Contaminación en Puerto Rico

Los efectos del cambio climático, el descuido ambiental y el huracán María en el ecosistema boricua.

Llevo viviendo en la isla 15 años y nunca la había visto tan destrozada como ahora. Y no ha sido sólo el paso del huracán María, que sucedió hace casi dos años (aunque su destrucción aún no ha sido superada). Hay una serie de acontecimientos que ni el gobierno, ni los medios mencionan y que la gente parece ignorar.

Claro… el paisaje de los que viven en zonas urbanas es el Coliseo, Plaza las Américas… y allí no se ve lo que está pasando.

Voy a referirme a un área específica, pues es donde vivo: el Lago Carite. Mayor reserva de agua potable de la isla. Ubicado a 1800 pies sobre el nivel del agua, lo que lo convierte en el tanque de agua mejor ubicado del ELA. Construido originalmente para producir agua de riego y energía hidroeléctrica, abandonado y condenado por el pillaje, que se hizo cargo de los generadores antes de que alguien les sacara provecho.

Resumiendo y para acortar el drama, el aspecto del lago antes del huracán era este:

Si… algo así como un paraíso…

El Huracán lo arrasó, lo convirtió en ruinas, toda su vegetación quemada, los árboles derribados, incluso palmas y pinos resultaron como si el vendaval hubiera sido de fuego. El Lago cambió de color a marrón-barroso, las orillas se desmoronaron…

Pasados casi dos años, se suman a los desechos del temporal, el abandono y la falta de consciencia, además de “algo” que está “flotando en el aire”,

Un cielo nublado constante, lluvias diarias, hongos que contaminan la vegetación, el bejuco que le ha ganado a los arbustos originales, insectos y contaminación en el aire que dañan los pocos cultivos que subsistían en la zona… plátanos asfixiados, árboles que continúan quemados y sin hojas, el lago exhibiendo una nueva alga babosa que he visto en otros lagos en sudamerica y que acaban con toda la vegetación y fauna lacustre.

Cómo superar esto cuando:

  • No hay consciencia vecinal sobre el problema, ya que la mayoría son visitantes de fin de semana y los residentes son muy pobres.
  • El municipio mantiene en un abandono total la zona, con carreteras destruidas, bordes sin mantenimiento (excepto el que le dan los propios vecinos), sin ningún tipo de asistencia o comunicación.
  • Las compañías telefónicas ofrecen, al mismo precio, un servicio deficiente, la mayoría del tiempo la gente esta incomunicada.
  • El lago se ha llenado de escombros arrastrados por las lluvias.
  • Se carece de actividad comercial y los únicos empleos son las horas de trabajo mal pagas que ofrecen los dueños de propiedades para mantener los jardines o reparar las casas (empleos a los que sólo acceden las personas en capacidad de hacer tareas rudas)

Qué se puede y debe hacer:

  • En principio es desalentador enterarse de los millones de dolares que se asignan “aquí o allí” cuando el problema de esta zona se resuelve con mucho menos.
  • Hay que limpiar (dragar) el lago.
  • Sembrar loto y otras planas acuaticas de orilla para evitar que éstas se sigan desmoronando adentro del lago.
  • Cortar los pinos quemados y reemplazarlos por palma areca y roble, u otro aprobados por Recursos Naturales (hay que darle recursos a Recursos Naturales)
  • Re-asignar la propiedad a Recursos Naturales.
  • Declarar la zona como “reserva” tal como lo está el bosque que la circunda (y que también necesita atención)
  • Repavimentado de rutas vecinales.
  • Generar proyectos agrícola-ganaderos en la zona, ofreciéndole créditos blandos a jóvenes con estudios acordes.
  • Los Bancos por ejemplo… se enriquecen con nuestro dinero y prácticamente no aportan nada. ¿No sería hora de que estos grupos, que se quedan con la mayor parte de la producción de la isla, comenzaran a colaborar en su desarrollo?
  • Los municipios corren a cobrarte licencias apenas pones un negocio, aunque sea un kiosko miserable… es tiempo de que tomen consciencia y desplacen su avaricia: tregua de 3 años para los nuevos negocios, ningún impuesto ni pago de licencia para ellos. Otorguen licencias gratuitas provisorias.

Y para colmo, está ese centro turístico en la ruta 742 Km 2, en ruinas, que podría reactivar completamente la zona, pero en cambio la torna en un pueblo fantasma. ¿Por qué no ayudar al propietario con algún crédito blando para que lo reconstruya?¿O es que alguien esta esperando para ver si se puede quedar con él, de gratis?

¿Y saben qué sucede cuando el gobierno pretende dar la cara al periodismo sobre estos asuntos? Que contratan asesores y contratistas que se enriquecen con los fondos asignados, pero no resuelven nada… y así está toda la isla.

He tratado de concientizar a los locales, pero sus intereses personales y el rechazo que tienen por un vecino extranjero me han sacado de la liga… He hecho lo que está a mi alcance, incluso bajo sus críticas y amenazas, pero es poco.

Qué se puede hacer, ¿ reunir consenso vecinal para que los noticieros nos presten atención? (los dueños de propiedades valiosas temen que se desvaloricen más con la propaganda adversa y los habitantes pobres no quieren problemas). No hay interés político real en la isla. La mentalidad isleña los aisla no sólo de los extranjeros, sino entre ellos mismos…

Asi nos dejan, como única “salida”, el escape a USA…

Deja un comentario