Chipre, el Estado europeo que está siendo comprado por Rusia

Advertisement

Decenas de miles de rusos están convirtiendo a Chipre en su hogar. Se trata de una tendencia que plantea dudas sobre las relaciones diplomáticas y pecuniarias que Nicosia mantiene con Moscú. 

Este mes, un misterioso barco ruso de mercancías llegó al puerto chipriota de Limassol, buscando refugio ante una intensa tormenta.

En el barco MS Chariot se ocultaban cuatro contenedores repletos de 60 toneladas de munición para fusiles AK-47 y para lanzacohetes. El envío procedía de la empresa de armamento estatal de Moscú, Rosoboronexport; su enigmático comprador era ni más ni menos que el Gobierno sirio.

Se suponía que Chipre, miembro de la UE desde 2004, confiscaría la mercancía. Las armas infringían descaradamente el estricto embargo de la UE sobre suministros militares al régimen sirio, que desde el año pasado se dedica a disparar y asesinar violentamente a sus propios ciudadanos y a los manifestantes en contra del régimen.

En lugar de ello, las autoridades de Chipre permitieron que el barco saliera tras recibir garantías imprecisas de que modificaría su ruta. El capitán repostó, se marchó y emprendió rápidamente rumbo hacia el puerto sirio de Tartus, donde entregó su sospechosa mercancía.

Los críticos afirman que el turbio episodio es otra prueba más de que Chipre no está dispuesto a contrariar a Moscú y que claramente se trata de «un lamentable servilismo». Es comprensible que Chipre se resista a ofender a Vladimir Putin. El Kremlin le ha prometido un préstamo de 2.500 millones de euros, que aún no ha entregado, para rescatar la economía chipriota. Rusia también ha sido una defensora incondicional de Chipre en el Consejo de Seguridad de la ONU y firme opositor al «Estado» turco chipriota no reconocido y respaldado por Ankara, que se encuentra en el norte dividido de la isla.

«Limassol forma parte de la Federación Rusa»

Son tantos los rusos que viven en Limassol, un atractivo puerto con un casco antiguo y un castillo de la época de los cruzados, que este centro turístico a menudo se apoda «Limassolgrad». Hay un periódico de habla rusa, dos colegios rusos y una emisora de radio rusa. Los domingos, los rusos acuden en masa a Debenhams, unos grandes almacenes que venden abrigos de piel, kefir, una popular bebida rusa de yogur agrio, y Baltika, la famosa cerveza de Rusia.

Y luego están los abundantes bares y discotecas de Limassol. Existe una sórdida dimensión del Este, con las prostitutas de Ucrania, Bielorrusia y Moldavia que trabajan en los establecimientos junto a la playa.

Se calcula que la población de habla rusa en Chipre es de entre 35.000 y 40.000 personas. Incluye a muchos rusos «pontianos» de ascendencia griega, que crecieron en la Unión Soviética y emigraron aquí en la década de los noventa, procedentes de la región del mar Negro.

«Limassol es parte de la Federación Rusa», afirmaba Artyom, camarero del restaurante Taras Bulba, nombrado así por el héroe cosaco del novelista Nikolai Gogol. ¿Por qué vienen aquí tantos rusos? «En primer lugar, los impuestos son bajos. En segundo lugar, los rusos consiguen fácilmente el visado», explicaba.

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.

Categorias

Síguenos