¿Economía post pandemia? Diez propuestas de Rudolf Steiner

Otto Scharmer
Traducido y editado por Felipe Correa


“La Tierra completa, considerada como un organismo económico, es el organismo social. Sin embargo, esto no se tiene en cuenta en ninguna parte. Es precisamente por este error que toda la ciencia de la economía política se ha alejado tanto de la realidad. Como economistas, lo que realmente necesitamos es una comprensión del organismo social en su totalidad “. -Rudolf Steiner

A medida que entramos en una era de perturbaciones sociales, económicas y ecológicas en esta etapa temprana del siglo XXI, muchas personas comienzan a darse cuenta de que quizás las causas fundamentales más importantes de esta crisis se originan en un pensamiento económico que está desvinculándose crecientemente del contacto con las realidades sociales, ecológicas y espirituales de nuestro tiempo.

Hace exactamente noventa años, Rudolf Steiner impartió su curso de economía en Dornach, Suiza. Dio catorce conferencias durante un período de dos semanas, y usó el tiempo restante para las discusiones del seminario en un formato de preguntas y respuestas para profundizar en ciertos temas presentados por los participantes. Al leer las conferencias económicas de Steiner, en gran parte ignoradas hoy en día, uno se da cuenta de que la mayoría de sus conceptos aún son tan frescos y contrarios a la corriente principal como lo fueron en 1922.

Esta es la gran pregunta que está hoy sobre la mesa.

¿Cómo, entonces, podemos repensar y redefinir los conceptos económicos fundamentales que enmarcan nuestras discusiones y dan forma a nuestras instituciones claves en la sociedad actual?

Diez ideas fuerza para cambiar el mundo

Aquí hay una pequeña guía de diez puntos que describen algunas ideas clave que se desarrollan a lo largo de estas conferencias. Las diez ideas me parecen más pertinentes y necesarias hoy de lo que ya eran hace noventa años.La ciencia económica actual debe basarse en el entendimiento de la economía mundial, no de la economía nacional. Si bien muchos economistas hoy estarían de acuerdo con esta propuesta, el pensamiento económico dominante en nuestra conversación pública y en las escuelas de negocios todavía está organizado en torno a marcos y mentalidades que gravitan en torno a la “riqueza de las naciones”, en lugar del bienestar de todos en nuestra economía global actual.

Las conferencias de Rudolf Steiner sobre la ciencia económica pueden no parecer la lectura más accesible. Sin embargo, son un tesoro, en gran parte no utilizado, de nuevas ideas económicas, difícilmente más oportunas y relevantes para nuestros tiempos.

2. Las realidades económicas de hoy requieren que cambiemos nuestro marco de pensamiento, desde una mentalidad ego-céntrica, a una mentalidad eco-céntrica. Piensen en la actual crisis del euro. Piensen en la crisis de Wall Street de 2008. Piensen en la crisis climática que tenemos por delante. ¿A qué se reducen todas? A la misma cosa: que ninguna de ellos puede resolverse dentro de un marco económico que gira en torno a la conciencia de ego-sistemas. Todos requieren como solución un pensamiento económico que gire en torno a la conciencia de eco-sistemas o, en palabras de Steiner, al “altruismo”. [1]

1. La ciencia económica actual debe basarse en el entendimiento de la economía mundial, no de la economía nacional. Si bien muchos economistas hoy estarían de acuerdo con esta propuesta, el pensamiento económico dominante en nuestra conversación pública y en las escuelas de negocios todavía está organizado en torno a marcos y mentalidades que gravitan en torno a la “riqueza de las naciones”, en lugar del bienestar de todos en nuestra economía global actual.

4. Los salarios no son el precio de la mano de obra, sino el precio de los bienes o servicios. Steiner propone que el trabajo o la fuerza de trabajo no es una mercancía. Por lo tanto, no puede tener un precio. Lo que tiene un precio son los frutos, los resultados de lo que creamos. En un mundo en el que tenemos 1.200 millones de jóvenes uniéndose al mercado laboral durante esta década y solo 300 millones de empleos disponibles para ellos, enfrentamos una escasez de casi mil millones de empleos. El encuadre del trabajo en Steiner no como una mercancía, sino más bien como un derecho humano, apunta a una forma diferente de buscar una solución que se centre en despertar y potenciar las capacidades de emprendimiento más profundas del ser humano.

3. Toda creación de valor económico comienza con la naturaleza y la agricultura. Hoy, muchos pensadores destacados de la nueva economía emergente han comenzado a hacer de la naturaleza y la agricultura una variable más central en el pensamiento económico. [2] El pensamiento económico de Steiner comienza con la naturaleza, es decir, con el trabajo aplicado a la naturaleza, y continúa con el capital (organización y liderazgo) aplicado al trabajo, es decir, la división del trabajo. La agricultura orgánica, como la agricultura biodinámica, que resulta ser uno de los semilleros de la “economía para la vida local” emergente en los Estados Unidos hoy en día [3] son, en opinión de Steiner, microcosmos de una economía de ciclo cerrado.

Pizarra dibujada por Rudolf Steiner

5. El capital no es dinero sino espíritu en acción. La esencia del capital y el dinero es que son espíritu realizado: la realización de una profunda creatividad humana aplicada a la creación de valor económico. Esta es sin duda una de las propuestas más interesantes que se deriva del pensamiento económico de Steiner, lo que lleva a una serie de marcos y sugerencias aún más interesantes.

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.

Categorias

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: