Efectos del gen ApoE4 en el cerebro infantil

Se estima que las personas portadoras de una variante especial del gen para la apolipoproteína E presentan mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer en etapas avanzadas de su vida. Pero su influencia en el cerebro podría presentarse mucho antes. Un estudio revela indicios de que este alelo podría tener relación con los cambios del desarrollo cerebral y del rendimiento cognitivo ya en la infancia.

Linda Chang, de la Universidad de Hawái, y sus colaboradores analizaron a más de 1100 sujetos sanos con edades comprendidas entre los 3 y los 20 años. Además de practicarles pruebas genéticas y tomografías cerebrales, examinaron su capacidad intelectual y memorística. Descubrieron que los niños que habían heredado de sus padres al menos una copia de la variante de riesgo para el alzhéimer ApoE4 mostraban particularidades, sobre todo en el hipocampo. Esta estructura cerebral que, entre otras funciones, desempeña un papel esencial en los procesos de memoria, era alrededor de un 5 por ciento más pequeña, según el genotipo, en algunos niños que en los que no presentaban la variante E4. Además, puntuaban peor en las pruebas de memoria de trabajo y atención hasta el octavo año de vida que los otros niños. No obstante, después volvían a normalizarse los resultados.

Los cambios observados en el cerebro de los niños con la ApoE4 son semejantes a las anomalías que aparecen en las personas mayores portadoras del gen de riesgo para el alzhéimer, afirma Chang. Por este motivo, los investigadores sugieren que dicho gen puede influir de manera notoria en el desarrollo cerebral durante la infancia y la vejez. La magnitud de esta relación solo podrá demostrarse con estudios más amplios que evalúen a los sujetos en un período de tiempo más extenso.

Fuente: Neurology 10.1212/WNL.0000000000002939, 2016

Deja un comentario