Cómo diferenciar un infarto de un ataque de ansiedad

Aunque ambas dolencias requieren una atención urgente y su sintomatología habitual es muy parecida, resulta de suma importancia saber distinguir entre un ataque de pánico y un infarto al corazón o cualquier otro problema cardíaco. Y es que muchas personas no acuden a urgencias pensando que el origen de este asalto es la ansiedad y el estrés al que están sometidas, poniendo en riesgo su vida.

Lo mismo ocurre en el caso contrario, solicitar atención médica sin saber realmente el origen del problema ralentiza el tratamiento y aumenta las posibilidades de sufrir graves secuelas. Una situación que se repite más de lo que debería. Por eso, ya es hora de que conozcas las diferencias principales entre ambos diagnósticos.

Cómo reconocer un infarto

Un ataque al corazón es la respuesta del organismo a la formación de un coágulo en la arteria coronaria, responsable de asegurar el suministro de sangre y oxígeno al corazón. Este bloqueo provoca unos latidos cardíacos irregulares y la disminución del bombeo del corazón, así como pequeños síntomas como una sudoración fría, vómitos, sensación de picazón en el brazo izquierdo, molestias en la mandíbula y, por supuesto, un dolor opresivo en la zona central del pecho.

¿Y un ataque de ansiedad?

Como bien es sabido, esta sensación de pánico y nerviosismo extrema surge ante la aparición de situaciones que el individuo considera incapaces de superar o pensamientos de índole catastrofista. Ambas fuentes desencadenan todo un abanico de síntomas como palpitaciones, opresión en el pecho, sensación de ahogo, escalofríos, náuseas, mareos e incluso desmayos.

Cómo puedes comprobar, dichos signos pueden confundirse perfectamente con los de un ataque al corazón. Entonces, ¿en qué aspectos debes fijarte para distinguir ambas afecciones?

Infarto al corazón

Diferencias entre un infarto y un ataque de pánico

  • Localización e intensidad. Como hemos visto anteriormente, cuando tienes un infarto, surge un dolor opresivo que se centra en el pecho, pero también en el cuello y el brazo izquierdo. En cambio, con los ataques de ansiedad, este dolor puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y es más punzante.
  • Duración. Los infartos duran varios minutos, de hecho, el dolor puede incluso incrementarse con el tiempo; mientras que los ataques de ansiedad suelen durar entre 5 y 10 minutos.
  • El dolor no varía. Cuando sufres un ataque de pánico, es habitual que los síntomas se reduzcan al hacer ejercicios de respiración, comer algún alimento o simplemente salir a dar un paseo. Algo que no sucede si sufres un ataque al corazón, no hay nada que pueda aliviar este dolor.Ads by Kiosked
  • Controlar tus sentimientos. Una de las características de los ataques de ansiedad es que el individuo se siente incapaz de controlar su estado psicológico y anímico, creyendo incluso que va a volverse loco. Un síntoma que brilla por su ausencia en el otro caso descrito.

Deja un comentario