En la actualidad, cada vez son más las personas que viven en lugares pequeños, como departamentos o casas de interés social, debido a la alta concentración de la población, sobre todo en las ciudades más grandes y pobladas.

Al elegir al que será tu perro, es importante considerar el espacio físico y ambiental para que pueda vivir bien y desarrollarse adecuadamente. Una serie de factores deben ser tomados en cuenta para garantizar la calidad de vida y el bienestar de los perros; es fundamental que tengan actividad física para que gasten energía y estimularlos de manera física y mental.

Aunque se suele pensar que para tener a un perro es necesario contar con un espacio muy amplio para que juegue y corra, la realidad es que te las puedes ingeniar para mantenerlo activo y entretenido, incluso en un espacio reducido.

Cuando un perro se acostumbra a su hogar, siente cierta confianza y comodidad, por lo tanto, puede estar más pasivo y no gastar suficiente energía, sobre todo si pasa tiempo solo en casa. Esto puede propiciar algunos comportamientos negativos como: ladrar mucho o aullar con desesperación, destruir lo que encuentre a su alcance, estado de ánimo bajo, perseguir su colita constantemente, correr sin dirección, entre otros. 

Para solucionar este tipo de condición y evitar que presenten estos signos de estrés y ansiedad, es importante tener un ambiente que los estimule y los mantenga activos. Toma nota de las siguientes actividades que puedes realizar con tu perro cuando tu hogar es pequeño

Búsqueda del tesoro: cuando le des de comer, coloca su platito en lugares diferentes y fomenta que lo encuentre, esto hará que la hora de comer se vuelva muy divertida, además de mantenerlo alerta al momento de buscar su alimento.

Objetos con recompensas: puedes comprar estos juguetes o hacerlo tú mismo con algún objeto seguro; introduce trocitos de su comida y haz algunos orificios. Dáselo para jugar. Verás que el olor y el sabor harán que persiga el juguete mientras recibe premios que lo harán feliz. 

Juguetes y más juguetes:  permite que se sienta acompañado con las figuras más divertidas en pelotas o muñecos interactivos, esto hará que tengan un desafío constante de atrapar, correr, jugar y sacudir a sus peluches.

1, 2, 3 por mí:  escóndete, háblale mientras te duchas o desde tu habitación para que te busque, comparte con él cuando cocinas, incluso deja que te acompañe a tirar la basura; recuerda que los pequeños momentos son enormes para ellos.

Paseos y salidas: no olvides sus paseos diarios, pues son especialmente importantes para los perritos que viven en espacios reducidos, para gastar algo de su energía y mantenerse más relajados a lo largo del día. Si tienes la posibilidad de llevarlo los fines de semana a correr o jugar a un espacio abierto y amplio, hazlo, él te lo agradecerá. La actividad física lo mantendrá emocionado y lo dejarán exhausto y listo para pasar la tarde recostado a tu lado.  

“La socialización es muy importante para los perros de cualquier raza y tamaño, debemos propiciar sus paseos al menos una vez al día mientras hace sus necesidades. Una vuelta a la cuadra o una salida de fin de semana a un espacio abierto en donde pueda convivir con la naturaleza hará que se distraiga y conviva con otros caninos, situación que lo llevará a sentirse muy activo y feliz”, indicó Esther Charles, Médico Veterinario para Cesar en MARS PetCare México.

Un perro en casa es significado de la mejor compañía, sin embargo, es fundamental tener conciencia del compromiso al decidir hacerlo parte de la familia, pues además de alimentarlo es importante considerar que hay varias otras necesidades que deben ser satisfechas. 

Foto de portada: Freepik

Zaida Bemanar

La conciencia espiritual es la que nos permite tener un propósito claro, reconocer nuestros dones fundamentales y nuestra misión en la vida. Ella ofrece mirarse a uno mismo y al otro de una manera mucho más significativa que lo puramente psicológico o técnico

Deja un comentario

Deja un comentario