamente lo necesitan después del mes pasado. Y, saben, no fue algo de lo que diría que estaba planificado de antemano, pero es como si necesitaran una dosis de energía real para darse una pequeña bofetada y decir que tienen que cambiar su antigua relación con la energía, y se están negando. Casi están rechazando a cambiar su relación. Van a decir: “Voy a continuar como antes”, y no funcionará de aquí en adelante. Especialmente, como dije, cuando nos adentremos en el nuevo Keahak, vamos sin guión y la vieja relación no funcionará. Va a ser realmente doloroso para su cuerpo y va a arruinar su cerebro. Y encima de eso, con todo lo demás, hemos llamado al dragón. Y a pesar de que piensan que van a hacer un chupetín con todo esto, van a descubrir que el dragón los va a destrozar. O en realidad, hacer que sea una hermosa experiencia.
El dragón está aquí, para que superen algunos de los – (Adamus suspira) – algunos de los viejos trastos asentados allí que tal vez ni siquiera reconozcan, como su antigua relación con la energía. El aspecto más grande al que enfrentaron el mes pasado que ni siquiera se dieron cuenta. Era tan grande, estaba sentado justo en el medio de la habitación. Y decían: “Oh, me enfrento a un viejo aspecto de la vida pasada” o “Me estoy enfrentando a un aspecto oscuro o mi aspecto de miedo”. Eso es todo un montón de basura. Están enfrentando a su aspecto energético y eso es todo. Su aspecto energético. Es el aspecto que fue entrenado en cómo usar la energía y que ahora tiene una forma muy vieja.
Trabajando el mes pasado, sentían su aspecto energético. A medida que la energía se hizo más y más presente en su vida, se hicieron más conscientes de él. Pero su mente hizo todas estas cosas sobre lo que realmente era el aspecto – el aspecto de la indignidad y el resto de eso. No, fue su aspecto energético.
El dragón está mordiendo sus pies en este momento, a este aspecto energético. El dragón realmente lo está activando. Es una gran masa amorfa de energía, este grande – como lo llaman – el gran elefante morado en el centro de la habitación, pero la energía es perezosa y está estancada y no muy viva. Estamos entrando en la Energía Viva.
Tomemos una profunda respiración y hagamos un masaje. Un poco de música, por favor.
Masaje Maestro
Es duro para su cuerpo y por eso quería hacer este masaje aquí.
Respiren profundo y relájense. Si están viendo en línea, respiren profundamente y relájense.
(La música comienza)
El que viene ahora mismo para darles este masaje… saben, a veces su cuerpo está tenso y parece que no pueden relajar los músculos. Reciban un masaje. Trabajo en el cuerpo. Es realmente benéfico para ustedes.

El Maestro, la sabiduría, pidió estar aquí hoy para darles este masaje, y lo único que les pide que hagan, querido humano, es permitir.

Se acuestan en la mesa de masajes y, qué, ¿van a intentar darse un masaje a sí mismos? No. Dejan que alguien lo haga por ustedes. Lo permiten.

Se acuestan en la camilla y al principio se sienten un poco tensos y estresados, y muy pronto esas manos suaves descansan sobre ustedes…

Lentamente, no de forma intrusiva, pero pueden sentir ese toque cálido en su cuerpo. Oh, especialmente alrededor de los hombros y el cuello.

Entonces, usualmente, hay algún tipo de música chispeante new age y luego algo de incienso.

Solo respiren profundamente “¡Oh! ¿Por qué no hice esto antes?

Sienten que esas manos los tantean. ¡Oh! Aceite tibio. ¿Quién inventó eso? ¡Que buena idea! Aceite tibio, ahora un poco en su espalda, sus brazos, sus hombros.

No tienen que hacer nada. Están acostados allí. Casi le dan ganas de llorar.

Sólo están tomando un descanso y permitiendo.

Pero en este caso, no es un masajista o un trabajador del cuerpo. Es el Maestro, el Yo Soy.

Todo lo que tienen que hacer aquí es permitir. Eso es.

Sólo permiten.
(Pausa)…

El Maestro va a hacer todo, va a frotar cada parte adolorida de su cuerpo.

No tienen que hacer nada.
(Pausa)…

El Maestro es realmente experto en esto, porque el Maestro entiende la energía, dónde duele, dónde se atasca, lo que necesita ser liberado.

A medida que las manos del Maestro trabajan suavemente, con mucha gracia en su cuerpo, casi pueden escuchar la palabra de gran sabiduría proveniente del Maestro, casi como si el Maestro susurrara una gran sabiduría. Y esa única palabra es “Permitir”.

Simplemente “Permitir”.
(Pausa)…

Es algo gracioso porque, mientras el Maestro les da masajes en los pies y en los dedos de los pies, oh, eso se siente bien, están escuchando este susurro: “Solo permítelo”. Eso es todo.

Es casi como, bueno, las manos del Maestro, están casi más allá de lo físico. Al igual que el Maestro, está llegando justo allí a los músculos y los huesos. Se siente un poco raro. Pero aun así son ustedes. Es esa parte de sí mismos que llamamos el Maestro, por lo que no es realmente raro. Solo un poco raro.

El Maestro está trabajando en todo su cuerpo.

“Es un poco raro. Guau. Siento que mi corazón está siendo masajeado. Y mis caderas, como que El Maestro está justo dentro de mis caderas”.
(Pausa)…

Trabajando en los hombros y el cuello. Este es un verdadero masaje de cuerpo completo. Quiero decir, no solo en la piel exterior, sino en el interior.

Entonces se dan cuenta de algo. El Maestro solo está trabajando con la energía. Eso es todo. No es realmente sobre su piel o sus huesos, su corazón. El Maestro está trabajando en la energía en este momento.
(Pausa)…

“El Maestro está entrando y literalmente masajeando esas energías, esa cosa con la que tuve tanto problema el mes pasado. ¡Guauu! El Maestro está trabajando en esa cosa llamada energía, sea lo que sea”.

Es eso lo que hace que muchas personas abandonen, se salgan de su camino o se distraigan.

Energía, oh, es tan intensa a veces. Pero aquí el Maestro está trabajando en ella, tocándola, haciendo lo que el Maestro necesita hacer. Piensan ustedes (riéndose): “Sé que el Maestro está trabajando en la energía. No sé lo que está haciendo el Maestro, pero no importa”.

No importa.
(Pausa)…

Como el humano, solo respiran profundamente y permiten.

Permitir este suave masaje del Maestro.
(Pausa más larga)…

Ohh…
(Pausa)…

Y saben qué, pueden tener este masaje cuando quieran. Sin embargo, ahora les diré una cosa: no traten de hacerlo por sí mismos. Lo que quiero decir con eso es que no son ustedes quienes se están masajeando. No es el humano. Si fuera el masaje humano, sería incómodo, inefectivo, doloroso, torpe.

Pueden hacer esto cuando quieran. Solo recuéstense y dejen que el Maestro entre.

El Maestro es la sabiduría. Sabe. Sabe dónde está cada calambre, cada pedacito de energía atascada, cada pedacito de energía oculta, sabe dónde está y solo dejen que el Maestro la masajee.
(Pausa)…

Una buena y profunda respiración.

Bien.

¿Ven lo fácil que es?
(La música se detiene)
Y fue fácil por una razón. Lo permitieron. Fácil por una razón, lo permitieron. Eso es todo.
Tomemos una profunda respiración mientras avanzamos con esto. Ah, no, no hemos terminado. Alguien estaba diciendo: “¡Oh! ¿Ya hemos terminado? Acabamos de hacer un merabh”. ¡No, no hemos terminado! (Algunas risas) Ni siquiera he llegado a la segunda base con ustedes todavía.  Vamos a seguir presionando.
Conversación con Kuthumi
Entonces, estaba teniendo una discusión con Kuthumi el otro día. Y Kuthumi se acercó, me estaba ocupando de mi propios asuntos, como siempre lo hago, y Kuthumi se acercó y dijo: “Adamus, ¿no estás un poco preocupado por esta próxima gran cosa que estarán haciéndote en Santa Fe, Nuevo México, los Diez Años de Adamus?” Tengo que decir, creo que él está un poco celoso (algunas risas), porque no han preparado algo para él. Así que voy a – él no está por aquí, así que voy a – ¿alguien podría hacer algo para él, como hornearle un pastel o algo así? No lo sé. Pero está un poco celoso. Saben, Tobías tuvo la gran despedida hace diez años. Estoy teniendo mi broche de diez años con Shaumbra. Pero creo que él solo estaba tratando de irritarme. Los Maestros Ascendidos pueden irritarse. Podemos llegar a estar muy irritados, pero también estamos en el Y, por lo que también podemos estar muy tranquilos y felices al mismo tiempo.

Pero él estaba tratando de atraparme y me dijo: “Sabes, van a hacer esta cosa del asado”. Mira, van a llegar allí y se burlarán de ti. ¿No estás un poco preocupado por eso, Adamus?

Le dije: “¿Por qué lo harían? ¿Por qué se burlarían? Quiero decir, estoy imaginando que solo van a llegar allí y que estarán llenos de elogios”. (Algunas risas) “Me imagino que van a llegar allí y que van a ser un poco… me sentiré un poco avergonzado, pero me dirán qué gran trabajo he hecho, cuánto me quieren, que debo ser elegido presidente del Club de Maestros Ascendidos de por vida”. Solo tengo un puesto de 2,000 años aquí, “Pero por la eternidad”.

Él dijo: “¿No estás un poco preocupado por eso?”

Y le dije: “No, no. No, no lo estoy. Sé que funcionará bien”.

Y luego Kuthumi me dijo: “Te diré algo” – habrán cuatro personas que vendrán a invitarme (Adamus se ríe), y dijo él: “Seré el número cinco”. (La audiencia dice “¡Ohh!”) ¡Ah! ¡Ah! Así que lo dejé. Le dije: “Eso está bien. Tu vendrás. Tú estarás allí”, pero le dije: “Sabes que lo bueno es que, en el plan de todo esto, ¿adivina quién se presenta con la última palabra en toda esta conferencia?” Ese sería yo.

Entonces, pudimos hablar un poco más y hablar sobre Shaumbra y Kuthumi hizo una anotación. Él dijo: “Sabes, sé que es un reto para ti, porque me he dado cuenta de una cosa sobre Shaumbra. Siguen pensando que ellos, el humano, es el que está trabajando en la Realización. ¿Por qué eso?”

Y de alguna manera me reí y dije: “Eso es humano. Eso es humano”.

Y él dijo: “Sabes, ellos continúan tratando de corregirse, sanarse y hacer la realización por ellos mismos”. Y dijo: “¿No puedes hacer algo para que se den cuenta de que no pueden? No pueden. No pueden pensar su camino en esto. No pueden abrirse paso en esto. Lo único que pueden hacer es experimentarlo y permitirlo. Eso es”.

Le dije: “Sabes, Koot, sabes que es…” (risas) Nos volvemos casuales. Y dije: “Sabes, no sé cómo impresionarlos”. Seguimos hablando sobre eso y se están aburriendo conmigo, ya sabes, hablando de Permitir, experimentar y la energía, y dije: “Pero tenemos que recalcarles en que no pueden hacerlo. Pueden permitirla”, como cuando el Maestro les dio un masaje.

¿Se imaginan tratando de masajearse a sí mismos? Bueno, en primer lugar, ellos los considerarían un pervertido, pero es solo (algunas risas) que no es tan efectivo. Y luego como hizo el Maestro, entrar – ahora, eso sería realmente extraño – y realmente presionaría la energía. No, no pueden, y no es su responsabilidad en absoluto. No lo es. Tengo que imprimirles hacia donde nos dirigimos desde aquí, que no es su  responsabilidad la iluminación. No es su responsabilidad trabajar en esto. Pueden experimentarla y permitirla y eso es todo. Eso es todo.

Ahora, sé que algunos de ustedes piensan que hay algo un poco desequilibrado con eso, que tienen que ser un participante, que deben estar afectando todo esto por las cosas que hacen o dicen o piensan. No, en absoluto. No es su responsabilidad.

Y Kuthumi dijo: “Sabes, pensé que tal vez era un poco prematuro para ti traer al dragón recientemente”. Él dijo: “Trabajo mucho con Shaumbra y pensé que fue como un gran salto, porque ese dragón una vez que entra, es bastante feroz, y me preguntaba si muchos Shaumbra estaban realmente listos para ello”.

Y le dije: “Sabes, va a ser un infierno en los primeros meses”, como lo fue este, pero dije: “Creo que están listos. Creo que ya era la hora”.

Y Kuthumi finalmente accedió. Finalmente dijo: “Sabes, creo que tenías razón al traer ese dragón ahora, para que el dragón vaya tras las cosas que un humano no puede hacer. El humano no puede realmente cambiar sus propias creencias y pensamientos. El humano, por sí mismo, no puede entender cómo trabajar con la energía. El humano ciertamente no puede perdonarse a sí mismo y el humano no puede llegar a su Realización”.

Y dije: “Sabes, pero lo intentarán, lo intentarán, lo intentarán y lo intentarán y pensarán que están haciendo algo malo porque no funciona, y finalmente se darán cuenta de que no es su responsabilidad. Dejarán de intentarlo y finalmente la permitirán”.

Kuthumi dijo: “Sí, y tienes muchos Shaumbra muy testarudos, muchos de ellos.

Le dije: “Lo sé. Los heredé”. Y dije:” Van a seguir intentando e intentando y trabajando, y se van a enojar conmigo. Nunca se enfadarán contigo, Kuthumi, pero se enfadarán conmigo, y luego un día se darán cuenta: “No depende de mí, el humano, hacer eso”. Mi responsabilidad es experimentar y permitir. Experimentar lo que estoy pasando”. Es una gran experiencia. Si se salen de su camino. Si la permiten. Es una gran experiencia.

No depende de ustedes masajear el interior, y hablo aquí de los problemas. Hablo aquí de las energías atascadas y desequilibradas. No depende de ustedes entrar en la mente e intentar repararla. No pueden. Ustedes. No pueden. Punto. Pero aún así, siguen intentando. Sin embargo, se mantienen en ello. Aún, siguen entrando en esa jungla de la mente y tratan de desenredarla, y no pueden. No pueden. Y es por eso que entró el dragón.
El Dragón
El dragón, por cierto, usamos el término “dragón”. Es un término antiguo y pasó mucho tiempo antes de que los humanos lo popularizaran como una criatura con escamas, alas y fuego y todo lo demás. Dragón simplemente significa claridad absoluta, pureza. Eso es todo lo que significa. Y pueden imaginarlo como este animal que respira fuego. Pueden imaginarlo como una galleta con chispas de chocolate, realmente no importa. Pero es claridad absoluta, y procede del Yo Soy. No tiene energía en él. No hay energía en el dragón en absoluto. Al humano le gusta pensar que tiene mucha energía. No la necesita. Para lo que está haciendo, no la necesita y está mejor sin ella.
El dragón es responsable de la reorientación de cómo trabajan con la energía. El dragón es responsable de limpiar la energía apagada que está allí. Han llegado a tener mucha energía, pero es energía muerta. El dragón aclara eso. Sólo se les está pidiendo que lo permitan.
El dragón entra ahora mismo porque no pueden arreglar su mente desde dentro de su mente. No pueden arreglar su biología desde dentro de su cuerpo o mente ahora mismo. No pueden.
Van a intentarlo. Van a tratar de perdonarse a sí mismos. Van a tratar de hacer todas estas otras cosas. Es inútil No funcionará. Pueden tratar de mejorar y no funcionará, porque están lidiando con una perspectiva o una conciencia muy limitada cuando hacen eso, así que están limitando las limitaciones y, por eso, no obtienen nada. Es como, ya saben, sumar -3 más -2, ¿con qué salieron? Con -5. Entonces, es como el humano tratando de arreglar sus propios pensamientos e incluso tratando de arreglar su propio cuerpo. No pueden.
En este momento, la siguiente gran cosa que vamos a hacer es el cuerpo viviente, el Cuerpo de Energía Libre. No me gusta el término “cuerpo de luz” por muchas razones – creo que se ha utilizado de forma incorrecta y manipulada – por lo que uso la palabra, cuerpo viviente o Cuerpo de Energía Libre.
Ali, se reemplazará ese cuerpo si lo dejas, y sigues intentando gestionar el proceso y lo haces dentro de la mente humana, las limitaciones humanas, los viejos patrones de darte dolor físico y no va a funcionar. Vas a terminar siendo un desastre físico si sigues intentándolo. Si solo lo permites, sucederá por sí solo. Tu cuerpo viviente, tu luz, tu Cuerpo de Energía Libre entrarán. Pero lo escuchas ahora y vas a volver a hacer lo que hiciste antes. Volverás a preocuparte por tu cuerpo, preguntándote qué debes hacer para lograrlo, ya sea a través de un medicamento, un suplemento o un pensamiento. Tu pensamiento está haciendo que tu cuerpo sea aún peor, porque tu pensamiento viene de un lugar de energía muerta, energía vieja y no va a funcionar.
Permitir y experimentar, eso es todo. Salgan de su camino. Es por eso que el dragón entró para decir: “Lo haré por ti. Voy a encontrar esas cosas”, porque no las van a encontrar por su cuenta. Están tan bellamente escondidas por el humano. No se dieron cuenta que lo que hace que una persona se aleje del camino es la energía intensa. Habrían seguido y continuado una y otra vez en su cabeza con todo tipo de cosas makyo. La energía es demasiado intensa. Eso es. El dragón les dirá eso, o el Maestro, como quieran llamarlo. Pero, querido humano, llegamos al punto ahora, este punto de decir: “Permítelo y experiméntalo. Y sal de tu camino”.
Hay un proceso de transformación que está ocurriendo en su cuerpo ahora mismo, quiero decir, ahora mismo, ahora mismo – cambiándolo desde una biología vieja a un muy elegante y viviente Cuerpo de Energía Libre. Y no importa cuánto intenten de descifrar cómo pasa la electricidad a través del cable y no importa cuánto intenten diseccionarla, no podrán hacerlo.
Primero que nada, su mente nunca entenderá lo que está sucediendo en este momento, e incluso si lo hiciera, no podría afectar lo que está sucediendo al tener un conocimiento técnico de la transformación de una biología basada en el ADN biológico a un verdadero Cuerpo de Energía Libre que es todo suyo. La mente no puede hacerlo, pero sin embargo está sucediendo. Está sucediendo mientras hablo ahora. Está sucediendo en todo tipo de niveles dentro de ustedes, y continuará sucediendo si lo permiten, lo experimentan y dejan de pensar en ello.
Dejen de tratar de hacer que suceda. El humano nunca puede, nunca puede hacer la Realización – pensar su camino hacia ella, estudiarla o disciplinarla – nunca. Hay muchos soldados muertos en el camino de la Realización. Ellos son los que han insistido en hacerla por ellos mismos, cuando todo lo que tenían que hacer era permitirla. Ahí es donde vamos ahora mismo.
Se cansan de oír hablar de Permitir todo el tiempo y es como, “Oh, estoy permitiendo”. No lo están haciendo. Están haciéndolo a su manera. Y ahora le he pedido al dragón que venga a mostrarles cuánto están en su propio camino.
Llego a oír esto todo el tiempo – “Oh, sé permitir. Permito todos los días” – y soy como si fueras una perra tan controladora! (Algunas risas) Es como, no están permitiendo. Todo lo que están haciendo es tomar esa palabra, esa palabra sagrada “Permitir” y ponerla en su mente y dejar que la mente la manipule. La están controlando. Están tomando autoridad sobre ella. Es hora de dejarlo ir.
Hay un gran juego transcurriendo, un gran, gran juego, y simplemente dense cuenta de que el juego está ocurriendo y permítanlo y experiméntenlo, pero paren de intentar controlarlo. Y aquí está el juego.

La Tierra del Azul
Ya saben, hace un tiempo hablé de esta historia, La Tierra del Azul (en Memorias del Maestro). Hubo una vez en la que todos tenían todos los colores. Eran conscientes de los verdes y los amarillos, y fueron y jugaron en todos ellos. Jugaron en los rosas y los rojos y los naranjas y los dorados y negros y blancos. Jugaron en todos los colores, pero ya saben, se fascinaron realmente con el azul. Hubo una especie de obsesión por el azul.
Entonces, en algún momento, bueno, la gente comenzó a volverse azul. Sus casas comenzaron a ponerse azules. El pasto y, bueno, el cielo era azul, pero el pasto y muy pronto sus coches eran azules. Muy pronto su comida era azul, y todo estaba azul. Por supuesto, había un poco de variación en los tonos de azul, pero al final del día todavía era todo azul. Estaban tan profundamente inmersos en el azul, que muy pronto todos olvidaron que habían otros colores. Y luego, por supuesto, sus hijos nacieron azules, por supuesto, y… (algunas risas). Ven la historia aquí. Sus hijos nacieron todos azules y los niños ni siquiera sabían que habían otros colores. Y no habían libros escritos sobre los otros colores, porque todos fueron destruidos y todo era azul.
Bueno, había una fábrica azul donde pusieron mantas azules y almohadas azules y estaba dirigida por un jefe azul, y este jefe azul – ¡Oh! – que desastre. Qué desastre, y él tenía muchos empleados azules. Pero estaba hecho un desastre porque estaba tratando de manejar a este grupo de trabajadores y al equipo. El equipo siempre se estaba averiando y los trabajadores siempre estaban enfermos. Tenían los azules (risas). Sabían que eso iba a venir. Sabían que iba a venir. Y eran difíciles de tratar y difíciles de manejar, y él estaba sobre su cabeza azul. Quiero decir… (algunas risas). ¿Que ibas a decir?
LINDA: ¡Él lo sopló!
ADAMUS: Lo sopló, cierto (risas). Él tuvo una mamada (la audiencia dice “¡Ohhh!”).
LINDA: No, dije “soplé!”
ADAMUS: Estaba canalizando a uno de ustedes allá. No sé a cuál. Te estás escondiendo ahora, pero… (Adamus se ríe). Vean, es un pequeño momento para permitir y reír, alguna distracción – tal vez no sea elegante, pero fue distracción – dejen que algo entre, dejen que algo suceda.
Así que con la historia. Entonces, el jefe azul estaba controlándolos, y él no era un buen gerente. Realmente no era realmente una buena persona. Sabía que todo estaba a punto de desmoronarse, pero estaba tratando de mantenerlo unido, y lo hizo con disgusto, manteniendo a todos en el temor hacia todos los demás y temiéndole a él, manejando la información de este grupo y de ese grupo. En lugar de reunir a todos y dirigir una pequeña compañía azul, tenía a todos en diferentes direcciones. Y esta fue su distracción por ser un mal gerente. Y, saben, los clientes llamaban para quejarse de sus almohadas azules, todas estaban rotas y deterioradas u olían mal o lo que sea, y siempre había rudeza.

Saben, él le pedía a Servicio al Cliente a ser groseros con el cliente y era simplemente horrible. Sabía que todo se estaba desmoronando pero él se negó a admitirlo. Sabía que todo estaba llegando a su fin, que su gran farsa azul estaba ahí.
Su identidad estaba limitada a ser el jefe, el gerente, controlar todo, hacer todo, trabajar. Trabajó muchas horas, porque eso es lo que hacen los jefes azules; trabajar muchas horas solo para mantener las cosas en marcha, pero sabía que algo iba terriblemente mal. Todo iba a acabar.
Y luego, un día, apareció un misterioso extraño en la puerta, y para el jefe azul este desconocido parecía azul, pero en realidad el jefe se enteraría más tarde de que no era así. En realidad era muy claro. Este extraño y misterioso apareció en la puerta un día y dijo: “Me estoy haciendo cargo”.
El jefe azul dijo: “¿Quién diablos eres?”, Y él dijo: “Soy el Dr. Agone y me hago cargo desde ahora. Y lo primero que vamos a hacer es volar esta planta”.
Bueno, eso sucedió. El Dr. Agone entró, hizo estallar toda la planta, y cuando lo hizo, de repente hizo estallar este tejido oprimido de energía que mantenía todo azul, que mantenía todo pequeño y limitado. Hizo volar todo, y por supuesto, el jefe azul estaba horrorizado. Él era el responsable de controlar la planta y de repente estalló.
Todo se había ido.

Y mientras caminaba entre las ruinas, humeantes las ruinas azules, miró hacia abajo y vio algo bastante sorprendente. Era una pequeña mancha de oro. Al principio, pensó que estaba delirando, inventando esto, pero luego vio algo que se veía un poco verde y algo más un poco rojo. Y se le ocurrió que todo este tiempo, que estaba administrando y manejando la planta azul, en realidad solo estaba limitando las cosas, simplemente manteniendo las cosas confinadas, limitadas y azules. Y este misterioso extraño no tardó en entrar y destruir todo, pero el jefe azul se sentó allí y se dio cuenta, en realidad, que lo único que fue destruido fueron las limitaciones. Lo único que se destruyó fue toda la creencia, todo el control, todo el pensamiento de: “Tenía que hacerlo”.
Mientras continuaba caminando entre las ruinas, se dio cuenta de que había una variedad de colores. Luego fue a buscar al querido Dr. Agone y le dijo: “¿Cómo podemos volver a poner esto en un lugar donde no tenga que controlar todo, donde solo se ejecute por sí solo y en un sinfín de colores?”. Todos los colores. ¿Cómo podemos devolver todos los colores a esta Tierra del Azul?” El Dr. Agone dijo: “Vuelve naturalmente. No hay nada que tengas que hacer. Solo quiero que te sientes aquí y mires lo que pasa. Eso es todo. Solo obsérvalo, contémplalo, pero sal del camino porque va a suceder”. Y así fue.
El jefe azul de repente ya no era solo azul. Los colores cambiaron. Tenía muchos colores en ese momento, y algunas personas aquí y allá comenzaron a notar que “él tiene colores. Está vestido con blue jeans, por supuesto, pero tiene una camisa blanca y un sombrero rojo y zapatos verdes”. Y no todos, no todos, pero tarde o temprano empezaron a darse cuenta, unos pocos aquí y unos pocos allí, y luego más y más y más y más, y de repente nacieron algunos bebés que no eran azules.
Al principio, la gente pensó que era muy extraño, muy raro, pero los bebés nacieron y eran multicolores. Y todo un cambio barrió la Tierra del Azul y no fue mucho después que todo volvió a la Energía Viva, al pleno color. Y por mucho que al jefe azul le costó soltarse y odiaba al Dr. Agone – lo deletrearé, d-r-a-g-o-n-e – (algunas risas); no debería haberlo señalado, debería haber dejado que lo adivinaran por su cuenta, pero nos quedan unos preciosos minutos – él agradeció al buen doctor.  Agradeció al doctor por aparecer y destruir toda la planta. Sí, dragón, doctor, eh. Sí. Podríamos tener… no tenemos una de esas cosas en las que escribir. Sí, sólo dragón.
Eso es lo que les está pasando ahora mismo. Está explotando todo. Solo esperen, observen, miren y dense cuenta que es el mejor regalo. Salgan de la tierra de lo azul. Lo intentaron, intentaron controlarlo, trataron de supervisar todos esos aspectos y trataron de controlarlos. Fue un caos. Fue un desastre. Era hora de dejarlo ir.
Pongamos un poco de música y terminemos nuestro día con un merabh. Terminemos nuestro día con un poco de Dr. Agone entrando ahora mismo. Oh, él lo hará, ella lo hará.
Porqué Eres el Primero
Apaguemos las luces y, bueno, no sé si voy a llamar a esto un merabh, pero vamos a tener algo aquí.
(La música comienza)
No puedo enfatizarles lo suficiente en este momento lo importante que es solo permitir y experimentar.
El humano no es responsable de su iluminación o de su cuerpo de luz. No es responsable de su intuición. No es responsable incluso de su nueva relación con la energía. Hablaremos de ello, discutiremos los pro’s y los contra’s, pero el humano en realidad no es responsable de ello.
(Pausa)…
Estaba debatiendo si abordar esto o no, ahora mismo, tarde o temprano, pero estaba debatiendo si plantearlo. Pero vamos por ello. ¿Por qué detenerse?
(Pausa)…
Tengo un término que uso para ustedes, para Shaumbra. En realidad, es una especie de término cariñoso, pero puede que no lo piensen así al principio.
Pongamos un poco más de música. Necesito algo para calmar el golpe aquí (algunas risas).
Los llamo Atlantes Headbangers (Atlantes que petardearon la cabeza) (risas). No, en serio, lo hago. Oh, por una buena razón.
(Pausa)…
Hubo un tiempo en que la mente no reinaba de forma suprema. Hubo un tiempo en que la Tierra del Azul no era solo azul. Eran muchas cosas. Hubo un momento en que la mente no controlaba todo, limitaba todo.

Luego vinieron, bueno, los Headbangers, los que tomaron la energía, mucha energía realmente intensa, y la pusieron en la mente de los humanos de tal manera que ésta pasó a sus hijos y a sus hijos, pasó de generaciones a generaciones.

Las energías eran tan intensas en la mente que causaron que la mente se pusiera azul. Aunque todos los otros colores estaban allí, la mente solo podía percibir el azul.

Y ustedes, a quienes llamé Atlantes Headbangers, fueron los que formaron parte de este trabajo. No fue malicioso. No se hizo con mala intención. Se hizo para tratar de convertir a todos en una  Comunidad de Uno a través de la mente, a través de la conformidad.

Pero lo que realmente hizo al final fue no solo crear un enfoque excesivo de la mente, sino que también creó tal creencia en la separación, casi una creencia – que nunca podría eliminarse – en separarse de sí mismo, de su cuerpo, de su mismo espíritu. Las intensas energías que se pusieron en la mente de los humanos, y por cierto, no se requirió de muchos. No se requirieron muchos. No tenían que llegar a todo el mundo en Atlantis. No se llegó a muchos, pero creó todo para volverse azul.

Supongo que podrían llamarlo unidad. Lo llamo limitación extrema y separación.

Los Headbangers, los que entraron y crearon esta separación, limitación, y los humanos han vivido con ella desde entonces. En cierto modo, sirvió a un propósito. Fue la experiencia del Yo Soy en estar separado.

Bueno, sí, el Yo Soy querría experimentar eso, ya saben. No quiere solo experimentar todo por sí mismo, sino experimentar la separación.

Así que, en cierto modo, ustedes, los Headbangers, hicieron, supongo, algo maravilloso – crearon tal belleza en la separación. Pero fue casi como sellada y solo hay una cosa que puede abrirla, y no son ustedes. No es el humano. No son sus pensamientos. Sus pensamientos se van a poner cada vez más azules a medida que intentan romper esa barrera. No pueden hacerlo.

No pueden hacerlo. Pero aparece este misterioso y extraño, este Dr. Agone, el dragón y él lo hará.

Sí, podrían argumentar filosóficamente que es ustedes, pero realísticamente no es el humano ustedes el que va a entrar.

Conocieron la historia del jefe azul que intentaba controlar todo, pero sabiendo que se va a desmoronar, el dragón entrará y, bueno, destrozará las cosas.

El dragón los regresará a la Energía Viva, porque saben que cuando todo se volvió azul, la energía se volvió espesa, densa, casi como si realmente ya no estuviera viva

El dragón va a venir y volar todo eso para que la energía vuelva a vivir.
Entonces, queridos Atlantes Headbangers, todos ustedes, miren lo que hicieron.
(Pausa)…

Tienen que ser los primeros en pasar por esto – llámenlo el camino espiritual o algo así – tienen que ser los primeros en atravesarlo, porque ustedes fueron los que pintaron todo de azul, para empezar.
Esa es su masión. Eso está justo allí.
Tomemos una profunda respiración juntos.

Tú, querido humano, depende de ti experimentar y permitir. Eso es.

Deja que el dragón entre y haga el trabajo. Permítete regresar a la energía viva. Permítete pasar del azul al espectro completo de colores que siempre han estado allí y luego a los nuevos que están llegando. Pero, por favor, deja de intentar hacerlo por ti mismo.

Deja de tratar de controlarlo, ejecutarlo y pensar cómo pasar por ello. No puedes.

Quiero que realmente mires eso. Mírate, querido humano. No puedes hacerlo. No puedes perdonarte a ti mismo, y efectivamente no puedes cambiarte a ti mismo.

Pero pueden permitir… y luego dejarte llevar por la experiencia de cómo fue. Eso es.

Tomemos una profunda respiración juntos en la gloriosa belleza de este día.

Mi queridos Atlantes Headbangers. No se sientan culpables por eso. Es… eh, solo reciban el perdón. No salgan ahora para pasarla mal por hacer eso. Voy a explicar más sobre esto en los próximos Shauds, de qué pasó y cómo vamos a hacer para que esto no suceda.

Tomemos una buena y profunda respiración juntos.
Sólo una nota final en este día. ¿Alguien por favor haría algo para honrar a Kuthumi? (Algunas risas) Se siente tan mal.
Con eso, mis queridos amigos, Yo Soy lo que Yo Soy, Adamus, al servicio de un grupo escabroso de Headbangers (alguien grita “¡Woo hoo!” y aplausos de la audiencia).
Y recuerden que todo está bien en toda la creación. Gracias. Gracias.

Presentando a Adamus Saint-Germain
Canalizado por Geoffrey Hoppe
Abril 6 de 2019
Traducción: Yezid Varón




Deja un comentario