EE.UU.
Bolas de fuego verdes: misterio desde arriba
por Nick Redfern
Crédito: sott.net
En ocasiones previas, he escrito aquí en Mysterious Universe sobre el sujeto de un programa con temática OVNI del gobierno de EE.UU. desde fines de la década de 1940 hasta principios de la década de 1950. Se llamaba Project Twinkle. Su mandato era investigar informes de extrañas bolas de fuego verdes, brillantemente iluminadas. Fueron vistas muy cerca de edificaciones e instalaciones militares involucradas en investigaciones relacionadas con la energía atómica (mayormente, pero no exclusivamente, en el suroeste de los Estados Unidos). Muchos miembros del personal creían que las bolas de fuego estaban bajo control inteligente. Si bien el programa finalmente se cerró y cayó en un grado de oscuridad, los archivos ahora disponibles ofrecen una visión intrigante del fenómeno. Tomemos, por ejemplo, el siguiente documento del 18 de octubre de 1948, que cuenta una historia fascinante e intrigante. Es uno de muchos. Así es como comienza:

«18 oct 48 – CONFIDENCIAL Gen Holger Toftoy (US Army Ordnance/Rocket) registro diario: Conferencia a la que asisten Cor. Toftoy, Roberts & Bainbridge (CC), May. JF Gay y Dr. JJ Grebe, (Chemical Corps) y el Dr. Mugson. Chemical Corps informó el análisis de fragmentos recogidos de ‘platillo volador’ que desapareció con un destello brillante y explosión cerca de Midland, Michigan. La arena y el clínker recuperado de la localidad contenían pepitas de plata bastante pura y algo de torio. El torio fue suficiente para proporcionar a la radioactividad aproximadamente 10 veces el fondo natural que podría atribuirse a los filamentos recubiertos de torio en los equipos electrónicos, aunque la cantidad parece excesiva».

El documento continúa: «También había evidencia de magnesio que había sido completamente oxidado. El Dr. Grebe avanzó su hipótesis de que pequeños misiles del orden de 1 a 3 pies de diámetro podrían ser responsables, provenientes de fuentes distantes. Consideró que un disco de magnesio y/o aluminio que gira rápidamente podría tener suficiente energía si se utiliza adecuadamente para propulsar el disco varios miles de kilómetros, y podría ser completamente destruido al quemarse en el aire. Los restos restantes de plata y torio podrían atribuirse al sistema de control electrónico».
Luego se nos dice: «Después de la discusión, se acordó que el Cor. Roberts debería solicitar al grupo Bur of Standards que investigue algunos de los mecanismos que posiblemente podrían impulsar discos de este tipo general y TU se mantendrá en contacto con estos cálculos (CMH). Una reunión el próximo lunes, 25 de octubre, se puede arreglar con el Dr. Grebe si las indicaciones son favorables. El Dr. Grebe también describió brevemente una teoría suya de que un objeto con forma de pez con una sección transversal modificada de lágrima despegaría a lo largo del eje largo y cambiaría de posición en vuelo para volar en un ángulo más parecido al de un ala voladora. No se requerirán alas u otras superficies aerodinámicas que produzcan arrastre».
Claramente, una gran cantidad de tiempo y esfuerzo llevó resolver este asunto, independientemente de los orígenes de los fragmentos. La referencia a tales fragmentos que posiblemente provienen de un «platillo volante» es interesante. Sin embargo, es importante señalar el hecho de que esas dos palabras, «volador» y «platillo», están entre comillas. Esto sugiere que los militares usaban el término como uno que estaba en uso popular y generalizado en ese momento, pero que no necesariamente pretendía significar «nave espacial alienígena».
Cualquiera que sea la verdad del asunto descrito anteriormente, es notable que fueron casos como este los que tuvieron al proyecto Twinkle más que preocupado. Considere lo siguiente: Tres meses después, el cuartel general del 4° Ejército preparó un documento titulado «Aeronave no convencional». Comenzaba: «1. El resumen de información adjunto: sujeto ‘Aeronave no convencional’ (Control No. A-1917) con fecha del 13 de enero de 49, se envía para su información y cualquier acción que se considere necesaria. 2. Las agencias en Nuevo México están muy preocupadas por estos fenómenos. Son de la opinión de que alguna potencia extranjera está haciendo «disparos sensorios» con algún dispositivo super estratosférico diseñado para autodesintegrarse. También creen que cuando se perfeccione el dispositivo para su precisión, el factor de desintegración se eliminará en favor de una cabeza de guerra».
Los militares continuaron: «3. Otra teoría avanzada como posiblemente aceptable radica en la creencia de que los fenómenos son el resultado de experimentos de guerra radiológica por parte de una potencia extranjera, además, que los rayos pueden ser letales o pueden atribuirse a la causa de algunos de los accidentes aéreos que han ocurrido recientemente. 4. Todavía otra creencia que está avanzada es que, es muy probable que los Estados Unidos estén llevando a cabo algunos experimentos de alto secreto. 5. Se considera que estos incidentes son de gran importancia, especialmente cuando ocurren en las proximidades de instalaciones sensibles, que se envíe un consejo científico a esta localidad para estudiar la situación con el fin de llegar a una solución de este extraordinario fenómeno con la demora menos practicable. 6. Se solicita además que se informe a esta sede de las medidas tomadas en este y en un informe anterior a fin de que se informe a las agencias informantes».
En vista de todo lo anterior, no es de extrañar que, a puertas cerradas, la gente estuviera inquieta. Registros adicionales muestran que Project Twinkle nunca resolvió asuntos para satisfacción de todos. Las bolas de fuego verdes se desvanecieron en el olvido, dejando a más de una persona desconcertada y alarmada con respecto a lo que realmente era la verdad.

Modificado por orbitaceromendoza

Deja un comentario