Después de los 30 las mujeres se comportan igual que sus madres

Una nueva investigación revela un dato que muchas de nosotras sospechábamos, pero que no nos atrevíamos a asumir.


  Y es que según las conclusiones del estudio, las mujeres comienzan a convertirse en sus madres cuando tienen 33 años, un año antes de que los hombres comiencen a comportarse como sus padres a los 34.

  Según explica, un factor como la maternidad puede desencadenar cambios en la personalidad de las mujeres, sumados a los signos físicos que provoca envejecer.
  Pero por mucho que una mujer pueda pelear con su madre y hasta nieguen que tengan ciertas conductas afines, es probable que todos esos esfuerzos sean en vano ya que irremediablemente terminara por parecerse a ella.
  Una encuesta realizada a más de dos mil personas, sobre el momento en que comenzaron a sentirse igual a sus padres y se llegó a la conclusión que más de la mitad de los que participaron sintieron que comenzaron a comportarse como ellos entre los 30 y 35 años.
  Según explica Da Silva cuando una persona comienza a criar a sus hijos, sus comportamientos son un fiel reflejo de sus padres. Esta es la razón por la cual la edad promedio para ser igual a nuestras mamas es después de los 30 años.
  Por si fuera poco, a nivel físico también hay cambios en cuando a pesos, arrugas, color de pelo, etc, por lo que resulta inevitable que la genética haga de las suyas y el parecido con la madre sea mucho mayor.

  “Es una parte inevitable del envejecimiento, pero es un proceso que muchas personas quieren postergar por el mayor tiempo posible”, asegura Da Silva.

Ahora lo sabes no importa cuántas veces asegures que entre tú y tu madre no existe parecido alguno, ya que inevitablemente terminaras luciendo y actuando como ella.

Ir a la fuente

Deja un comentario