El “aula puzzle” o la vuelta al cole de la integración

“El grupo unido permanece unido”. Con esta frase se pueden resumir los objetivos que persigue desde el primer año de escolarización el “aula puzzle”: una clase donde se educa en la integración social, la cooperación y la empatía.

A partir de los 6 años, el desarrollo cognitivo de los niños ha madurado hasta el punto de que ya es posible razonar con ellos acerca de cómo evitar conductas erróneas y la manera de controlar su comportamiento. Por ello, la educación infantil es uno de los mejores momentos para crear hábitos de comportamiento basados en la convivencia pacífica y respetuosa.

El primer año escolar es un reto para el pequeño

Para la mayoría de niños, el primer día de curso simboliza un enorme cambio: pasan de ser los pequeños de la casa a ser alumnos que han de asumir nuevas responsabilidades y obligaciones y adquirir diferentes roles.

Entre ellos, el papel de “estudiante” que demanda de ellos que aprendan a interactuar, desarrollar y llevar a cabo relaciones con otros niños de su misma o de diferente edad y cultura. Establecen nuevos grupos de referencia y generan distintos criterios por los que se plantean interrogantes, se juzgan a sí mismos y a todo lo que les rodea.

Niño con mochila hablando con su madre sobre el colegio

La nueva realidad social

Si todo ello ya supone un cambio de actitud y estimula su desarrollo cognitivo, imaginad lo que supone para ellos un aula en la que hay mezcladas diferentes religiones, costumbres, colores de piel y enseñanzas adquiridas. La adaptación, si se aborda desde la perspectiva errónea, puede ser mucho más complicada.

Los flujos migratorios dan como resultado el paso de una sociedad monocultural a otra pluricultural y la aparición de una “nueva ciudadanía”. Por ello, es crucial darse cuenta que esta realidad puede servir como una oportunidad para educar a los niños en la tolerancia y la convivencia y el respeto social y cultural.

En este contexto surge la técnica del puzzle, implementada por Aronson, que ha sido empleada satisfactoriamente en grupos de distinto nivel educativo y acostumbrados a diferentes estilos de aprendizaje.

Beneficioso, eficaz y sencillo de implantar

“Aula puzzle” es una técnica de aprendizaje cooperativo que busca fortalecer la estructura principal (el aula) mediante la constante interacción y cohesión de todas y cada una de sus piezas (los niños). Su metodología es dinámica, funcional y sencilla. Consiste en la elaboración de grupos de colaboración y trabajo entre compañeros de clase para alcanzar un objetivo común.

Esta estrategia considera a cada uno de los niños como una pieza clave de un grupo que solo tiene sentido si trabaja cohesionado, en conjunto y con un mismo fin. Durante la etapa escolar se forman distintos estatus entre los niños: los populares, los ignorados, los rechazados o los controvertidos. Mediante el aula puzzle todos estos roles se mitigan.

Estructura del “aula puzzle”

El origen de los prejuicios en los niños reside en una serie influencias que escapan al control de los colegios. Pero son el educador y el pedagogo los que continúan construyendo los escalones de la pirámide educativa familiar y han de ser mediadores culturales eficaces. ¿Cómo pueden estructurar esta técnica y conseguirlo?

  • Explicación de la técnica: se revela a los niños en qué consiste, cuál es su papel y la finalidad. Se les motiva y se les enseñan ciertas habilidades sociales básicas para la interacción en grupo. Es esencial que el profesor ahonde en que todos deben cooperar y remar en la misma dirección.
  • Configuración de los grupos “nodriza”: formados por 4 o 5 alumnos de distintas culturas. En cada uno de ellos, el área de aprendizaje objetivo se subdivide en tantas categorías como personas componen el grupo. Por ejemplo, en Educación Primaria en Lengua y Literatura, uno podría buscar sinónimos, otro los antónimos, otro cambiar el orden de una frase, otro identificar la palabra “intrusa”….
  • Configuración del grupo de “expertos”: los alumnos con la misma categoría se reúnen en este otro grupo, donde los alumnos debaten, se expresan. Continuando el ejemplo anterior, un grupo de expertos solo se encargaría de buscar los sinónimos de una palabra, otro únicamente los antónimos, y así sucesivamente.
  • Reencuentro en el grupo “nodriza”: cada experto vuelve a su grupo nodriza y explica al resto los resultados y lo que ha aprendido.

Piezas de puzzle

Ventajas de la técnica del puzzle

Algunas ventajas del “aula puzzle” respecto a cualquier método convencional que pretende mejorar las relaciones entre alumnos con distintos orígenes étnicos son:

  • Ayuda a los alumnos a pensar de forma crítica y a mejorar su inteligencia emocional en asuntos de índole cultural, a pesar de que puedan no tener aún la suficiente madurez como para protagonizar su despertar ético moral.
  • Permite confrontar distintos puntos de vista, teniendo en cuenta las variantes culturales e ideológicas de cada niño, aumentando sus competencias.
  • Fomenta la empatía, los contactos personales positivos entre los alumnos y desarrolla su solidaridad y compromiso cívico.
  • Garantiza el desarrollo de habilidades sociales para relacionarse con el grupo y exponer de forma asertiva y no coercitiva su punto de vista.
  • El intercambio cognitivo favorece el ingenio y la creatividad mediante la adopción de técnicas de trabajo intelectual.
  • Posibilita el aprendizaje autónomo: a medida que van creciendo, es bueno dotar a los niños de cierta independencia, para que puedan tomar decisiones por ellos mismos y ganar seguridad y confianza.

El “aula puzzle” es, por tanto, una metodología de enseñanza cooperativa que ha resultado ser muy eficaz a la hora de promover un ambiente de convivencia pacífica en la clase escolar, con independencia de la edad de los alumnos. Permite asentar hábitos de comportamiento basados en la tolerancia y el respeto mutuo y un desarrollo intelectual y cognitivo ensamblado en la colaboración y la práctica social.

La entrada El “aula puzzle” o la vuelta al cole de la integración aparece primero en La Mente es Maravillosa.

Deja un comentario