Descubren en Egipto fosas de 3600 años de antigüedad llenas de manos gigantes

Descubren en Egipto fosas de 3600 años de antigüedad llenas de manos gigantes

Los arqueólogos han hallado recientemente un descubrimiento que parece salido directamente de una película de terror: más de una docena de manos muy grandes cortadas y enterradas en un antiguo palacio del Egipto moderno y en sus alrededores.

Muchos teorizan que un antiguo ritual puede estar vinculado a las pilas de manos.

El equipo de arqueólogos que hizo el descubrimiento determinó que todos los huesos datan de hace unos 3.600 años, lo que indica que todos proceden de la misma ceremonia. Todas las manos parecen ser anormalmente grandes, y todas están rectas. Fueron clasificados en cuatro fosas diferentes dentro de lo que los científicos creen que era el complejo real Hyksos.

Manfred Bietak, el arqueólogo austriaco encargado de la excavación de la antigua ciudad de Avaris, explicó a la revista de arqueología egipcia que las manos parecen apoyar las historias encontradas en los escritos y el arte egipcios antiguos. Aunque esta sería la primera evidencia física de que esto es cierto, las fuentes más antiguas parecen indicar que los soldados cortaban las manos derechas, y a cambio, reclamarían una recompensa de oro. Ahora la única pregunta es por qué harían eso. Por supuesto, cortar la mano era un medio simbólico de remover la fuerza del enemigo, pero el significado es probablemente también sobrenatural ya que esto se hizo en un lugar sagrado y un templo como parte de un ritual.

Extrañamente, las manos no estaban distribuidas uniformemente entre los hoyos. Casi todos ellos se encontraban en dos de las fosas, mientras que los otros dos solo tenían una mano cada uno. Hasta ahora no hay pruebas que demuestren a qué tipo de personas pertenecían estas manos.

Cuando se le pidió que explicara por qué pensó que este ritual podría haberse llevado a cabo, Bietak dijo:”Tú le privas a él de su poder eternamente. Nuestra evidencia es la primera y única evidencia física. Cada hoyo representa una ceremonia”.

Los dos hoyos que contienen cada uno una mano fueron colocados directamente delante de un salón del trono. Esta sección de Egipto alguna vez estuvo controlada por una fuerza ocupante que la mayoría de los historiadores creen que originalmente eran cananeos, por lo que puede haber una conexión con la invasión. Las otras manos, que pueden haber sido enterradas al mismo tiempo o en una fecha posterior, se encuentran en los terrenos exteriores del palacio.

Estos sacrificios no son sorprendentes en un área que enfrentó una invasión extranjera. Los egipcios a menudo llamaban a sus dioses para que castigaran a los ejércitos invasores con plagas, hambruna o desgracia general. Es posible que estos sacrificios fueran parte de una maldición contra los ejércitos invasores.

Hay mucho más que necesita ser investigado, pero muchas señales apuntan a que esto es una especie de ritual para un dios o dioses. No se sabe realmente a quíenes pertenecían estas manos. Pero el hecho de que las manos fueran anormalmente grandes indica que estas personas fueron especialmente seleccionadas, lo cual es más característico de un sacrificio que matar a un ejército invasor. El hecho de que dos manos fueron enterradas por separado puede indicar que estas ofrendas estaban destinadas a ser especialmente satisfactorias para los dioses.

Deja un comentario