Estar en una relación estable y de largo plazo no es imposible, pero sí requiere de esfuerzo, amor, empatía y conciliación. Tu pareja debería ser tu paz, nunca tu estrés. Y para lograr esto, ambos tienen que poner de su parte. A continuación, te decimos cómo se ven las parejas sanas y duraderas:

No idealizan al otro

Desde luego que las relaciones van madurando y evolucionando con el tiempo. Pero es de suma importancia siempre recordar cómo es el otro y nunca esperar que cambie. No quieras amoldar a tu pareja a tu gusto, más bien déjala ser como quiere ser. Claro que puedes pedirle cosas, solo no exigirle demasiado. Recuerda, una cosa es conciliar para tener al otro feliz, y otra muy diferente es cambiar quién eres. 

Experimentan cosas nuevas

Para aquellas parejas que llevan años juntos, que incluso hasta están casados o tienen hijos, es más sencillo caer en la rutina. Pero romper el ciclo de la monotonía tiene solución. Un ámbito que siempre hay que reinventar es el sexo. Las parejas sanas buscan explorar con cosas nuevas. Por ejemplo, con juguetes para adultos. Estos aumentan la diversión, la emoción, la pasión y el placer. ¡Garantizado!

Tienen buena comunicación

Cualquiera puede constatarlo: la clave para mantener una relación a flote es la comunicación. Y con esto no se refieren a decirse todo, sino a saber decirlo. Las parejas que practican la asertividad son emocionalmente inteligentes. Discuten, claro. Pero saben cómo hacerlo. Por ejemplo, no ofenden al otro, no aplican la ley del hielo, no buscan venganza, no son agresivos, etc. 

Se dicen toda la verdad

La honestidad es otra pieza vital en cualquier relación. Y es que no decir toda la verdad también es una forma de mentir. Descubrir al otro en una mentira puede romper toda la confianza que costó años construir. Y siempre será muy difícil reconstruirla. Por eso, las parejas más felices son las que intentan ser sinceras todo el tiempo.

Pasan tiempo juntos

Podrá parecer algo obvio, pero hay muchas parejas que no hacen tiempo para el otro, ¡incluso cuando están en el mismo lugar! Algo que le funciona a muchas parejas estables es agendar un día a la semana para conectar. Puede ser cocinar, salir al cine o simplemente platicar en casa. La idea es verdaderamente procurar al otro, y por supuesto, ¡apagar el celular! 

No se llevan la cuenta

“Borrón y cuenta nueva” es la frase que mejor describe esta característica de parejas duraderas, ya que estas nunca reclaman cosas que ya quedaron perdonadas y olvidadas. Si quieres tener una relación sana, jamás lleves la cuenta. 

Se admiran mutuamente

La admiración mutua es una de las cosas más determinantes en una relación de largo plazo. Si no admiras al otro, no tiene ningún caso continuar. Desde virtudes hasta talentos, la admiración puede abarcar muchas cosas. Se trata de un elemento que debe existir en toda pareja.

Confían a ciegas

La confianza es cómo la columna vertebral de una relación. Si no está presente, la pareja simple y sencillamente no es sostenible. Confiar es estar seguro de que la otra persona estará ahí para momentos difíciles, que te respetará, que te ayudará y que, también, te hará ver cuando estás mal. Si desconfías, ¡no es ahí!
Las relaciones largas de pareja sí existen, pero como has podido ver, requieren de mucho esfuerzo y dedicación de ambas partes. Si sientes que te falta reforzar alguno de estos puntos, ¡hazlo! Siempre es un buen momento para mejorar.

Ir a la fuente

Zaida Bemanar

La conciencia espiritual es la que nos permite tener un propósito claro, reconocer nuestros dones fundamentales y nuestra misión en la vida. Ella ofrece mirarse a uno mismo y al otro de una manera mucho más significativa que lo puramente psicológico o técnico

Deja un comentario

Deja un comentario