Desde el año 2015 en el que se produjo la crisis migratoria, por la que Europa fue protagonista por un flujo migratorio sin precedentes -1,8 millones de inmigrantes entraron irregularmente-, la cuestión fronteriza está marcando la agenda del Viejo Continente.

A pesar de que desde el momento álgido hemos visto una reducción del 92% en el número de ilegales, desde Frontex aseguran que la ruta del Mediterráneo occidental es ahora la más activa de Europa. El número de llegadas ilegales a España -la mayoría procedentes de Marruecos- se duplicó hasta alcanzar los 57.000 en 2018.

Por lo tanto, España es el punto de presión migratoria más importante que hoy se establece en la Unión Europea y se abre un debate sobre qué políticas son las mejores para abordar la inmigración: ¿Debemos de impedir la entrada inmigrantes o buscar políticas fronterizas flexibles que permitan su entrada?

Map 1 Route 3

Para ello, primero es necesario debatir si la inmigración es económicamente positiva para un país o bien, si se trata de un factor negativo que puede menguar la riqueza nacional y, en consecuencia, los niveles de bienestar asumidos.

Inmigracion a gran escala: El impacto de la inmigración en Estados Unidos

Históricamente, la inmigración ha sido positiva para cualquier país. Solo hay que analizar la historia de Estados Unidos que se ha forjado a través de una fuerte inmigración concebida desde el siglo XIX y, a día de hoy, le ha llevado a ser la primera potencia mundial.

A finales del siglo XIX, los inmigrantes llegaron a Estados Unidos en masa. El número absoluto de inmigrantes en el país aumentó de menos de 2,5 millones en 1850 a más de 13,5 millones en 1910. Esto elevó a los inmigrantes como porcentaje de la población al 15%, desde el 10%, durante el período.

Usa Immigration Flows

Existían diferencias culturales amplias… La mayoría no hablaba inglés, seguía prácticas religiosas diferentes a las de los nativos y huían de situaciones política o económicamente complicadas en sus países de orígen. La mayoría eran trabajadores no calificados, aunque un pequeño número tenía un alto nivel de educación.

Es interesante el paralelismo, porque esta descripción podría ajustarse perfectamente a la fuerte inmigración proviniente del continente africano que está recibiendo Europa en los últimos años.

Según el estudio Migrants and the Making of America: The Short and Long Run Effects of Immigration during the Age of Mass Migration, los inmigrantes de finales del siglo XIX y principios del XX han tenido un impacto notablemente positivo y duradero en los lugares donde se han asentado.

La investigación realizada por economistas de Harvard, Yale y la London School of Economics encontró que, hoy en día, los condados estadounidenses que recibieron más inmigrantes entre 1860 y 1920 tienen «ingresos significativamente más altos, menos pobreza, menos desempleo, más urbanización y mayor nivel educativo». Por ejemplo, estiman que un aumento del 5% en la proporción de inmigrantes en un condado durante este período condujo a un aumento del 20% en los ingresos medios en el año 2000.

No es casualidad que los inmigrantes fueron a los lugares más prometedores económicamente, sino que la presencia de inmigrantes condujo a un mayor crecimiento económico.

En ese momento, los inmigrantes a los Estados Unidos viajaban a sus nuevos hogares en el interior del país principalmente por ferrocarril. Si un pueblo estaba conectado al ferrocarril, era más probable que los inmigrantes se establecieran.

Los inmigrantes de finales del siglo XIX y principios del XX estimularon el crecimiento porque eran complementarios a las necesidades de las economías locales de la época. A los recién llegados poco cualificados se les proporcionaba mano de obra para la industrialización, y las llegadas de personas más cualificadas ayudaban a estimular las innovaciones en la agricultura y la industria manufacturera.

Inmigracion en la nueva economía

Hay que tener en cuenta que la realidad actual difiere mucho de lo ocurrido en tiempos pasados. Como hemos comentado, a finales del siglo XIX principios del XX, nos encontrábamos ante una sociedad que requería una mano de obra de baja cualificación para el sector primario y el desarrollo industrial, pero esa realidad no es la presente.

Hoy nos encontramos ante una economía con dos puntos de expansión claros para la mano de obra. El primero, sería la especialización en un altísimo grado de las actividades técnicas, que quiere un amplio conocimiento no del sector, sino de nichos de mercado muy específicos, que solo es posible a través de muchos años de preparación previa.

En segundo lugar, vemos cómo se están abriendo nuevos sectores en el que el grado de disrupcción es elevado, en coordinación con las nuevas tecnologías que están abriendo nuevos mercados. La economía colaborativa a través de las aplicaciones es un ejemplo de ello.

Todos aquellos trabajos que sean automatizables y que estén vinculados a trabajos repetitivos con una mano de obra de baja especialización tenderán a ser sustituidos por la robótica, lo que podría entrañar dificultades para integrar aquella inmigración de baja cualificación técnica, que es la mayoría.

Implementation Of Rpa 1024x682

Si por un lado estamos viviendo una cuarta revolución industrial que quiere poner fin a toda aquella mano de obra no especializada y por otro lado, abrimos puertas a la entrada de mano de obra no especializada, la consecuencia más inmediata es la generación de bolsas amplias de pobreza en un país.

Esas bolsas amplias de pobreza, son beneficiaros de los presupuestos públicos no solo con rentas mínimas sino también a través de una renta en especie a través de la sanidad pública, la educación pública y demás servicios sociales.

El hecho de que exista un presupuesto público está vinculado a la limitación de los beneficiarios del mismo. De otro modo, el gasto comprendido sería ilimitado en un escenario de fronteras abiertas acogiendo inmigración no cualificada porque se estaría ampliando la base de beneficiarios, lo que nos lleva a ampliar el número obligacionistas para mantener el equilibrio presupuestario. En otras palabras, más impuestos.

Posibles respuestas para ordenar la inmigración

Hemos enfocado el problema pero no las potenciales soluciones que puedan ser atractivas tanto para residentes del país como para los inmigrantes que desean permanecer.

Tenemos algunos ejemplos interesantes gestión de la inmigración. Quizá el caso más relevante sea el canadiense, que hace bandera de su apertura a la inmigración como pilar económico, eso sí, una inmigración muy selecta ya que buscan profesionales de alta cualificación técnica, cómo pueden ser médicos o bien ingenieros.

How To Maintain Permanent Residence In Canada While Living Overseas Evelyn Ackah Immigration Lawyer

En Canada existen tres características que un individuo debe poseer para ser elegible para inmigrar bajo la **categoría de trabajador cualificado*?.

El primero es un nivel mínimo de experiencia laboral. Un trabajador cualificado debe tener al menos un año de empleo continuo a tiempo completo (o su equivalente a tiempo parcial). Esta experiencia de trabajo debe ser de naturaleza especializada y debe haber sido adquirida dentro del período de 10 años anterior a la solicitud.

El segundo elemento de la categoría de trabajadores cualificados es el de los recursos financieros. Este es un requisito sencillo – un solicitante debe demostrar que tiene suficientes recursos financieros para mantenerse a sí mismo y a sus dependientes durante 6 meses después de su llegada a Canadá. Si un trabajador tiene una oferta de trabajo aprobada, este requisito no se aplica.

El tercer elemento de la categoría de trabajador cualificado es una evaluación basada en puntos para medir el potencial de un solicitante para establecerse en Canadá. A los solicitantes se les otorgan puntos en base a diversos factores diferentes como la lengua o la educación para alcanzar 67 puntos.

También se puede valorar otros enfoques para la inmigración. Algunos economistas apuntan que la inmigración podría formar parte de la solución la problemática del sistema de pensiones público a través de la renuncia derechos futuros.

El razonamiento es el siguiente: abrir fronteras para todo tipo de trabajadores ajeno a las fronteras nacionales con un contrato laboral y, debido a la ganancia en calidad de vida frente al país de origen, se impute un coste en forma de cotizaciones sociales y renuncia al derecho de prestación de una pensión futura.

Seguir leyendo en la fuente original

Deja un comentario