El agua es un elemento esencial para la Tierra, para ti y para todo ser vivo. Muchas tradiciones espirituales han reconocido la importancia que tiene en diferentes culturas. El agua es sinónimo de vida, una fuente de sanación y purificación y un elemento que puede ser intencionado con vibras positivas.

 

Tu cuerpo está compuesto de un 55% a 75% de agua. La bebes para estar hidratado, te bañas para limpiarte y cada una de tus células la necesita para funcionar adecuadamente.

 

Dentro de las tradiciones espirituales el agua es símbolo de purificación, transformación y fertilidad. Muchas culturas la utilizan para diferentes rituales. Tan sólo ponte a pensar cómo te sientes después de un baño: renovado, limpio, con más energía.

 

La intención afecta el agua

La teoría de que el agua tiene memoria postula que puedes afectar su composición. Esta idea fue explorada por el autor japonés Masaru Emoto, quien mantiene que la conciencia tiene un efecto en la estructura molecular. Las bendiciones y oraciones pueden convertirla en algo sumamente sanador para tu mente y cuerpo.

 

Rituales para sanar con agua

Agradece. Mientras tomas el primer vaso de agua por las mañanas, cierra los ojos y siente gratitud. Imagina los océanos, ríos y lluvia. Al beberla, siente toda esa gratitud y permite que te nutra.

 

Pon una intención a tu agua con una oración escrita y un cuarzo.

 

Antes de ir a dormir toma un tiempo, enciende una vela y escribe una afirmación positiva u oración en un pedazo de papel. Toma este papel y colócalo debajo de tu botella o vaso de agua. Imagina que el agua jala todas las vibraciones de esas palabras. Espera al día siguiente y toma el agua.

 

Puedes también añadir un cuarzo rosa, mismo que es símbolo del amor incondicional. Ten cuidado al beberla y saca el cuarzo antes.

 

Foto de portada: Jong Marshes / Unsplash

Zaida Bemanar

La conciencia espiritual es la que nos permite tener un propósito claro, reconocer nuestros dones fundamentales y nuestra misión en la vida. Ella ofrece mirarse a uno mismo y al otro de una manera mucho más significativa que lo puramente psicológico o técnico

Deja un comentario

Deja un comentario