El ser humano comienza a aprender desde el momento en que nace e interactúa con sus padres, su familia y su entorno. Poco a poco aprende a realizar diversas actividades y así comienza a convertirse en un ser seguro. Pero ese sentido de confianza debe fomentarse a medida que crece y debe enfrentar mayores desafíos.

 

¿Cómo pueden hacer los padres para que sus hijos tengan un sano sentido de confianza en sí mismos? De acuerdo con la doctora Roseanne Lesack, psicóloga infantil certificada por la Universidad Nova Southeastern de Florida, los siguientes hábitos de los padres pueden ayudar a crear una autoconfianza fuerte en los hijos. 

 

Reconocer los logros de los niños

Los padres siempre deben felicitar y elogiar a los niños por sus esfuerzos y logros, por pequeños que éstos parezcan. Y más allá de que no obtengan una calificación perfecta en la escuela o no ganen el concurso o el partido de futbol, su esfuerzo y su desempeño deben ser reconocidos siempre.

 

Los niños deberían poder decir: “Tengo confianza en estas áreas, porque he trabajado duro; he practicado mucho y realmente quiero ser bueno en esto”. Si los padres no fomentan ni enfatizan esto, los niños podrían olvidar lo que valen si fallan en un examen de matemáticas a pesar de sus mejores esfuerzos, lo que puede conducir a una crisis de confianza en sí mismos.

 

Felicitarse a sí mismos delante de sus hijos

Los niños que poseen una autoestima y autoconfianza saludables provienen de hogares donde los padres también tienen dichas cualidades, ya que lo aprenden de ellos a través de su comportamiento y sus actitudes. 

 

Así que no tengas vergüenza de hablar sobre tus cualidades, habilidades y éxitos personales delante de tus hijos; además, felicita a tu pareja cuando logre algo y elógiala cuando se esfuerce

 

Es importante y necesario que los padres hablen sobre sus propios logros y se enorgullezcan de ellos. Lesack dice que cuando los padres modelan el diálogo interno positivo, los niños absorben ese sentido de confianza en sí mismos.

 

Felicitar a los niños por sus habilidades

Los padres que quieren criar hijos que tengan un sano sentido de confianza los felicitan por cosas específicas que hicieron bien, sea en el ámbito que sea: aprender algo nuevo en la escuela, esforzarse o tener un logro en los deportes, hacer un dibujo, anotar un gol, terminar un proyecto, etcétera. 

 

De esta manera, los padres ayudan a sus hijos a identificar y reconocer sus habilidades y les dan las herramientas para hablar sobre sus propias fortalezas con especificidad.

 

Mostrar honestidad sobre las debilidades de los niños

Los padres que quieren criar hijos seguros de sí mismos y mantener un equilibrio que evite que lleguen al extremo de la arrogancia, deben ser honestos con ellos sobre los aspectos en los que necesitan esforzarse más. 

 

Es decir, así como se reconocen y enaltecen los logros y las fortalezas, también es necesario enseñar a identificar y aceptar las debilidades y aquellos aspectos que requieren un esfuerzo adicional. Los niños necesitan saber que no en todo serán los mejores, que hay áreas en las que deberán esforzarse más que sus compañeros.

 

Sin embargo, no se trata de decir cosas como «¡Eres malo en matemáticas!» o «Tal deporte no es para ti», ya que eso podría convertirse en una profecía autocumplida. Entonces, se pueden decir cosas como: «Algunas personas necesitan practicar más y trabajar más duro en matemáticas, y eso está bien» o «Si te esfuerzas y practicas lo suficiente, puedes mejorar en ese deporte que te gusta». 

 

«Los niños también necesitan saber lo que no saben. No siempre quieres que tu hijo tenga confianza. De hecho, quieres lo contrario. Porque no quieres que sean engreídos», señala Lesack. 

 

Vincular el éxito con el trabajo en equipo

Por muy bien que los niños hagan las cosas, no se debe dejar que crean que ellos y sólo ellos fueron la razón por la que ganaron el juego de futbol o el torneo escolar, o por la que cualquier otra actividad que implica el trabajo en equipo salió bien. 

 

Al felicitar los momentos estelares de los niños dentro de actividades grupales, es importante destacar también el esfuerzo de sus compañeros y lo bien que lo hicieron. Por otro lado, los padres también deben animar a sus hijos a felicitar a los demás por sus esfuerzos. 

 

De acuerdo con la doctora Lesack, los padres deben asegurarse de que los niños sepan que su propio éxito no ocurre en el vacío, y que sin la ayuda de sus amigos o compañeros, quizás ese logro no hubiera sido posible

 

Esto enseña al mismo tiempo a reconocer los propios logros, los de los demás, a ser humilde y a valorar el compañerismo y el trabajo en equipo.

 

Con información de Fatherly

 

Imagen de portada: Stories / Freepik

Zaida Bemanar

La conciencia espiritual es la que nos permite tener un propósito claro, reconocer nuestros dones fundamentales y nuestra misión en la vida. Ella ofrece mirarse a uno mismo y al otro de una manera mucho más significativa que lo puramente psicológico o técnico

Deja un comentario

Deja un comentario