Dimitri Mendeleiev: biografía del químico autor de la tabla periódica

Probablemente una gran parte de las personas que leen estas líneas habrán visto, estudiado o trabajado con la tabla periódica, en la que constan los diferentes elementos ordenados por su peso atómico y valencia. Si bien hoy en día vemos esta tabla como algo que, aunque compleja, representa una ordenación lógica y damos por sentado su veracidad, lo cierto es que su creación es muy reciente en el tiempo que originalmente fue poco tenida en cuenta.

El autor de esta tabla es el famoso químico Dimitri Mendeleiev, de cuya biografía vamos a hacer un breve repaso en este artículo.

La biografía de Dimitri Mendeleiev

Dimitri Mendeleiev, cuyo nombre completo fue Dmitri Ivánovich Mendeléyev, nació el 8 de febrero de 1834 de nuestro calendario gregoriano en Tobolsk, Siberia. Nacido en el seno de una familia numerosa, fue el menor de diecisiete hermanos hijos del director de colegio Ivan Pavlovich Mendeleiev y Mariya Dmitriyevna Kornilevas.

Durante el mismo año de su nacimiento su padre perdió su puesto de trabajo así como la visión, lo que desembocó en una situación algo precaria para la familia. Afortunadamente su madre pasó a dirigir una fábrica de cristal propiedad de su familia. Ello generaba en el pequeño Mendeleiev cierta curiosidad, siendo frecuente que su progenitora le llevara con ella a la fábrica.

En dicha fábrica conocería a uno de los químicos que trabajaba allí, algo que terminaría por generar en el joven (junto con la influencia de un cuñado exiliado) un gran interés por temas científicos.

Educación temprana

En lo que respecta a su educación en la infancia, ya en ella el joven Mendeleiev mostró cierto interés en aspectos como las matemáticas y la física. Sin embargo, los calificaciones en el resto de temas eran más bien bajas. Pese a ello consiguió sacarse el bachiller de aquel entonces.

El año 1848 sería un año difícil para el joven, puesto que durante este falleció su padre. Además, durante el mes de diciembre del mismo año, la fábrica que gerentaba su madre sufrió un incendio que acabó con su destrucción. La familia se mudó a Moscú, debido a que su madre decidió dedicar sus ahorros en la educación del benjamín de la familia.

Sin embargo, debido a su origen siberiano se le negó el acceso a la Universidad de dicha ciudad. Tras ello se mudaron a San Petersburgo, donde por idénticos motivos no pudo acceder a la universidad. Sin embargo, finalmente pudo matricularse en el Instituto Pedagógico Principal de esta última ciudad.

Cuando tenía alrededor de veinte años de edad, el que sería uno de los grandes químicos de la historia presentó diversos problemas de salud, entre ellos la presencia de violentas toses que en ocasiones iban acompañadas de sangre. Ello hizo pensar en una posible tuberculosis, pero consiguió recuperarse de su padecimiento (fuera o no un caso de tuberculosis, algo que no está del todo claro).

Se graduó en 1855, muriendo su madre poco antes, presentando una tesis Sobre volúmenes específicos. Tras ello obtuvo una plaza como profesor en una escuela de Crimea. Sin embargo pocos meses más tarde se trasladó a la ciudad de Odessa en Ucrania como profesor en un liceo de la localidad.

En 1856 obtuvo una beca que le servió para trasladarse a Alemania, ampliando sus estudios en la Universidad de Heidelberg e incluso poseyendo un laboratorio en su propio domicilio. En esta etapa pudo conocer a grandes personalidades de la química y la física, como Kirchhoff o Cannizzaro, e incluso participar en el Congreso Internacional de Química de Karlsruhe. Posteriormente volvería a San Petersburgo.

Vida profesional y contribuciones científicas

Para el año 1864 fue nombrado profesor de Tecnología y Química en el Instituto Técnico de San Petersburgo y tres años después ocupó la cátedra de Química en la Universidad de la misma ciudad. Sin embargo, sus ideas reformistas y de tendencia liberal no gustaron a la élite del momento, siéndole negada la incorporación a la Academia Imperial de Ciencias.

Sería en 1869 cuando publicaría el libro Principios de la Química, en el que formularía su contribución a la ciencia más conocida, la tabla periódica. Dicha tabla partía de clasificar los elementos de forma creciente en función de su masa atómica, estableciendo una ordenación de menor a mayor e incluso proponiendo la existencia de elementos aún no descubiertos con unas propiedades situadas entre dos de los ya reconocidos.

Sin embargo, aunque esta sería su aportación más reconocida no es la única: Mendeleiev trabajó en temas tan variados como la expansión de los líquidos, la búsqueda y descubrimiento del punto crítico y grandes aportaciones que permitieron mejorar la industria petrolera rusa.

Realizó también diversas contribuciones como la preparación de pólvora sin humo (desarrollando su propia fórmula). Sin embargo, en 1890 renunció a su puesto en la universidad tras un conflicto debido a su apoyo a las protestas estudiantiles.

Se retiró de la vida política un tiempo, pero posteriormente llegaría a trabajar como asesor del gobierno, incluyendo el ministerio de Hacienda. En el 93 obtuvo la dirección de la Oficina de Pesos y Medidas (siendo asimismo una poderosa influencia en hacer que el sistema métrico llegara a Rusia). Más tarde exploró aspectos como la radiactividad (conociendo al matrimonio Curie). También formó parte del equipo que diseño el primer rompehielos.

Mendeleiev fue una figura reconocida a nivel internacional, hasta el punto de haber sido nominado al Premio Nobel de Química en 1906. Sin embargo, el galardón fue concedido a Henri Moissan.

Otros aspectos que despertaron su interés fueron la exploración y estudio de eclipses solares o la investigación sobre fertilizantes. Asimismo, su estudio sobre las líquidos y sus combinaciones contribuirían a generar una forma concreta de elaborar vodka, la cual le da sus característicos 40 grados de alcohol.

Vida personal

Dimitri Mendeleiev tuvo una vida complicada, no solo en lo profesional sino también en lo personal. Fue obligado por una de sus hermanas a casarse en 1862 con Feozva Nikitichna Leschiova, con quien tuvo una tormentosa y difícil relación y de cuya relación surgieron tres hijos (uno de los cuales falleció). Sin embargo, nueve años después se separaron.

En este tiempo, en el que ya se había separado pero aún no divorciado se enamoró de Anna Ivánovna Popova, estudiante de música con la que mantuvo una relación. Su todavía esposa se negó a darle el divorcio inicialmente, si bien se lo concedió cuatro años más tarde.

En 1882 se casaría con Anna Ivánovna, a pesar de que aún no habían transcurrido los siete años exigidos por la legislación para volver a casarse tras su divorcio. Ello generaría una gran controversia y polémica en la sociedad rusa de la época, siendo esto considerado bigamia, pero se decidió que el castigo no correspondería a los contrayentes sino a quien ofició la boda. Este último matrimonio sí fue bastante feliz, naciendo de su relación cuatro hijos más.

Fallecimiento y legado

Dimitri Mendeleiev murió en San Petersburgo a la edad de 72 años, el 2 de Febrero de 1907. Su muerte se asocia al padecimiento de una gripe, si bien también podría estar asociada a la supuesta tuberculosis que sufrió en su juventud. Destaca asimismo que sufrió una considerable pérdida de visión, hasta el punto de que prácticamente llegó a padecer ceguera.

Su deceso fue un duro golpe para la ciencia. Sin embargo, a pesar de la gran relevancia de su labor su muerte no tuvo un gran impacto en la Rusia de aquella época, debido probablemente a sus ideas liberales y reformistas, que no comulgaban con la ideología del sistema en que vivía.

Su legado y su amplia contribución a la ciencia sigue vigente hoy en día, siendo su sistematización de los diferentes elementos objeto de estudio y habiendo permitido el descubrimiento de múltiples elementos con el paso de los tiempos. Existe, de hecho, un elemento denominado mendelevio en su honor.

Ir a la fuente

Deja un comentario