Cosas que te están quitando tu energía

Cada ser humano tiene una energía asignada, es nuestro deber utilizarla de forma adecuada y aprender la forma de no malgastarla sin obtener un beneficio.


  Si sientes que tu energía cada vez es más baja, este artículo es para ti. Tenemos la capacidad de mantenernos tranquilos bajo presión gracias a un conjunto de habilidades como la paciencia, persistencia y, por supuesto, el intelecto.
  Pero, ¿qué pasa cuando hay un desequilibrio? La energía desempeña un papel muy importante en nuestras actividades pero difícilmente se mantiene elevada durante el día.

  Es importante llevar a cabo un plan para ejercer un mejor control, tomando en cuenta el tiempo que le dedicamos a cada una de nuestras actividades, con el fin de ser más eficientes y productivos.
  Se trata de poner en la balanza los aspectos físicos y emocionales para lograr un estado de salud completo.

1. Aléjate de las personas tóxicas

“Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.

  Todos estamos en capacidad de distinguir cuáles son las personas que le aportan cosas positivas a nuestra vida y cuáles son aquellas que nos quieren detener e impedir que nos realicemos como queremos.

2. Paga tus cuentas a tiempo

  No hay nada mejor para nuestra tranquilidad, que saber que no le debemos a nadie y que nadie nos debe nada.
“Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle”.
  Ser responsable con las deudas nos ayuda a estar tranquilos ante las demás personas y con nosotros mismos. Es mejor hacer todo lo que nos sea posible por liberarnos de las deudas y no tener que escondernos o avergonzarnos por no haberlas pagado.

3. Cumple tus promesas

  “Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio”
  Las promesas por pequeñas que sean pueden tener un valor muy significativo para las personas  a las que les prometemos. Cumplir con las promesas nos hace mejores personas tanto a nivel personal como a nivel profesional.

4. Delega aquello que no quieres hacer

  No se trata de evadir nuestras responsabilidades, pero sí de tener conciencia de que en ocasiones lo mejor es darle la labor a alguien que lo puede hacer mejor o que puede tomar tu lugar cuando no te sientes en las mejores condiciones de hacerlo.
  Así mismo, esto nos recuerda que es importante realizar las cosas que son verdaderamente significativas en nuestras vidas.

5. Descansa y actúa

“Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad”.
  Tanto la naturaleza como nuestra vida tiene diferentes ritmos en el día a día y cada uno de nosotros debemos saber cómo actuar ante ello. Muchas veces no parar cuando lo necesitamos puede ser un gran error, y así mismo, no actuar cuando podemos, puede generarnos futuros arrepentimientos.

6. Bota, recoge y organiza

“Tira, levanta y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas”.

Desde las cosas físicas hasta lo espiritual, es muy importante botar aquello que no necesitamos, dejar atrás todo lo que sea pasado y tomar sólo aquellas cosas que nos permiten organizarnos para vivir bien el presente y cumplir nuestros sueños a futuro.

Ir a la fuente

Deja un comentario