¿Cuál es el verdadero significado de namasté?

Actualmente esta palabra es muy reconocida, debido a su asociación con actividades de relajación, así como también en temáticas budistas, y de realización espiritual, y el origen de la paz, pero es muy poca la información que se tiene de su verdadero significado.

Las personas practicantes del maravilloso arte del yoga están muy familiarizados con la palabra, ya que usualmente al comienzo y al final de la clase suelen escucharla, siendo esta como una bienvenida y una despedida de la clase.

Son muy pocos los conocedores del hermoso significado que trae consigo esta palabra de origen sanscrito, pero eso ya no va a ser un problema, debido a que a continuación se contara un poco de su origen, historia, usos, entre otros cosas.

Origen del namasté

En la india existen y ha existido una diversidad de culturas impresionantes, dejando por media una historia muy interesante de diferentes pensares y formas de vivir. En tiempos remotos en esta zona existía un lenguaje conocido con el sanscrito, del cual proviene la palabra namasté, tomando en cuenta que este es un idioma sagrado para la población hindú.

El sanscrito es un idioma gramaticalmente perfecto, esta característica es considerada por los expertos lingüistas, debido a que sus términos suelen abarcar por completo lo que estos quieren referir, no dejando duda alguna de lo que se desea expresar.

El término namasté es utilizado generalmente para saludar, o despedirse de las personas, al igual que sirve para dar las gracias o pedir prestado alguna pertenencia, la cual tiene que venir acompañada de un gesto peculiar, con el cual también se está familiarizado la mayoría de las personas, el cual es denominado como “mudra” que implica juntar las palmas de las manos y colocarlas a la altura del pecho, para demostrar respeto hacia la otra persona.

Etimología

Para conocer un poco mejor el verdadero significado de la palabra es necesario comprender la etimología de la misma, la cual se ve integrada por dos raíces, es decir está compuesta por otros términos, como los son “namas” que puede interpretarse como un saludo, una reverencia, o simplemente como cortesía, arraigada completamente a los actos de educación, cuya derivación es el nam, que por sí solo significa reverenciar.

El último componente de la palabra “te” implica algo personal como un pronombre en el castellano, se puede interpretar como a ti, o te, que junto a namas, se traduce como un té reverencio o te saludo, en ambas ocasiones de bienvenida y de despedida, pero increíblemente este no es el fin del significado que esconde esta hermosa palabra.

Significado espiritual del namasté

Aunque gramaticalmente puede traducirse como un saludo o una cortesía, namas también puede entenderse como aquella expresión tan noble que dice “nada mío” a lo cual refiere total humildad, debido a que muestra lo más puro de la esencia del espíritu personal, al no reflejar ningún deseo material o interés de ese estilo ante la otra persona.

Este significado se ve complejamente relacionado con las actividades de superación espiritual, en la que los individuos buscan la paz interior, renunciando a todo tipo de deseos mundanos, por lo que buscan dentro de sí mismos su pureza, y que mejor manera para demostrarlo que a través de este hermoso significado, que no refleja ningún tipo de interés hacia los roles sociales, alcances económicos, o materiales, ni nada que se le parezca.

En lo espiritual también se le puede reconocer al uso del namasté conjunto con el mudra (acción de inclinarse y juntar las palmas al nivel del pecho) como el reconocer que el individuo que está en frente tiene una chispa divina, y que el que saluda también la posee, por lo tanto estas chispas se encuentran, y saludan siendo este un acto de pureza y espiritualidad, más allá de un simple saludo.

Otra creencia del uso particular del namasté, es que su significado sería que el espíritu del que saluda y del saludado son uno, por lo que se puede interpretar como dos almas completamente en calma, que comparten sin interés alguno el espacio tiempo en el que habitan, y siendo característico de las enseñanzas de maestros hacia sus estudiantes, dándoles a demostrar que todo lo que él conoce, ahora también es del conocimiento de su persona.

Uso secular

Este mantra no tiene que ser utilizado obligatoriamente para fines budistas, aunque en la mayoría de los casos este sea el tipo de ambiente en el que se acostumbre a utilizar esta palabra.

Se puede utilizar para ambientar cualquier sitio, o reunión, con el fin de darle un toque de prosperidad, ya que algunos tal vez no se sientan identificados con lo que el budismo implica completamente, pero tal vez encuentren un poco de paz en la palabra namasté, por lo que tiende a llamarles la atención.

Uno de los ejemplos que se podría decir son de tipo más común, seria las clases de yoga, que son actividades de relajación, en las que siempre al final de las clases los instructores se despiden diciendo namasté para hacer referencia al respeto que le tiene a sus estudiantes, y de la creencia en la chispa divina que tiene cada uno en su ser.

Lo más curioso de estas clases, es que los instructores están acostumbrados a despedirse con la palabra, mas no a saludar, esto puede ser a causa de que el termino es mejor recibido por el cuerpo una vez que las energía están focalizadas y, liberadas, la cual es una de las funciones principales del yoga, por lo que al final de la clase seria el momento perfecto para pronunciar un rotundo namasté.

El namaste en conclusión es una manera de honrar a otra persona, así como de mostrarle un respeto total, o un agradecimiento desde lo más profundo del ser. Este término debe ser correctamente utilizado, debido a que no todas las personas son merecedoras de tal respeto y agradecimiento, aunque siempre libera el alma el simple hecho de tener la humildad suficiente para agradecer a quienes no lo merezcan, con tal de recibir la paz interna.

Deja un comentario