El dolor se incrementa cuando lo callas

Mujer-con-dolor-tirada-en-el-suelo

El dolor se incrementa cuando lo callas

Muchas veces cuando atravesamos tránsitos que nos generan dolor, el mecanismo de evasión que utilizamos es callar, es ocultar, es evadir, es tratar de taparlo, sin darle los cuidados que requiera y esto lo que produce es que en nuestro interior ese dolor se haga mayor y hable a través de nosotros más allá del reconocimiento que pudimos haberlo dado.

Cuando sentimos una pena, no debemos callarla, no se trata de ir gritando por el mundo el dolor que sentimos, pero sí tenemos que ubicar los mecanismos más convenientes para drenarlo, para sacarlo fuera.

dolor

Lo primero que debemos hacer es reconocerlo ante nosotros mismos, porque aunque resulte extraño, somos a los primeros que queremos engañar, haciéndonos pensar que no nos pasa mucho o bien no nos pasa nada y con esto solo nos estamos negando a ver algo que realmente nos afecta y no sanarlo, nos dañará en mayores proporciones.

Luego de reconocerlo, debemos decidir cómo manejarlo, si no tenemos ni idea de qué podemos hacer, podemos conversarlo con personas que nos inspiren confianza que nos puedan ayudar a sanar nuestras heridas o bien puedan orientarnos a buscar los recursos que consideren nos harán bien en un momento determinado.

dolor

La familia, los amigos, las personas que nos quieren y desean vernos bien, siempre estarán dispuestos a escucharnos, a compartir nuestras penas con ellos, así sea reconfortándonos a través de un abrazo que nos haga sentir que por al menos un momento, duele menos, que todos los problemas se detienen por un instante para sentir seguridad, confianza, contención y soporte.

A veces solo nos hace falta ser conscientes de que aunque es nuestro tránsito, no estamos solos, que contamos con personas que se preocupan por nosotros y desean hacer lo que esté a su alcance para ayudarnos.

dolor-emocional

Otras veces solo necesitaremos encontrarnos a nosotros mismos, sin que nadie más intervenga, conectarnos con nuestra esencia que parece todopoderosa y desde allí sanar, perdonar lo que tengamos que perdonar, abandonar culpas, dejar ir lo que se tenga que ir, reconocer lo necesario y aceptar y con estos procesos el dolor comienza siempre a hacerse menor.

Evidentemente podremos combinar todos los recursos que consideremos oportunos para sacar ese dolor de nuestro ser y con esa sanación reconocernos, repotenciarnos y saber de qué somos capaces. Las limitaciones solo se ubican en nuestra mente y más allá de ella está lo que realmente nos define, así que usemos todos nuestros recursos para salir de lo que nos hace daño y escoger como recinto para que se prolifere justamente nuestro interior.

 

Te invitamos a leer:

Evita las heridas emocionales en tus hijos

5 pasos para sanar nuestras heridas emocionales

Sana tus heridas emocionales y abre tu corazón a tu presente

5 Heridas Emocionales y las 5 Máscaras que limitan Nuestro Ser

Deja un comentario