Clase Completa de Yoga para principiantes

Una vez conoces las asanas de yoga, ya no tienes excusa para no hacer yoga. Aquí te detallamos una clase de yoga paso a paso. A cualquier hora o en cualquier lugar, por ejemplo hacer yoga en casa, y gratis. Ya puedes practicar las asanas o hacer diez minutos de relajación sin que te cueste ni un euro.

Cuatro son las partes en las que podríamos dividir una clase de yoga. Sin embargo, lo importante no es el número de posturas o asanas que practiquemos, sino estar atentos a lo que estamos haciendo. Tampoco es imprescindible seguir todas las indicaciones que daremos a continuación a raja tabla, sino esforzarse en sentir el yoga y ser conscientes de cada movimiento.

Con el yoga, es importante calentar al principio de la clase de yoga para poder realizar todas las posturas o asanas sin problemas. Así, proponemos calentar los músculos con la Shavasana o postura de relajación antes de empezar con los ejercicios de yoga.

¿Cómo hacer la postura de relajación en yoga?

  • Túmbate en el suelo boca arriba. Con las piernas separadas a la altura de la cadera, los brazos despegados del cuerpo y las palmas de las manos hacia arriba, tomamos conciencia de nuestro cuerpo en contacto con el suelo. Atiende a tu respiración, concentrándote en su intensidad. Entonces, deja que fluyan los pensamientos.
  • Ahora, vamos a tomar conciencia de cada una de las partes de nuestro cuerpo. Con la mente, recorremos la frente, el cuello, los hombros, etc. Cada vez que nos concentramos en una parte del cuerpo, sentimos tensión y aflojamos, tensionamos y aflojamos.
  • ¿Cómo va? Diez minutos con este simple ejercicio serán suficientes para poder pasar a la acción con las asanas.

Las Asanas: posturas de yoga

Las Asanas son las posturas de yoga que se practican en el yoga, que unen cuerpo y mento, y que han llevado a la fama al Hatha Yoga. El maestro de yoga, Patanjali, definió la asana como una postura sencilla que debe mantenerse hasta entrar en comunión con la esencia divina de la vida humana.

De ahí derivan los tres aspectos que hemos de tener en cuenta a la hora de practicar las asanas: la inmobilidad, la duración y la relajación. Y, con la combinación de estos factores también trabajamos otros aspectos tan relevantes como la autoestima propia. No se trata de imitar determinada postura, sino de concentrarse en los movimientos y respirar de una forma determinada.

Existen gran variedad de tipos de yoga con diferentes metodologías y técnicas, por lo que también existen gran variedad de Asanas o posturas de yoga. A continuación se enumeran algunas de las asanas de yoga más conocidas y practicadas.

Asanas de yoga

¡No te olvides de respirar en tus clases de yoga!

Puede sonar a broma pero no lo es. La respiración es clave en las clases de yoga. De hecho, Prayanama o yoga y respiración constituye una de las fases más relajantes de una clase de yoga. Por eso, a continuación detallamos cómo hacer un ejercicio de respiración que nos llevará a inhalar la esencia del yoga:

Ejercicio de respiración en yoga

Sentado en el suelo, apoyado sobre los talones, tapa tu fosa nasal izquierda con el dedo corazón e inhala profunda y lentamente con la fosa derecha. A continuación, repetimos este ejercicio, ahora tapando otra fosa nasal. De nuevo, repetimos este ciclo de cinco a diez veces.

¿Fácil, verdad?
Este sencillo ejercicio es uno de los más utilizados en yoga, pero recuerda que debemos concentrarnos en nuestra respiración durante toda la clase de yoga.

Ejercicio de relajación en yoga

  • Túmbate boca arriba y prepárate para ir tensionando las distintas partes del cuerpo que luego relajaremos. Pero primero, vamos a centrarnos en la respiración abdominal. Siente cómo el diafragma acompaña nuestra respiración (déjate llevar por esa sensación de encontrarte con cada parte de tu cuerpo durante unos cinco minutos).
  • Déjate llevar por la gravedad. Siente cada músculo muy pesado, como si los atrayera el suelo (dos minutos).
  • Relaja los pies, las piernas y los muslos. Centramos la mente en cada una de estas partes, los dedos, los pies… y relajamos cada extremidad, lentamente… (tres minutos).
  • Relajamos del mismo modo todas las demás partes del cuerpo. Vientre, pecho… Seguimos subiendo: las manos y los brazos se van soltando, relajados. Por último, relajamos los músculos de la cara y de la cabeza: los labios, las mejillas, los párpados, el cuero cabelludo. Sin tensión, sin rigidez.
  • Siente este estado de relax, acompañado por una repiración lenta, pausada (cinco minutos).
  • Poco a poco, vamos dejando este estado le relajación. Estira los brazos más allá de la cabeza y bosteza.

¿A que ahora ves el mundo de otra manera?

Un consejo para la relajación en yoga

No te obsesiones con los tiempos marcados. Tómate tu tiempo y dedícale a cada parte de tu cuerpo lo que necesites, hasta que notes la zona totalmente relajada.


Deja un comentario