Científicos han nombrado las tres cualidades más importantes que harán de tu hijo una persona…

La mayoría de las personas soñamos con criar hijos exitosos. Aplicamos todos los esfuerzos para lograrlo; les compramos los mejores juguetes, los llevamos a clases de enseñanza suplementaria, los obligamos a hacer sus tareas, literalmente educamos a “una computadora” con un gran volumen de información y no de personalidad. Y hacemos esto porque, teóricamente, se tiene que estudiar bien en la escuela para posteriormente entrar a una universidad prestigiosa, de lo contrario ¿cómo se puede prosperar en esta vida? Aunque en lo profundo sentimos que no solo se trata de estudios, entonces, ¿de qué? ¿Genes, destino o suerte?

Genial.guru analizó consejos de muchos científicos y psicólogos y destacó solo tres cualidades que le traerán a tu hijo un gran éxito en la vida.

¿Qué tipo de padres quieren tener un hijo mediocre o una persona desfavorecida sin grandes objetivos en la vida? Posiblemente no existan. Todos quieren que sus hijos sean muy exitosos, ricos y más felices de lo que ellos fueron. Entonces, ¿qué se necesita para que un hijo crezca seguro de sí mismo, inteligente y una persona libre?

Existen un montón de estudios científicos sobre el tema del éxito que confirman que las capacidades innatas, la inteligencia y la herencia no desempeñan el papel más importante de la vida. El economista James Heckman confirmó una teoría en donde el indicador del coeficiente intelectual prácticamente no influye en la salud financiera. Pero la diligencia, la perseverancia y la capacidad de colaborar, por el contrario, son fundamentales. Sin embargo, actualmente no se presta la atención necesaria en la educación de estas destrezas. Tenemos los medios para poder cambiar todo. Aquí te presentaremos las tres destrezas más importantes cuyo desarrollo se tiene que empezar desde hoy mismo para que el día de mañana nuestros hijos prosperen en la vida.

1. Saber comunicarse con las demás personas

Científicos de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Duke realizaron una curiosa investigación. Ellos observaron la vida de aproximadamente 700 niños estadounidenses desde la corta edad hasta los 25 años, de tal manera ellos verían la conexión entre las destrezas sociales en la infancia y los éxitos en la vida adulta.

Resultó que con mayor frecuencia, los niños más comunicativos lograban más éxito en comparación con el resto; en la mayoría de los casos, terminaron la universidad, consiguieron un buen trabajo a los 25 años y no han tenido antecedentes penales.

Probablemente la razón de ello sea que los niños desarrollados socialmente con tranquilidad pueden comunicarse con los demás, evitar situaciones conflictivas, ser útil para otras personas y respetar sus sentimientos.

Al mismo tiempo, el saber comunicarse no es lo mismo que saber hablar. Stephen R. Covey, autor del bestseller Los siete hábitos de la gente altamente efectiva nombró el saber tener contacto, es decir, el no solo hablar, sino también tratar de entender al interlocutor, como la capacidad más importante en la vida del ser humano. “Cuando no estamos durmiendo, nos comunicamos casi todo el tiempo. Pero piensa en esto: pasamos años aprendiendo a leer y escribir, años para aprender a hablar. ¿Qué pasa con saber escuchar? ¿Qué entrenamiento tomaste para aprender a escuchar a los demás?”.

Es importante enseñar a tratar a otras personas con respeto, saber evitar situaciones conflictivas y no ser egoísta. Esta destreza le servirá dentro de una caja de arena: los niños que saben ponerse de acuerdo, no van a pelearse por un juguete ajeno, sino pensarán cómo jugar juntos para estar contentos.

En la escuela, tal niño no recibirá “malas calificaciones” por su comportamiento o arruinará las relaciones con sus profesores y compañeros. En caso de malos resultados académicos en alguna materia, le pedirá ayuda a sus compañeros de clase.

¿Qué hay sobre la vida adulta, donde los poseedores de títulos científicos a menudo no pueden lograr el éxito y buenos ingresos debido a su aislamiento, incapacidad para comunicarse y trabajar en equipo? Las personas más activas, aunque no siempre caracterizadas por un alto coeficiente intelectual, ocupan puestos serios y se convierten en líderes.

Es importante recordar que el éxito no se mide en absoluto por el trabajo solo. Consiste en muchos factores, el principal de los cuales a menudo es el apoyo de los seres queridos. Una persona se considera exitosa cuando se convierte en un profesional en su negocio, comienza una familia fuerte y mantiene relaciones con amigos que compartirán alegría y apoyo en períodos difíciles. Y sin las habilidades de comunicación desarrolladas, puede ser difícil establecer relaciones cercanas.

2. Dedicación

La famosa psicóloga y escritora estadounidense Angela Duckworth, autora del libro Grit: The Power of Passion and Perseverance, cree que lo más importante para adquirir el éxito es la pasión y la perseverancia en relación con los objetivos a largo plazo.

Su trabajo ilustra vívidamente la frase “Sin trabajo, ni siquiera se puede sacar un pez de un estanque”. Junto con su equipo de investigación, la profesora Duckworth pasó varios años observando a cadetes en la Academia Militar de West Point, participantes en un concurso de ortografía, maestros y gerentes de ventas. El propósito del estudio fue predecir quién y gracias qué sería exitoso en su trabajo. A primera vista, todas las personas asociadas con diferentes esferas tenían algo en común. Y esto no era la belleza, el poder o un alto coeficiente intelectual: es lo que la profesora Duckworth denominó la palabra grit, o “dureza de carácter”.

La psicóloga asegura que las habilidades innatas y el talento casi no están relacionados con logros reales en la edad adulta. Pero el verdadero éxito trae compromiso y perseverancia. Además de muchos años de investigación, hay muchos ejemplos de la vida en los que un comunicador intencional logra mejores resultados que una persona desorganizada y perezosa con la capacidad de un genio.

3. Pensamiento creativo

Albert Einstein dijo: “La imaginación siempre es más importante que el conocimiento. Ya que el conocimiento es limitado, mientras que la imaginación hace al mundo girar”.

Precisamente el pensamiento creativo nos ayuda a encontrar a veces una salida no muy obvia de las situaciones complicadas y solucionar los problemas que nos da la vida. Esta ya es la mitad del éxito.

Nadie sabe cómo será el trabajo del futuro, pero es claro que se distinguirá del nuestro. El pensamiento creativo permitirá a nuestro hijos navegar más rápido en el mercado laboral, estar al día y posiblemente crear sus propios puestos de trabajo.

Y tú, ¿de qué manera educas a tu hijo para que tenga una aspiración hacia el éxito? ¿Qué se necesita hacer en general? Comparte tu opinión con nosotros en los comentarios.

Ilustradora Yekaterina Ragozina para Genial.guru

Ir a la fuente

Deja un comentario