El agua, el líquido que nos da vida

okaguassagradas

El agua, el líquido que nos da vida

Si mi destino fuera / inventar una nueva religión, / recurriría al agua», escribió el poeta inglés Philip Larkin en 1954. Casi todas las religiones lo hacen.

Los Reyes Católicos reciben a Cristóbal Colón

Más información

¿Dónde recibieron los Reyes Católicos a Colón?

El agua, explicaba en la década de 1950 el historiador de las religiones Mircea Eliade, es «fuente y origen, el reservorio de toda posibilidad de vida; es anterior a todas las formas y base de toda creación». Así ha sido desde el comienzo de la historia humana y, cuentan las leyendas, incluso antes. Según el Génesis, el mundo fue creado por un dios que hizo surgir un «firmamento en medio de las aguas». Los babilonios creían que el mundo estaba hecho de una mezcla de agua dulce y salada. Los indios pima decían que la Madre Tierra había sido fecundada por una gota de agua. El diluvio catastrófico que destruye el mundo es un arquetipo acuático común a las culturas hebraica, griega y azteca.

Sentimos sed física, y también espiritual. «Tengo que vivir cerca de un lago –escribió el psiquiatra suizo Carl Jung, quien se internó en las profundidades de la psique y asoció el agua al subconsciente–. Nadie podría vivir sin agua.» Desde nuestro nacimiento en medio de un estallido de líquido amniótico hasta el lavado ritual de los muertos (llamado taharah en el judaísmo y ghusl al-mayyit en el islam), el agua fluye por nuestras vidas, trazando una línea entre lo sagrado y lo profano, entre la vida y la muerte. Vierten agua sobre nosotros, nos sumergen en ella o nos salpican unas gotas, y un torrente de bendiciones se derrama sobre nuestra existencia, ancho y profundo como el río Jordán de las Escrituras, milagroso como el manantial de Lourdes.

Ir a la fuente

Deja un comentario