Aviones: una historia genial de superación

Algunas películas de animación son un ejemplo perfecto de cómo transmitir valores a los más pequeños. Pero los mayores también tienen mucho que aprender, especialmente cuando el mensaje de la película habla de la capacidad de superación y la puesta en marcha de la resiliencia. La historia de Dusty, en la película Aviones de Pixar, es un claro ejemplo.

En la película Aviones podemos ver, fotograma a fotograma, como un un avión fumigador se transforma en un auténtico avión de carreras. Se trata de una historia de superación que resalta la capacidad de Dusty para enfrentarse a uno de los mayores obstáculos: nacer bajo unas expectativas muy distintas al camino que surgieren los sueños que nos apasionan.

El protagonista nació en el campo con un único destino: ser un avión fumigador. Sin embargo, él se permitirá soñar con algo diferente: convertirse en un avión de carreras. Para conseguirlo contará con el apoyo de sus amigos: el camión de combustible Chug y la mecánica Dottie. 

Ambos ayudarán a que Dusty consiga su objetivo y además lo harán de formas muy distintas. Mientras Chug creerá en su amigo ciegamente, y se lo demostrará siendo su entrenador, Dottie se mostrará más escéptica ante los sueños de Dusty; sin embargo, esa falta de fe no será un obstáculo para que le preste toda la ayuda que pueda.

En todo este proceso, son muchos los mensajes y conclusiones que podemos extraer para aplicarlos a nuestras propias vidas y conseguir nuestros objetivos. Así, podemos actuar igual que Dusty y concedernos una oportunidad por fuerte que sea el viento en contra que sople cuando comencemos a caminar.

Dusty cuando era un avión fumigador

Aviones nos habla de las excusas

Ponernos excusas no nos acerca a nuestros objetivos y eso es algo que nos deja muy claro en la pantalla Dusty. Con el seudónimo de “Relámpago veloz” se presentará a las pruebas de clasificación para una carrera alrededor del mundo y, de manera inesperada incluso para él, conseguirá clasificarse. Ahora ya no tiene excusas, su sueño puede convertirse en realidad.

Para ello va a necesitar un poco más de ayuda: la de un legendario avión de carreras llamado Skipper Riley. En un principio Skipper se resiste a la idea de entrenar al protagonista de Aviones, pero finalmente decide hacerlo, convirtiendo de esta manera el entrenamiento en una gran aventura para ambos. Tras un duro entrenamiento Dusty ya está preparado para volar solo y seguir luchando por cumplir su sueño. Durante la carrera deberá enfrentarse a la incredulidad de algunos de sus adversarios, pero también hará nuevos amigos.

Pero Dusty no olvida en ningún momento sus orígenes. Volando bajo, debido a su miedo a las alturas, demuestra su valía y su integridad etapa tras etapa. Incluso llegará a ayudar a aquellos que no creen en él, ganándose así su respeto.

Aviones nos habla de renacer

En todo proceso surgen inconvenientes, y superarlos en muchas ocasiones es lo que le da valor al reto. Así, una vez superados constituyen una gran fuente de motivación para seguir adelante. El protagonista de la película Aviones, en la búsqueda de su sueño, también tiene que hacer frente a sus propios obstáculos. En la película sufre un grave accidente que amenaza con dejarle fuera de la competición y poner en peligro su sueño.

Afortunadamente hay otros personajes que no permiten que se rinda. Se trata sin duda del momento más conmovedor de la película, cuando sus amigos y sus rivales deciden ayudarle mostrando su admiración y respeto hacia un granjero que se atreve a desafiar los límites de lo establecido. Así un nuevo Dusty renacerá y el pequeño avión fumigador se irá transformando en lo que sueña ser o en lo que realmente siempre ha sido en su interior: un avión de carreras.

Desprender y transformarse

La transformación de Dusty no es inmediata. Su paso de oruga a mariposa no es un milagro, sino fruto de la paciencia, la fe y el trabajo. También tiene mucho que ver su carácter: luchador y con la suficiente humildad como para reconocer que necesita ayuda. En su camino aprende a deprenderse poco a poco de la herencia de su pasado que le supone un lastre: su tanque fumigador.

Es el mismo accidente que pone en peligro su sueño el que le hace reaccionar. El golpe sufrido no hace más que darle fuerzas para transformar sus heridas, convirtiendo a sus viejas piezas en otras nuevas y mejores. Gracias a ellas nuestro protagonista se acerca más a su meta. Bueno, a ellas… y al apoyo incondicional de sus amigos, que serán capaces de ver su verdadero yo.

Desfile de aviones

Aviones es sin duda una película muy recomendable, divertida y emocionante. Además cuenta con un mensaje final que sirve como una suerte de recuerdo universal y atemporal: lo que dice a todos se nos ha olvidado alguna vez. Con su hazaña, Dusty se convertirá en un referente, inspirará a todos aquellos que conozcan su historia para ir un poco más allá de las apariencias, tanto con los demás como con ellos mismos.

No lo olvides, tú eres el único con derecho a decidir quién quieres ser.

La entrada Aviones: una historia genial de superación aparece primero en La Mente es Maravillosa.

Deja un comentario