Cómo era el Trabajo y la Profesiones en el Tiempo de Jesús

Advertisement

¿Cómo se ganaban la vida los judíos en el tiempo de Jesús?

¿Qué profesiones había? ¿Y cómo eran valoradas?

¿Quiénes eran los trabajadores y los empresarios?

Esto es parte de una serie “La vida de los judíos en tiempos de Jesús”, que estamos haciendo.

Y que ya tiene estos capítulos:

La población de la zona de Israel era algo más de medio millón de personas en la época de Jesús.

Alrededor de 18 mil eran sacerdotes y levitas.

Jerusalén tenía algo más de 50 mil habitantes y durante las principales fiestas ese número se triplicaba.

La forma en que la gente se ganaba la vida dependía de donde vivía.

Algunas personas eran nómadas y tenían ovejas y cabras, y viajaban de un lugar a otro.

Otros vivían establecidos cultivando la tierra.

Y otros vivían en ciudades trabajando como artesanos, en labores domésticas o para el gobierno.

Pero los trabajos centrales eran la agricultura y el pastoreo.

 

EL TRABAJO EN EL CAMPO

El suelo de la zona muchas veces era rocoso y necesitaba ser despejado de piedras.

Y muchas veces, como el terreno era escarpado, los judíos hacían terrazas en la tierra, lo que ayudaba a la productividad.

También se trabajaba cavando zanjas para el riego.

El estiércol de los animales se usaba para fertilizantes.

Araban la tierra, sembraban, cosechaban y trasladaban el grano o los frutos de la tierra a las ciudades, cuando las explotaciones eran razonablemente grandes.

Las explotaciones familiares eran trabajadas por la unidad familiar.

Pero había más grandes que requerían el uso de personal externo.

En esos casos, los grupos familiares propietarios de las explotaciones empleaban trabajadores de campo, contratados para momentos en particulares.

Algo innovador de los israelitas fue el año sabático que, cada 7 años no plantaban, dejaban descansar la tierra, lo que tenía el efecto práctico de aumentar la fertilidad.

Hay razones para pensar que podrían haber practicado la rotación de los cultivos, mejorando aún más la productividad.

Esta forma ordenada de trabajar seis días a la semana, el año sabático y rotar los cultivos, estaba fundamentada desde un punto de vista religioso, en el plan de Dios para el bien de la creación.

Ellos pensaban que una gran cosecha dependía de cómo el pueblo israelita obedeciera los mandamientos de Dios.

 

LOS AGRICULTORES

Cuando los israelitas llegaron de su cautiverio en Egipto, la agricultura se convirtió en la forma más importante de ganarse la vida.

El cultivo más importante eran los granos, para hacer pan, como trigo y cebada.

Pero también desde tiempos inmemoriales en la zona se cultivaba lentejas y guisantes.

La temporada de lluvias en la zona era corta y los israelitas aprendieron a cultivar de acuerdo a su ciclo anual, y ajustando los cultivos a los diferentes tipos de tierra y suelo.

Y con el tiempo eso les ayudó a cultivar fruta, como melones, higos, dátiles, uvas, aceitunas.

Temprano en la mañana, salvo los sábados, los agricultores caminaban para llegar a sus explotaciones  que eran viñedos, plantaciones de trigo, cebada, olivares.

A veces las parcelas estaban en áreas diferentes, por lo que les llevaba mucho tiempo de camino.

En los períodos más intensos de trabajo vivían allí en tiendas rudimentarias, especialmente cuando los campos estaban lejos.

Pero siempre volvían el viernes a su casa para observar el sábado.

Utilizaban las azadas y los rastrillos para el trabajo. Y en las parcelas más grandes se araba con bueyes o burros.

Se araba la tierra normalmente en octubre. Pero algunas requerían arar en marzo. Y el grano era cosechado generalmente en abril.

Las uvas se cultivaban tanto en explotaciones familiares como en viñedos comerciales, que tenían vigilancia y cercado perimetral.

No se hacía la poda como la conocemos hoy. Y el trabajo fuerte en el viñedo era en la época de la cosecha, cuando la gente acampaba dentro de los viñedos.

Los recolectores iban adelante con cuchillo cortando los racimos y otros detrás con las cestas.

Una parte pequeña de la cosecha era para alimentación, pero la mayoría era convertida en vino en las aldeas y ciudades.

Los olivos eran golpeados dos veces al año con palos largos y las aceitunas que se recogían en su mayoría eran llevadas a la prensa para hacer aceite de oliva.

También se cultivaban higos y otras frutas.

 

LOS PASTORES

En ese tiempo la mayoría de las tierras no cultivadas se destinaban al pastoreo.

Y como el suelo era rocoso crecían las gramíneas en abundancia entre medio.

Por lo tanto los pastores vivían en las zonas periféricas y tenían poca escolaridad y refinamientos, comparado con los que vivían en pueblos o aldeas.

Por eso en general eran despreciados.

La vida del pastor era dura porque podían cuidar hasta 1000 ovejas o cabras.

Tenían que luchar contra los depredadores, cuidar a sus ovejas enfermas, a las preñadas y a los corderos recién nacidos.

En la parte principal del año los campos eran bastante calurosos durante el día y bastante fríos por la noche, por lo que los pastores debían juntar sus ovejas en áreas cercadas que se llaman rediles, para dormir.

A menudo dormían cerca de su rebaño para protegerlo.

Los rediles podían ser de muro de piedra o cercas naturales o cuevas.

Los pastores usaban una vara para contar sus animales que llevaban al redil.

Y por la mañana cada pastor llamaba a sus ovejas con un sonido penetrante que las ovejas reconocían como la Voz del pastor y sólo seguían a él.

Y sólo durante los meses fríos de invierno estaban cerca de su casa.

Al principio estos pastores eran nómadas que vivían en tiendas y se movían de un lugar a otro para buscar comida y agua.

Comían la carne, tomaban la leche de sus animales y usaban la lana y las pieles para hacer ropa o incluso las tiendas en las que vivían.

Más cerca de la época de Jesús algunos pastores vivían en aldeas o cerca de ellas.

Y se les daba la posibilidad de dejar sus rebaños en los pastos cercanos.

Con lo que los propietarios de tierra contrataban a algunos de ellos para cosechar sus campos.

Las herramientas y armas del pastor eran una vara un bastón y una onda.

 

LOS PESCADORES

En la época del Antiguo Testamento la pesca no era un alimento importante o daba ingresos importantes al pueblo de Israel, ya que era controlado por los filisteos

La zona de pesca generalmente eran el lago de Galilea y el río Jordán; ambos de agua dulce.

Y los israelitas tenían la limitación de que no podían comer pescado que careciera de aletas y escamas.

Pero pareciera que en las épocas de Jesús la industria pesquera fue más próspera.

Esto se indica en que cuándo Jesús llamó a Juan y Santiago como sus discípulos, ellos  dejaron el negocio de la pesca a cargo de su padre y los jornaleros.

La pesca proporcionaba una parte importante de la dieta judía en tiempos de Jesús y por eso se consideraba honorable.

Muchos de los pueblos que rodeaban el mar de Galilea generaron industrias de pesca.

Dos ciudades estaban relacionadas con ella, Bethsaida que quiere decir la pescadilla, y Magdala que quiere decir torre de pescado o pescado seco.

La pesca se hacía con redes.

Ya sea en la modalidad de retiro, equipadas las redes con plomadas y boyas, que eran arrojadas encima de los cardúmenes.

O la pesca de arrastre, en que la red era arrastrada por un barco o también en la modalidad que una parte de la red quedara afirmada sobre la costa, mientras la embarcación hacía un semicírculo en el mar volviendo a la orilla.

Cuando los peces serán capturados tenían que ser ordenados porque tenían diferente valor, y además los judíos no podían comer peces sin escamas, por lo que eran lanzados de nuevo al agua.

Las redes eran costosas y requerían mucho mantenimiento.

Los barcos en general eran grandes y anchos, y los pescadores necesitaban ser robustos para soportar el viento del mar de Galilea.

Además se requería coraje y firmeza, así como paciencia.

 

TRABAJADORES DOMÉSTICOS

En general eran las mujeres las que hacían el trabajo, salvo en los hogares más pudientes que tenían servidumbre.

Casi todos los días las amas de casa molían los granos, por lo que el sonido de la piedra del molino era común en los hogares judíos.

Una vez que el grano era molido se podía conservar o si no se preparaba la masa, se amasaba y se hacía el leudado.

Luego se cocinaba en un pequeño horno o en un pozo propio, aunque algunas ciudades pequeñas tenían un horno común.

La ropa era casera también en gran medida.

En los hogares las mujeres prensaban las aceitunas para hacer aceite hacían quesos, salaban la carne y hacían otros tipos de conservas.

 

LOS ARTESANOS

Los artesanos crecieron en la medida que los israelitas se establecieron más en ciudades.

Algunos hombres y mujeres se convirtieron en trabajadores calificados  y luego en artesanos que trabajaba muy a menudo en su casa.

Muchas veces la profesión era hereditaria porque los padres les enseñaban las habilidades a sus hijos. Como el caso de Jesús.

Los artesanos eran un grupo muy respetado, que en esas épocas se empezaron a formar agrupaciones profesionales.

Hay más de dos docenas de oficios mencionados en la escritura.

Entre los que se mencionan están los que trabajaban en piedra y los carpinteros.

Los que hacían hilados, teñían las telas y los sastres.

Curtidores, talabarteros, herreros, alfareros.

Los curtidores y los herreros solían vivir en las afueras de la ciudad por el tipo de trabajo maloliente o que generaba mucho humo.

Los herreros hacían y reparaban espadas, arados, hachas, martillos.

Los talabarteros hacían cinturones, sandalias, sillas de montar.

Los alfareros hacían artículos para el hogar, tarros para almacenar granos, lámparas de aceite.

Los orfebres hacían joyas y eran muy apreciados, porque la gente de esa época usaba más joyas que hoy.

Estos artesanos llevaban símbolos identificatorios en su ropa, salvo los sábados que los dejaban en su casa.

Los carpinteros se pegaban astillas de madera detrás de las orejas, los sastres tenían agujas en sus túnicas y los tintoreros usaban telas de colores.

La Biblia dice que Jesús creció ayudando a José que era carpintero. Mientras que el apóstol Pablo aparentemente tenía el oficio de hacer tiendas.

Los constructores más importantes de las ciudades eran los canteros o albañiles y los carpinteros.

La cantería era más común en aquella época que el trabajo con la madera, porque ésta era más rara aunque más valiosa.

Muchas de las cosas que se construyen hoy en madera, en aquella época se construían en piedra.

El carpintero hacía los techos y los mantenía, las puertas, los dinteles, los estantes, las mesas y los armarios de las casas.

También las escaleras, ruedas y yugo para animales, y algunos otros instrumentos de granja.

La mayoría de ellos iban a los bosques a elegir la madera.

 

OTRAS OCUPACIONES

Dentro de las otras ocupaciones estaban los trabajadores no calificados, los sirvientes, los que hacían trabajo militar y gubernamental, y los sacerdotes.

Los trabajadores no calificados en general eran pobres y hacían trabajos difíciles, como la minería, cavar pozos, construir carreteras, limpiar calles, conducir camellos, cargar y descargar mercadería etc.

Había otros trabajadores como bailarines, músicos, actores e incluso los dolientes profesionales, que eran pagados para llorar durante las procesiones fúnebres.

Pero también estaba los comerciantes que compraban y vendían todo tipo de artículos, llevándolos de pueblo en pueblo, vendiéndolos en los mercados.

Algunos comerciantes ricos tenían barcos grandes y cantidades de camellos.

Muchas personas libres y esclavas proporcionaban servicios personales como trabajadores.

Los sirvientes podrían trabajar como cocineros, mucamas, cuidadores o tutores de niños.

Igual que ahora, los trabajadores domésticos leales eran altamente valorados.

También estaban las parteras, los médicos, los posaderos e incluso las prostitutas.

La Biblia no siempre es clara cuando habla de los sirvientes, si eran esclavos o contratados.

La esclavitud era bastante común en esa época y algunos llegaban a ella para pagar deudas o porque eran muy pobres. Y en otros casos eran esclavos por ser prisioneros de guerra.

La mayoría de los esclavos realizaba tareas domésticas o manuales en el campo.

En la Biblia se habla de que los esclavos debían ser tratados con justicia y sin crueldad, y habla del término en que la esclavitud llega a su fin.

También estaban los que hacían trabajos militares y gubernamentales.

En la parte superior estaba los diplomáticos, senadores, gobernadores, consejeros, intérpretes.

Y en la rama militar estaban los oficiales que organizaban la milicia.

Pero también el gobierno necesitaba trabajadores como recaudadores de impuestos, cuidadores de los registros y secretarios y abogados.

E incluso consejeros astrólogos o adivinos.

Otra profesión eran los escribientes porque muy poca gente sabía escribir en aquella época.

Había otros que eran siervos especiales de Dios.

De acuerdo a la ley de Moisés los miembros de la tribu de Leví debían trabajar como sacerdotes.

No se les daba su propia tierra, pero se les permitía reservar una porción de los sacrificios para ellos.

Un sumo sacerdote era el que dirigía el templo, auxiliado por otros sacerdotes, porteros y trabajadores del templo.

La mayoría de las ciudades tenían sus propios templos y contrataban sacerdotes y trabajadores para el templo.

Además el templo requería algunas profesiones como artesanos, arquitectos, constructores, orfebres, escultores para construir y decorar los santuarios.

En el tiempo de Jesús también estaban los escribas y los fariseos que ganaban el dinero como maestros de la ley.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

La entrada Cómo era el Trabajo y la Profesiones en el Tiempo de Jesús aparece primero en Foros de la Virgen María.

Zacarias Perdomo

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.

Categorias

Síguenos