El cuidado y cariño por los animales está en nuestros genes

La gente que muestra un grado elevado de cuidado por otras especies comparte una variación genética que produce el neurotransmisor oxitocina, también conocido como la «hormona del amor», según un nuevo estudio científico.

En su papel como neurotransmisor, la oxitocina está implicada en comportamientos relacionados con la confianza, el altruismo, la generosidad, la formación de vínculos, los comportamientos de cuidado, la empatía o la compasión, pero hay mucho más: ahora también se ha establecido que es la responsable de la empatía entre los humanos y otras especies animales.

Los autores del hallazgo pertenecen al Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo y al Rural College de Escocia (SRUC).

Los expertos analizaron el ADN de 161 estudiantes voluntarios, a los cuales también se les solicitó completar un cuestionario. Los resultados revelaron que aquellos que mostraron mayor compasión por los animales tenían una versión específica del gen de la oxitocina. También hallaron que las mujeres responden de manera más positiva hacia los animales que los hombres.

La actitud de las personas hacia los animales se sabe está influenciada por una variedad de factores sociales, como experiencias tempranas en la vida, rasgos de la personalidad y creencias religiosas; sin embargo, esta es la primera vez que se demuestra científicamente que los genes también juegan un papel.

«Ya sabíamos que la oxitocina era importante para la empatía entre personas, pero ahora sabemos que sirve para conectarnos con los animales también», afirma la Dra. Sarah Brown del Instituto Roslin.

«Esta investigación es solo el comienzo pero esperamos que pronto nos ayude a mejorar y desarrollar nuevas estrategias para el cuidado de los animales», agrega el profesor Alistair Lawrence, de la SRUC.

Fuente: Daily Mail.


Mystery Planet

Deja un comentario