Cómo Dios se nos Revela, Poco a Poco

Dios diseñó el mundo para que nuestra alegría más grande sea la cercanía a Él.

Pero esta emoción no se encuentra inmediatamente.

Tiene que ser buscada y descifrada.

Entre las distintas capas de prejuicios, ilusiones y racionalizaciones que hemos acumulado.

Tiene que aprenderse cómo disponernos para ‘ver’ a Dios.

madre teresa con bebe

Se dice que vemos a Dios sólo cuando Él pasa, por la estela que deja, como los buques en el mar; vemos solamente su espalda.
.
Y Soren Kierkegaard agrega que “La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás; pero debe ser vivida hacia delante”.

Es en este mirar a la estela que dejamos y en las gratificaciones que sentimos yendo hacia adelante, que podemos descubrir la alegría de Dios de formas cada vez más continua en nuestra vida.

DIOS DISEÑÓ EL MUNDO PARA NUESTRA ALEGRÍA

No importa lo que busques en la vida, no importa cuánto dinero tengas, no importa el lujo, nunca obtendrá más placer que levantando simplemente el corazón a Dios.

Piensa en eso: el acto básico de la adoración es la fuente de mayor alegría. ¡Y es gratis!

Cuando buscamos a Dios – cuando lo amamos, cuando lo adoramos – Él nos atrae por encima de todas las circunstancias físicas.

No importa lo que puedas estar pasando (el dolor, la depresión, preocupaciones), si alabas a Dios,
.
Él le llevará a la alegría.
.
Eso es porque la alabanza nos acerca a Él, y no hay alegría como la alegría de conocer al Señor.
.
Él envía gracias que pueden desafiar completamente nuestras circunstancias.

Él trae alegría, donde, según los estándares del mundo, debería haber depresión.

En aquellos en la pobreza. En aquellos que están solos. En los que tienen cáncer. Ellos encuentran la felicidad en Dios.

Lo contrario es cierto para los que ignoran a Dios y por lo tanto se ponen a distancia.

Mira a tu alrededor y verás muchos de los ricos con miradas sombrías.

No importa lo que logran en la tierra, si no tienen una cercanía a Dios, nunca encontrarán la verdadera alegría.

Mientras tanto, los que aman al Señor tienen el resplandor del bienestar.

Para acercarnos le debemos amar y tratar de hacer su voluntad, ser lo que había planeado para nosotros.

Debemos buscarlo a Él en todo. Luego viene una alegría que es indescriptible.

Puedes comprar un yate o un Mercedes – puedes casarte bien, puedes ser la persona más poderosa de la tierra – pero si no tienes a Dios no has experimentado la verdadera felicidad.

Has perdido ese júbilo trascendental, en que la alegría inefable pone una sonrisa en los rostros de tantos santos que parecían muy pobres al mundo.

¡Recuerda la sonrisa en la cara de la Madre Teresa!

Cuando oramos, nos acercamos a Dios, y Él nos concede sentimientos que no se pueden lograr de otra forma.

Pero hay que experimentarlo para sentir que es así, y para experimentarlo hay que superar las barreras, una a una para llegar al conocimiento de Dios, y este es un proceso, que se va profundizando a través de toda la vida.

Veamos cómo se procesa este aprendizaje activo.

Jean Amery

CÓMO SE PRODUCE EL PROCESO DE CONOCIMIENTO Y ACERCAMIENTO A DIOS

Nuestro conocimiento de las cosas no toma forma instantánea; se filtra lentamente como la melaza.

La verdad amanece en nosotros sólo gradualmente, e incluso entonces sólo con gran esfuerzo y atención. 

El conocimiento en este estado imperfecto deja un rastro falible que llamamos memoria.

Hay dificultades que vienen con tal memoria falible.

Nos olvidamos nombres de las personas, contraseñas, y donde colocamos nuestras llaves.

Trágicamente, algunos de nosotros vivimos nuestras vidas distraídos por detalles tan lastimosamente pequeños que algunos incluso se olvidan sus bebés en la guardería, o los dejan en el interior de sus coches, mientras charlan sobre el clima sin pensar.

Pero a pesar de las dificultades nuestro estado es de bendición.

Obtenemos dignidad a través de nuestra experiencia y llegamos a la certeza sobre la vida en nuestros propios términos. 

Nuestra posición en la vida es un estado de no saber todo de una vez, sino de descubrir por nosotros mismos qué es real en nuestro propio tiempo.

En todo esto podemos descubrir una gran sorpresa: debido a que se desarrolla con el tiempo, y porque está constantemente enriquecida por el nuevo aprendizaje, la memoria tiene el poder de aumentar la verdad  a través del tiempo.

El significado puede ser aclarado más tarde

Lo que pensábamos que sabíamos ayer puede resurgir hoy con mayor claridad, mostrándonos que realmente no sabemos toda la verdad después de todo.

Si somos pacientes, y estamos dispuestos a dejar que las cosas vengan poco a poco, podemos encontrar la paz y la alegría que hemos estado buscando.

Podemos vernos a nosotros mismos a partir de un punto de vista completamente nuevo.

Con franqueza, este es uno de los verdaderos consuelos de envejecer.

Esta verdad es siempre liberadora; siempre elimina las cargas que llevamos.

Podemos llegar a ver nuestras vidas de manera diferente, y ver una mano trabajando que no sabíamos estaba allí.

San Agustín dedica varios capítulos finales en sus Confesiones a las discusiones sobre la filosofía y el misterio de la memoria.

Estas son algunas de sus páginas más difíciles, pero también más importantes.

Él se vio a si mismo escribiendo las Confesiones como un hombre llegando a un acuerdo con la historia de su vida, y viendo la verdad trazada en la memoria a través de la luz de la fe que él ganó como adulto.

Considerando que lo que había visto con anterioridad en su vida fue a través del lente del auto-engaño y la falsedad, ahora ve una serie completamente diferente de hechos.

salida del sol sobre el campo fondo

Mientras que él se enorgullecía de ser una superestrella académica que obtuvo su ascenso meteórico en la política romana, el mismo se ve en las Confesiones como corrigiendo no sólo esta interpretación errónea, sino los mismos acontecimientos.

Él es re-autor de sí mismo en espíritu y en verdad.

Lo que él relata como la estructura de su vida poseía mayor verdad hoy en día que lo que él pensaba en el pasado.

Su conversión no se produjo de una vez.

San Agustín tuvo un profundo despertar personal pero tardó más de una década, tal vez más, para que se filtrara por completo a su vida.

El Beato Cardenal Newman creía que había un significado espiritual en la brecha de tiempo que transcurre entre la experiencia y la comprensión verdadera.

Dios nos revela su verdad no inmediatamente, sino a largo del tiempo y después de que los acontecimientos suceden; él revela la verdad en nuestra memoria.

El Éxodo 33: 20-23 relata:

“Y agregó Yavé: «Pero mi cara no la podrás ver, porque no puede verme el hombre y seguir viviendo.

Mira este lugar junto a mí.

Te vas a quedar de pie sobre la roca y, al pasar mi Gloria, te pondré en el hueco de la roca y te cubriré con mi mano hasta que yo haya pasado.

Después sacaré mi mano y tú entonces verás mis espaldas; pero mi cara no se puede ver»”.

Newman vio esto como una expresión de una poderosa ley  espiritual.

Justo cuando pensamos que hemos “visto”, nuestro entendimiento nos lleva a comprender lo que realmente ocurrió.

En Lucas 24: 1-32 oímos hablar de la aparición de Cristo en el camino de Emaús.

Después que Jesús había desaparecido de su vista, después del paso del tiempo, sólo entonces los discípulos se preguntan uno a otro si no había sucedido algo importante.

“¿No ardía nuestro corazón cuando nos interpretó las Escrituras?”.

El conocimiento lleva tiempo, a menudo no sabemos exactamente lo que sucedió en una situación hasta que nos volvemos hacia atrás y reflexionamos sobre ella.

Hay un tremendo consuelo en esto.

Parte de vivir la vida cristiana no es desear que esto se vaya, sino más bien adaptarse a esta ley de la experiencia.

No estamos hechos para conseguir todo de una vez. 

Dios quiere que confiemos en Él.

No te preocupes por los “expertos” que saben todo y te hacen sentir como un conductor lento.

Todos tenemos que acostumbrarnos a aceptar que gran parte de nuestros conocimientos y nuestras vidas permanecen abiertos debido a que nuestra historia no es del todo comprendida porque está fluyendo.

Hay una gran dignidad en esto.

Mediante este proceso es que la alegría de estar con Dios va aumentando en nosotros.
.
Pasamos de sentir una alegría esporádica a una más frecuente en la medida que se afianza nuestra confianza en Él y tenemos más experiencias de ‘verlo’.

Veamos un pequeño listado de las cosas y las formas en que podemos conocer a Dios.

PEQUEÑO REPERTORIO PARA CONOCER A DIOS

Conocer a Jesucristo que es Dios pero encarnado humanamente.

Conocer a la Iglesia que es el cuerpo de Cristo.

Conocer la Biblia, que es el libro guía de la iglesia porque es la palabra de Dios.

Conocer la naturaleza porque ahí está la obra de Dios.

El arte revela a Dios porque muestra la belleza de la creación.

La conciencia expresa la voz de Dios a través de la verdad la belleza y la bondad.

La razón nos permite conocer a Dios con argumentos filosóficos.

La experiencia personal y nuestra historia nos puede revelar a Dios viendo la guía de la divina providencia.

Y la experiencia del pueblo en la historia muestra el camino que Dios ha trazado.

Los santos revelan la imagen de Dios y son como unos pequeños espejos de Nuestro Señor

Al hacer la voluntad de Dios diariamente, Dios se nos revelará más.

En oración y en adoración  nosotros encontramos a Dios .

En los demás, especialmente en los más necesitados, también encontramos a Dios.

Deja un comentario