Brontofobia: miedo irracional a los truenos y tormentas

tormenta con rayos

La brontofobia es el miedo extremo a los truenos y a los rayos. Puede afectar a personas de todas las edades, aunque puede ser más común en niños que en adultos. También se ve en los animales… Muchos niños que tienen este miedo eventualmente lo superarán, pero otros continuarán experimentando la fobia a la edad adulta. También conocido como astrafobia, puede manifestarse en adultos que no la tuvieron cuando eran niños.

Estar atrapado en una tormenta eléctrica o prepararse para condiciones climáticas extremas puede crear niveles razonables de ansiedad o miedo, que son absolutamente normales sin necesidad de tener esta fobia. En las personas con brontofobia, las tormentas provocan una reacción extrema que puede ser debilitante. Para las personas con esta fobia, estos sentimientos pueden ser abrumadores y sentirse insuperables.

A menudo, junto con la astrafobia, que es el miedo a las tormentas eléctricas, o keraunofobia, el miedo a los rayos, la brontofobia también se conoce como específicamente el miedo a los truenos. Una de las diez fobias más comunes en el mundo, este miedo en realidad está presente tanto en humanos como en animales. Si bien una persona puede comprender racionalmente que el trueno no representa ningún peligro para uno mismo, a menudo esto no logra aliviar los temores y, sin ayuda, una persona con esta fobia puede sentirse verdaderamente nervioso durante las tormentas.

Síntomas

En personas sin esta fobia, las noticias de una tormenta inminente pueden llevarle a cancelar o reubicar los planes al aire libre. O si se encuentra en una tormenta eléctrica, puede buscar refugio o alejarse de los árboles altos. A pesar de que las posibilidades de ser alcanzado por un rayo son escasas, estas acciones representan una respuesta adecuada a una situación potencialmente peligrosa.

brontofobia y miedo a los rayos

Una persona con este tipo de fobia tendrá una reacción que va más allá de estos actos aparentemente apropiados. Pueden tener sentimientos de pánico, tanto antes como durante una tormenta. Estos sentimientos pueden convertirse en un ataque de pánico en toda regla, e incluyen síntomas como:

  • Temblores
  • Dolor en el pecho
  • Entumecimiento en el cuerpo
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Palpitaciones
  • Dificultad para respirar
  • Manos sudorosas
  • Pulso acelerado
  • Deseo obsesivo de vigilar la tormenta
  • Necesidad de esconderse lejos de la tormenta
  • Buscar protección
  • Llanto incontrolable (niños)

La persona también puede comprender que estos sentimientos son exagerados e irracionales sin la capacidad de ocultarlos. Estos síntomas pueden desencadenarse por un informe meteorológico, una conversación o un sonido repentino, como un trueno. Las imágenes y los sonidos que son similares a los truenos y los rayos también pueden desencadenar síntomas.

Por lo tanto, las personas que sufren brontofobia a menudo se llenarán de ansiedad durante las tormentas eléctricas, incluso si están a salvo en su hogar. Como la mayoría de las fobias, los ataques de pánico, el llanto, la sudoración y los latidos rápidos del corazón pueden ocurrir mientras la persona está atrapada por el miedo. La mayoría de los brontofóbicos buscarán compañía para tranquilizarlos durante una tormenta. Esto puede reducir drásticamente la gravedad de sus síntomas. Las personas con brontofobia también pueden tratar de “esconderse” de una tormenta, cubriéndose las orejas o subiéndose a los armarios. También prestarán atención a la posibilidad de una tormenta que se aproxima mucho más cerca que otras personas, sintiendo una sensación de temor inminente que probablemente empeore sus síntomas.

mucha tormenta con rayos

En casos extremos, los brontofóbicos pueden obsesionarse con ver los informes del clima y rastrear tormentas durante el clima lluvioso. A veces, incluso pueden negarse a salir de la casa sin consultar el clima primero para saber que van a estar “a salvo” del objeto de su miedo. Ocasionalmente, esto conduce incluso a una especie de agorafobia, donde el paciente se niega a abandonar su casa porque ningún otro lugar es seguro. Los ataques de pánico también pueden tener un efecto perjudicial en el cuerpo de una persona, y los síntomas empeoran con el tiempo si no se tratan correctamente.

Factores de riesgo

Algunas personas pueden estar en mayor riesgo de esta fobia. Simplemente ser un niño puede ser un factor de riesgo. Las tormentas pueden ser especialmente atemorizantes para los niños, pero la mayoría de ellas surgen de estos sentimientos a medida que envejecen.

Algunos niños con autismo y trastornos del procesamiento sensorial, como el trastorno del procesamiento auditivo, pueden tener más dificultades para controlar sus emociones durante una tormenta porque tienen mayor sensibilidad al sonido. La ansiedad también es común entre los niños con autismo. Esto puede exacerbar la incomodidad, tanto antes como durante una tormenta.

Los trastornos de ansiedad a menudo se presentan en familias y, a veces, tienen un vínculo genético. Las personas con antecedentes familiares de ansiedad, depresión o fobias pueden tener un mayor riesgo de astrafobia. Experimentar un trauma relacionado con el clima también puede ser un factor de riesgo. Por ejemplo, alguien que ha tenido una experiencia traumática o negativa causada por un clima severo puede adquirir una fobia a las tormentas.

Diagnóstico

Si los miedos irracionales duran más de 6 meses o interfieren con la vida diaria, es necesario buscar ayuda de un médico o terapeuta que pueda ayudarte a superar esta fobia que te debilita.  Tu médico hará un diagnóstico basado en relatos verbales de tus reacciones y sentimientos a las tormentas, así como un examen para descartar una base médica para los síntomas.

gran tormenta con rayos

No existe una prueba diagnóstica de laboratorio específica para la astrafobia. Existen criterios para las fobias específicas, que pueden usarse para ayudar a hacer un diagnóstico. Las fobias específicas son un trastorno de ansiedad, señalado por el miedo irracional. Tu médico comparará tus síntomas con la lista de criterios para determinar si lo que tiene es una fobia o no.

¿Existe tratamiento para superar la brontofobia?

La distracción es a menudo la primera clave para tratar la brontofobia, que es una de las razones por las que tener compañía durante una tormenta puede ayudar a disminuir los síntomas. Si la fobia es más grave, puede requerirse ayuda profesional. Algunos tratamientos eficaces pueden ser:

  • Terapia cognitivo conductual (TCC)
  • Terapia de exposición
  • Terapia conductual dialéctica o de diálogo
  • Terapia de aceptación y compromiso
  • Medicamentos contra la ansiedad
  • Técnicas de manejo del estrés

Deja un comentario