Descubren un hoyo de conejo que conduce a cueva templaria de 700 años

En un paisaje que incita tanto al misterio, como el británico, no sería extraño imaginar cuevas medievales, sectas, caballeros, al interior de los magníficos verdes de sus colinas. Lo curioso es que lo anterior, parecido a un cliché de la imaginación, resultó una realidad, según documenta Bored Panda, y precisamente en Gran Bretaña, en Shropshire.

Un agujero cuya apariencia luce exactamente como el “rabbit hole” proyectado por Lewis Carroll, con menos de un metro de diámetro y asomado en una especie de mini colina rodeada de maleza, musgo y árboles, conduce a pasadizos que se desdoblan en cuevas de roca, y que hace unos 700 años perteneció a los Caballeros Templarios (la orden militar católica que creció su poder e influencia gracias a las famosas Cruzadas, en las que eran recuperadas reliquias y vestigios cristianos de Tierra Santa).

Con el paso del tiempo estas cuevas, según los rastros, fueron también empleadas por los druidas (miembros de la clase sacerdotal de Gran Bretaña), paganos y algunas otras sectas.

Los pasadizos llevan a un altar donde se reunían los Caballeros Templarios en una suerte de viaje al inframundo cercano. Los pobladores de Shropshire decidieron cerrar esta cueva definitivamente, hastiados de la concurrencia a la zona. Por fortuna, su existencia fue documentada por el fotógrafo Michael Scott antes de que esto sucediera.

Deja un comentario