Carl Wilhelm Scheele: biografía, aportes y descubrimientos

Carl Wilhelm Scheele (1742-1786) fue un químico y un farmacéutico que destacó por descubrir un gran número de sustancias químicas, aunque fue el oxígeno, que él denominó como el aire del fuego, el elemento más importante que se le atribuye. Además ayudó a descubrir, aislar e identificar las propiedades de una larga lista de elementos químicos, entre los que se encuentran el cloro o el ácido arsénico.

Sus estudios abarcaron áreas como la química orgánica donde utilizó diferentes tipos de frutas para estudiar sus ácidos. A partir de estos experimentos logró aislar el ácido cítrico de los limones o el láctico de la leche.

Una de las imágenes que buscan ilustrar a Scheele. Fuente: Okänd – 1700-tal [Public domain] , vía Wikimedia Commons.

Biografía

Primeros años

Carl Wilhelm Scheele nació el 9 de diciembre de 1742 en Stralsund. La localidad era la capital de la antigua Pomerania Sueca, aunque hoy forma parte de Alemania.

Carl fue uno de los once hijos que tuvieron Joachim Christian Scheele, un cervecero y comerciante, junto a su esposa Margaretha Eleonora.

Estudios de farmacia

Durante la guerra Pomeranian, Carl fue enviado a Gotemburgo para ocupar el lugar de uno de sus hermanos como aprendiz de farmacia. Allí pasó largas noche leyendo libros sobre farmacia y copiando experimentos para practicar. No le tomó mucho tiempo adquirir un gran conocimiento de química.

En 1765 se mudó a Malmo, donde sostuvo una gran amistad con Anders Jahan Retzius, profesor de la Universidad de Lund. Allí Scheele comenzó sus estudios sobre la combustión y sobre el pigmento azul de Prusia.

Últimos días

A pesar de que pasó mucho tiempo expuesto a químicos tóxicos para realizar sus experimentos, la salud de Scheele se caracterizó por se buena. Todo cambió de forma repentina durante la época de otoño del año 1785. Durante esta etapa el científico se enfermó de forma repentina y su salud empeoró muy rápido.

Poco antes de morir se había casa con Sara Margaretha Pohl. Ella había sido la ama de casa encargada de la casa de Scheele en Koping, Suecia.

Aportes y descubrimientos

La primera vez que el nombre de Scheele apareció impreso fue en un artículo de Retzius. El artículo trató sobre el aislamiento del ácido tartárico, que se basó en experimentos conducidos por Scheele.

Los primeros descubrimientos que logró documentar ocurrieron durante su etapa en Malmo. Allí habló por primera vez sobre el ácido nitroso.

Solo estuvo dos años en Malmo antes de irse a Estocolmo, desde donde intentó publicar varios de sus estudios. Entre dos o tres documentos con sus ideas fueron rechazados por la Academia Real de las Ciencias.

A pocos químicos le han atribuido el descubrimiento de tantas sustancias químicas como sucedió con Scheele.

Pirolusita

Uno de sus trabajos más relevantes fue la publicación que realizó en 1774, donde habló sobre el mineral pirolusita. Fue un hallazgo muy importante porque introdujo tres elementos que resultaban nuevos y actualmente se conocen como manganeso, bario y cloro.

Descripción del cloro

Además, fue la primera persona en describir el cloro y el primero en diferenciar los compuestos del bario y del calcio. El cloro, por ejemplo, se obtuvo gracias a la oxidación del magnesio con el ácido clorhídrico. Por su parte, el bario era una impureza presente en el mineral pirolusita.

Preparación de sustancias orgánicas

Gracias en parte a sus conocimientos farmacéuticos, Scheele fue capaz de preparar una gran cantidad de sustancias orgánicas. Al igual que métodos que mejoraron la forma de preparar algunas sustancia médicas.

Como consecuencia de su estudio químico en algunos animales logró extraer fósforo de los huesos, un avance, ya que la práctica habitual era obtener orina. Además separó lo que hoy en día se conoce como ácido úrico desde los riñones y la orina.

Descubrimiento del oxígeno

En Suecia Scheele hizo su descubrimiento más importante al descubrir el oxígeno, o como él lo llamó: el aire del fuego. Su fascinación por el fuego y por la combustión lo llevaron a estudiar el aire.

Este descubrimiento quedó envuelto en una gran polémica. El descubrimiento también se le atribuye al británico Joseph Priestley, ya que publicó primero sus estudios.

Scheele nunca puso fecha a las notas que realizó en el laboratorio a lo largo de sus experimentos o estudios. Algunos científicos han afirmado que logró concluir sus estudios sobre el oxígeno antes de terminar su publicación sobre el manganeso en el año 1773. Lo más probable es que el descubrimiento del oxígeno ocurriera entre los años 1771 y 1772.

Sucedieron diferentes factores que provocaron que Scheele tardara mucho tiempo en publicar sus conclusiones sobre el oxígeno. Primero se retrasó por estar trabajando en la publicación sobre el manganeso. Luego escribió sobre el recién descubierto ácido arsénico y se pospuso el tema del oxígeno. Su mudanza a Koping tampoco fue de mucha ayuda.

Fue finalmente en el año 1775 que Scheele comenzó a escribir el manuscrito sobre el oxígeno. Una vez culminado fue enviado para su publicación a principios de 1776. Infelizmente tardó otro año en salir a la luz pública sus ideas, ya que los encargados eran muy lentos.

De esta forma, la primera referencia al oxígeno la realizó Priestley en 1775. Aunque Scheele igualmente fue el primero en llegar a la conclusión de que la atmósfera era una mezcla entre oxígeno, nitrógeno, dióxido de carbono y el vapor del agua. A estos tres elementos Scheele los consideró como: aire de fuego, aire sucio y ácido aéreo.

Publicaciones

Sus publicaciones originales incluyeron una gran cantidad de artículos completos, algunos extractos de cartas escritas por Scheele, varios editoriales de revista y un libro.

Curiosidades

No existe ningún retrato de Carl Wilhelm Scheele. En el año 1789, la Academia Real de las ciencias en Suecia lanzó una moneda en honor al científico. En la moneda está el retrato de una persona, pero no se refiere exactamente a Scheele. La representación se basó en el testimonio de varias personas que describieron al químico.

Además, existe una estatua de Scheele en Estocolmo que se hizo en el año 1892. La imagen de la estatua nació de la imaginación del artista que estuvo encargado de la obra.

Finalmente, se encontró un retrato en el año 1931 que sirvió para diseñar dos estampillas de correo en Suecia. Algún tiempo más tarde se demostró que esta imagen tampoco tenía ningún tipo de relación con Scheele.

Referencias

  1. Leicester, H., & Klickstein, H. (1963). A source book in chemistry 1400-1900. Cambridge (Mass.): Harvard University Press.
  2. Lennartson, A. (2017). The chemical works of Carl Wilhelm Scheele.. Suiza: Springer Nature.
  3. Scheele, C. (2009). Chemical treatise on air and fire. [England]: Dodo Press.
  4. Scheele, C., & Beddoes, T. (1966). The chemical essays of Charles-William Scheele, 1786. London: Dawsons.
  5. Scheele, C., & Boklund, U. (1968). Carl Wilhelm Scheele. Stockholm: [U. Boklund]. Roos boktr. (distr.).

Deja un comentario