Deja de esperar que las cosas se acaben

¿Alguna vez te encuentras deseando que las cosas acaben así sin más? A veces me siento atrapada en la trampa de desear que todo esté ya en el pasado: un evento de trabajo, un proyecto difícil, escribir un blog, o tal vez incluso un día entero. Podría hacer planes con un amigo solo para poder simplemente sentarme en la cama viendo Netflix al final del día en vez de tener que salir a cenar.

IMAGEN: OSNAT FINE ART
Si no tengo que hacer una presentación hasta el final del día, voy a pasar el día entero deseando que haya terminado. Me preocuparé por todo lo que pueda salir mal. Pero, ¿qué manera es esa de vivir? ¿Estoy deseando que toda mi vida acabe? No quiero pensar así.

La preocupación no aleja los problemas del mañana

Estoy segura de que ha habido momentos en los que temes hacer algo y en realidad no ha sido tan malo. Reclutamiento de la hermandad en la universidad fue definitivamente una de esas cosas para mí. Después de preocuparme por semanas porque odiaba la idea de hablar sin parar durante tres días, me doy cuenta de que me enseñó a ser paciente, mantener una conversación y cómo sonreír incluso cuando no quería. Sólo cuando la temida cosa ha terminado, me doy cuenta de lo tonta que estaba siendo. Los eventos de trabajo realmente terminan siendo divertidos a pesar del estrés, y me atrevo a decir que realmente disfruto haciendo presentaciones.


No esperes nada y tendrás todo

En lugar de pasar tu tiempo deseando que las cosas hayan terminado, haz un esfuerzo consciente para estar entusiasmado con lo que viene, no importa lo que sea. Piensa en lo que podría ir bien en lugar de lo que podría salir mal. Se trata de ajustarte conscientemente a tu forma de pensar y centrarse en cómo eliges sentirte sobre algo. Tú decides desear que todo haya terminado, así como puedes elegir estar entusiasmado con eso. Di a ti mismo que estás emocionado, incluso si estás aterrorizado. Todo es cuestión de perspectiva y se centra en lo positivo.


Si pasas toda tu vida deseando que las cosas hayan terminado ya, no estás disfrutando de lo que está pasando en el momento presente. Estás creando una imagen negativa del evento en tu mente antes de que se haya producido. ¿Por qué no empiezas a mirar hacia adelante y cada pequeña cosa que puedas imaginar? Sólo trata de disfrutar del viaje porque llegar es la mitad de la diversión.


Escrito por Paola Céspedes de Hoy Aprendí.

Deja un comentario