¿Cómo tratar a un narcisista?

El narcisismo es una característica cada vez más común. Se estima que el 6,2% de la población tiene un trastorno narcisista de personalidad pero la cifra es aún mayor si nos referimos únicamente al narcisismo como rasgo de personalidad acentuado. Tratar con un narcisista suele ser muy complicado porque esta persona puede llegar a ser muy egocéntrica, egoísta y manipuladora.
El problema es que el narcisista tiene un sentido exagerado del “yo”, suele ser vanidoso y se cree superior, piensa que los demás deben rendirle pleitesía y se molestará si no lo hacen. Por eso quienes tienen una pareja o una madre narcisista, terminan manteniendo una relación tóxica en la que solo ellos dan y se sacrifican, mientras que el otro solo recibe y pide cada vez más.

¿Cómo reconocer a una persona narcisista?

– Critica constantemente a los demás o los menosprecia porque creen que son inferiores. La persona narcisista cree que es superior a los demás, por lo que devalúa el trabajo y esfuerzo de los otros continuamente para quedar ellos en una posición mejor.
– Piensa que el mundo gira a su alrededor, lo cual se debe a que tienen una perspectiva de la vida demasiado egocéntrica. Esta persona se centra en sus necesidades y deseos, por lo que suele mostrarse bastante insensible con los demás y siempre intentará ser el centro de la atención.
– Al inicio puede parecer encantadora ya que suele tener una personalidad seductora y confiada, la cual atrae a los demás, hasta que descubren que en realidad se trata de una persona muy egoísta.
– Piensa que tiene la verdad en la mano, por lo que a menudo desarrolla una actitud de superioridad intelectual que llega a ser muy incómoda. La persona narcisista cree que lo sabe todo y que el resto se equivoca.
– Asume una actitud intransigente, casi nunca está dispuesta a ceder ante las peticiones y necesidades de los demás, sobre todo si ello implica que tiene que hacer alguna concesión personal. 
– No conoce la palabra “humildad”, de manera que a menudo alimenta metas tan elevadas que colindan con lo irracional.
– Alardea de sí misma, de sus habilidades, profesión o estilo de vida. La persona con una personalidad narcisista se encarga de hacerle ver a los demás que es mejor en todo.
– No acepta las críticas y puede reaccionar de manera muy agresiva puesto que siente que están atacando su ego.
Afortunadamente, los narcisistas “natos” suelen ser fáciles de detectar, aunque también existe lo que podríamos llamar “narcisistas encubiertos”, que a primera vista parecen humildes, inocentes y caritativos. Bajo esa máscara “sensible” se esconde el desprecio y una sensación de superioridad que es mucho más difícil de detectar, de manera que tratar con estos narcisistas suele ser más complicado porque de repente pasará a convertirse en la víctima de la situación.
No obstante, ambos tipos de personalidad narcisista comparten el mismo perfil de maltratador psicológico y su objetivo: disminuir, humillar y sabotear a sus víctimas, quienes terminan sometiéndose a esa violencia psicológica que les discapacita emocionalmente.

¿Cómo tratar a un narcisista sin perder el equilibrio emocional?

Para saber cómo tratar a un narcista es fundamental conocer a fondo sus técnicas de manipulación.
1. Mezcla de humillación, dobles intenciones y lenguaje en clave
Cuando una persona narcisista siente que su inteligencia, logros o apariencia están siendo amenazados, se lanzará sobre el otro sin dudarlo. Su objetivo es bajar a la víctima del pedestal. Puede hacerlo a través de un cumplido seguido de una “bofetada” emocional, o viceversa. Por ejemplo, puede decirnos lo bien que hacemos algo para después señalar lo mal que hacemos otra cosa y hacernos sentir fatal. 
También puede recurrir al sarcasmo o imprimirle un tono condescendiente a su halago, como si en realidad no lo mereciéramos. Obviamente, la crítica siempre irá dirigida a uno de nuestros puntos sensibles. Con esta estrategia, la persona narcisista hace pasar su ataque como una verdad legítima, obligando a la víctima a aprobar y validar su idea. Si no lo hacemos y reaccionamos atacándole, inmediatamente pasará a convertirse en la víctima y nosotros seremos el “malo de la película”.
Esta técnica se conoce como gaslighting y se basa en una serie de juegos mentales sutiles que rozan el terreno de lo ambiguo, para socavar la confianza de la víctima en su propia realidad y sentido de sí mismo. Como resultado de esta estrategia, a menudo la víctima se queda confundida y no entiende muy bien qué ha ocurrido. 
Lo más usual es que intentemos reducir la disonancia cognitiva y la confusión eligiendo “creer” en la versión del narcisista. El problema es que poco a poco esas humillaciones encubiertas, mensajes en clave y comentarios ambiguos se integran en una realidad deformada con la que la persona narcisista domina a su víctima.
¿Cómo tratar con este narcisista?
Mantén tus emociones bajo control. Cuando la persona narcisista te critique, intenta no reaccionar porque cuando más te involucres emocionalmente, más quedarás a su merced pues comprenderá cuál es tu punto débil y no dudará en volver a atacarte por ese frente en el futuro. 
Si la persona narcisista dice algo usando un lenguaje en clave, lanza indirectas o intenta desvirtuar la realidad, pídele que sea más preciso, porque no estás entendiendo lo que quiere decir. De esta manera desarmas su estrategia de sometimiento y humillación indirecta.
2. La labilidad 
Quien tiene una personalidad narcisista hará todo lo posible por humillar a su víctima, pero sin que esta se dé cuenta, al menos al inicio. Para lograrlo recurrirá a todo tipo de estrategias que disimulen su intención de tomar el control y someter. El resultado de esas tácticas de manipulación es que puedes sentir que estás caminando todo el tiempo sobre un terreno minado, lo cual genera una gran tensión.
La persona narcisista puede hacerte un comentario ácido sobre tu forma de ser y al segundo siguiente aliviará el golpe diciendo algo dulce sobre ti. Esa labilidad tiene un objetivo preciso: hacer que te centres en tus comportamientos y “defectos” en vez de analizar los suyos, que son los que representan el verdadero problema. De esta forma terminarás echándote la culpa si la relación va mal.
De hecho, notarás que la persona narcisista cambia bruscamente el tema cuando este cae en su terreno. Cuando le reproches algo dirá frases como: “No voy a discutir contigo” o “No vale la pena seguir hablando“. Lo cierto es que no importa lo que hagas porque el narcisista nunca estará satisfecho y no está dispuesto a asumir la responsabilidad.
¿Cómo tratar con este narcisista?
Es fundamental que te mantengas fiel a lo que piensas y sientes, que observes sus patrones de comportamiento desde una actitud objetiva y desapegada. No te fijes en las palabras sino en su comportamiento. Cuando no te dejas seducir por sus palabras y halagos, te darás cuenta de que su comportamiento es voluble y manipulador.
Si necesitas aclarar algún asunto, no caigas en las discusiones emocionales, apégate a los hechos y no permitas que la persona narcisista se vaya por las ramas. Reencauza la discusión hacia el tema principal. 
3. La visión de túnel
La “visión de túnel” es una estrategia que utiliza la persona narcisista para centrarse en algún detalle irrelevante o que no está relacionado directamente con la cuestión, ya sea para minimizar algo que has logrado o para liberarse de su responsabilidad. Por ejemplo, si acabas de terminar la maestría, el narcisista te felicitará y acto seguido te preguntará cuándo piensas hacer el doctorado.
De esta forma minimiza tus logros y te hace sentir mal, resaltando lo que te falta por lograr o las cosas negativas que tienen lo que ya has logrado. Con esta estrategia el narcista lo que hace es restringir tu campo visual, de manera que te fijes solamente en lo que él resalta. Se trata de una técnica muy sutil que puede llegar a generar una profunda insatisfacción en la víctima, la cual puede llegar a conseguir grandes cosas pero aún así sentirá que no es capaz de nada.
¿Cómo tratar con este narcisista?
No permitas que te arrastre a su visión limitada. Disfruta de lo que has logrado y recalca el esfuerzo y las habilidades necesarias para ello. Aprende a hacer oídos sordos cuando alguien desee minimizar tus logros o hacerte sentir culpable por algo que aún no has alcanzado o que no has hecho de manera “perfecta”.
También puedes desenmascararle, decirle que su crítica te parece excesiva y que no sientes ninguna necesidad de impresionar a los demás. Si le dices que lamentes mucho su opinión pero no la compartes y te sientes satisfecho con lo que has logrado, la persona narcisista comprenderá que no puede manipularte emocionalmente.

¿Cómo ayudar a una persona narcisista?

Por último, recuerda que para tratar con un narcisista sin perder tu equilibrio emocional no es necesario discutir, bastará con que le hagas entender que su opinión y actitudes no pueden hacer mella en ti. Cuando la persona narcisista se dé cuenta de que tienes una autoestima a prueba de balas, dejará de lanzarte dardos envenenados porque, al final, lo único que desea es establecer una relación de dominación emocional, y cuando se percate de que no lo conseguirá, quizá hasta reflexiona sobre su forma de ser y poco a poco comienza a cambiar.

En caso de que sea una persona significativa para ti, puedes intentar abordar el asunto para que comprenda que sus actitudes y comportamientos no son adecuados. Recuerda que en una relación nunca hay un solo culpable ya que las relaciones se construyen entre dos. Por eso, evita atacarle y recriminarle. En vez de eso, explícale cómo sus actitudes y palabras te hieren o te hacen sentir mal. Y dile qué te gustaría que hiciera en su lugar. A veces el narcisismo es una manera de protegerse contra el mundo, que parece hostil, por  lo que para atenuar esos comportamientos solo es necesario mostrarles que les queremos y estimamos pero que existen límites que no se deben traspasar.

COMPARTE

Sigue alimentando tus neuronas

Rincón de la psicología

Deja un comentario