El Síndrome de Burnout lo puede padecer cualquier persona en cualquier momento de su vida. Solo debe sentirse “quemado” respecto a la vida que lleva, ya sea en el trabajo, en la maternidad… el cansancio, el agotamiento físico y emocional, el dormir mal… todo se junta para crear el Síndrome de Burnout, pero si no se combate puede hacer que la persona caiga en una profunda depresión.

Las personas comienzan a padecer este síndrome casi sin darse cuenta… se queman cuando sienten que ponen más de su parte de lo que reciben de la vida, ya sea del trabajo, la maternidad o cualquier otro aspecto de la vida. Puede ocurrir también cuando un trabajo no es gratificante o cuando no te cuidas lo suficiente en cualquier aspecto de tu vida. Hay personas que llegan a desmayarse del agotamiento extremo que experimentan.

No hay compensación en este cansancio, si no más bien solo habrán consecuencias negativas. Todas las personas del mundo necesitan cuidarse para evitar caer en este síndrome que solo les sepultará todas las energías. El estrés a veces ayuda, pero cuando es demasiado, solo hará que sientas agotamiento, ansiedad y nervios que no te servirán en nada. Antes de saber cómo combatir el Síndrome de Burnout, es necesario que sepas cómo identificarlo para saber si es lo que te sucede a ti… o no.

Señales de que tienes el Síndrome de Burnout en tu vida

  • Tienes dificultades en tu trabajo y en tu vida privada. Las relaciones interpersonales ya no son lo que eran. No interactúas igual con las personas que tienes a tu alrededor a causa del estrés. Son tus relaciones las que sufren lo que te ocurre y cuando sientes estrés puedes criticar a otros sin darte cuenta, perder la calma e incluso, crear conflictos innecesarios.
  • Tienes problemas de salud. Este síndrome hará que tu salud se resienta por culpa de tu agotamiento físico y mental. Puedes tener dolor de espalda, contracturas musculares, depresión, problemas de corazón, obesidad o simplemente te has dado cuenta que te enfermas con mayor asiduidad que antes. El agotamiento afecta a tu salud, siempre.

sindrome de burnout

  • Dificultades cognitivas. El estrés afecta la corteza prefrontal, la parte del cerebro responsable de la función ejecutiva. La función ejecutiva afecta a tu memoria, habilidades de toma de decisiones, control emocional y concentración. Cuando te das cuenta de que estás cometiendo errores tontos, olvidando cosas importantes, teniendo arrebatos de emociones intensas o tomando malas decisiones, es probable que estés agotado.
  • Te quemas por todo o te llevas el trabajo a casa contigo. ¿Conoces esa sensación repugnante cuando estás acostado en la cama pensando en todo el trabajo que no hiciste y esperando no perderte algo importante? Cuando no puedes dejar de pensar en el trabajo o en lo que te incomoda cuando estás en casa, es una fuerte señal de que te estás agotando.
  • Sientes fatiga intensa. El agotamiento a menudo conduce al agotamiento debido a la carga que el estrés tiene en tu mente y cuerpo. Los rasgos distintivos de la fatiga por agotamiento son despertarse sin energía después de una buena noche de sueño, beber grandes cantidades de cafeína para pasar el día o tener problemas para mantenerse despierto en el trabajo o en tus quehaceres diarios.
  • Tienes demasiada negatividad. El agotamiento puede volverte muy negativo, incluso cuando generalmente eres una persona positiva. Si te concentras en el lado negativo de las situaciones, juzgas a los demás y te sientes cínico, está claro que la negatividad se ha apoderado y es hora de que hagas algo al respecto.
  • Tienes una disminución de la satisfacción. El agotamiento casi siempre conduce a una persistente sensación de insatisfacción. Los proyectos y las personas que solían entusiasmarte ya no lo hacen. Esta caída en la satisfacción hace que el trabajo sea muy difícil, porque no importa lo que esté poniendo en su trabajo, no siente que está obteniendo mucho de él.
  • Pierdes la motivación. Comienzas las cosas en una fase de luna de miel, viendo todo a través de lentes color de rosa. Cuando estás en esta fase, la motivación es algo natural. En un estado de agotamiento, luchas por encontrar la motivación para hacer el trabajo. Puedes completar tareas e incluso completarlas bien, pero la motivación se ha ido. En lugar de trabajar por el trabajo en sí mismo, tu motivación se deriva del miedo, de incumplir los plazos, decepcionar a las personas o ser despedido.

sindrome de burnout con cansancio

  • No te cuidas. La vida es una lucha constante contra las cosas que se sienten bien momentáneamente pero que no son buenas para ti. Cuando experimentas agotamiento, tu autocontrol disminuye y te encuentras sucumbiendo a las tentaciones más fácilmente. Esto se debe principalmente a la forma en que el estrés compromete la toma de decisiones y el autocontrol, y también en parte debido a los niveles más bajos de confianza y motivación.

Combatir el Síndrome de Burnout

Combatir el Síndrome de Burnout es luchar contra el agotamiento que tienes por las circunstancias que te han tocado vivir. El secreto para combatir este síndrome es el autocuidado. Necesitas cuidarte y recargar tus pilas de energía física y mental para encontrar el equilibrio en tau vida. Te damos 7 claves para que lo consigas:

  1. Desconecta. Desconecta un tiempo de lo que te estresa. Sé realista con tus capacidades y con lo que debes hacer. Si tienes un horario de trabajo, hazlo… Pero cuando llegues a casa, desconecta de ello. Programa tiempos de desconexión para poder aliviar tu cuerpo y mente.
  2. Presta atención a lo que tu cuerpo te dice. Tu cuerpo te habla sin palabras, solo tienes que fijarte en las señales que te envía diariamente. Quizá pienses que un dolor de cabeza solo es porque tienes que beber agua o que el dolor de estómago que tienes es porque comiste algo que te sentó mal. A veces es más simple que esto, en muchas ocasiones el dolor del cuerpo es causado por el estrés y la ansiedad… Aprende a prestar atención a tu cuerpo para saber cuándo estás demasiado cansado.
  3. Pon límites. Pon límites saludables en tus relaciones interpersonales. Aprende a diferenciar lo que te importa y lo que es prioritario y después, establece límites saludables al resto. Di NO siempre que sea necesario por tu bien y no digas SÍ solo por el bien de los demás.
  4. Tiempo de relajación. Igual que debes aprender a desconectar de lo que te estresa, también debes aprender a relajarte. Planifica tiempo de relajación diaria y respétalo como las reuniones de trabajo. Aunque solo sea leer durante 20 minutos al día, haz algo que sea relajante para ti y no lo cambies por nada.sindrome de burnout simbolo con cerillas
  5. Organiza tu vida. Gran parte del estrés que se experimenta diariamente es acaba de no estar bien organizado e intentar abarcar más de lo que se puede. Organiza tu vida y manejarás mejor lo que te vaya viniendo diariamente, tanto en casa como en el trabajo.
  6. Descansos regulares. Aunque sean 5 minutos, toma descansos regulares durante el día… tanto si estás en el trabajo o si estás realizando quehaceres en casa. Ten un horario y aprovecha el tiempo con tus descansos.
  7. Ten un sistema de apoyo. Las personas de tu alrededor pueden ayudarte cuando estás más estresado que nunca. Serán tu mejor aliado contra la guerra contra el Síndrome de Burnout. Pasar tiempo con personas que se preocupan por ti alivia del estrés y te recuerda lo bueno que es vivir y pasarlo bien.

Deja un comentario