Descubren que una fuerte tormenta solar azotó la Tierra hace 2.700 años

Científicos de Japón lograron descifrar las notas antiguas de astrónomos asirios que describieron tormentas magnéticas solares de hace 2.700 años.

Los científicos de la Universidad japonesa de Tsukuba lograron descifrar antiguos textos asirios de escritura cuneiforme, donde se describe unas tormentas magnéticas solares de hace 2.700 años detectada por los astrónomos asirios, informa la página web de la universidad.

Las antiguas tablas mencionan un inusual resplandor rojo en el cielo, al comprobar la información. Los investigadores identificaron tormentas solares que ocurrieron probablemente alrededor de 679 y 655 A. C.

Tabletas de arcilla rectangulares como las de este estudio fueron mensajes de eruditos profesionales a reyes. Que habían encargado observaciones astrológicas con el propósito de discernir presagios, incluidos los cometas, meteoritos y movimientos planetarios.

El análisis de antiguas tablas

La investigación sobre las tormentas magnéticas solares ha combinado tres de estas tabletas antiguas que mencionan. Un inusual resplandor rojo en el cielo.

Estas observaciones de las tormentas magnéticas solares se hicieron hace aproximadamente 2.700 años en Babilonia. Y en la ciudad asiria de Nínive, las cuales se mencionan simultáneamente en la Biblia.

Por ejemplo, una tableta dice, «el rojo cubre el cielo», mientras que otra menciona una «nube roja». Estas fueron probablemente manifestaciones de lo que hoy llamamos arcos rojos aurorales estables. Consistentes en luz emitida por electrones en átomos de oxígeno atmosférico después de ser excitados por campos magnéticos intensos

Tormentas magnéticas solares «Aunque no se conocen las fechas exactas de las observaciones, pudimos reducir el rango considerablemente al saber cuándo cada astrólogo estaba activo

Otros elementos en el estudio

Al mismo tiempo, el estudio científico combinó el examen de los textos encontrados con el análisis de radioisótopos de carbono-14 de los anillos de árboles. De este modo demostraron que dichas tormentas magnéticas solares ocurrieron en aquel tiempo.

«Según las muestras de anillos de árboles, durante este tiempo hubo un aumento rápido del cárbono-14 radioactivo en el medio ambiente, lo que se asocia con una mayor actividad solar», explica el autor principal del estudio, Yasuyuki Mitsuma.

Aunque generalmente pensamos que las auroras se limitan a las latitudes del norte, durante los periodos de fuerte actividad magnética, se las puede detectar mucho más al sur. Además, debido a los cambios en el campo magnético de la Tierra con el tiempo, el Oriente Medio en aquel momento estaba más cerca del polo geomagnético de lo que está ahora, precisan los científicos.

El equipo de científicos está seguro de que este trabajo podría ayudar a los astrónomos modernos a predecir futuras tormentas magnéticas solares





Deja un comentario