Asumir las consecuencias de nuestras acciones

Asumir las consecuencias de nuestras accionesmiedo que tenemos de afrontar las implicaciones de nuestras decisiones y comienzan a extorsionarnos emocional y existencialmente.

Asumir las consecuencias de nuestras acciones

Es necesario entender que hay que afrontar esa realidad así nos haga sufrir, así se fracture nuestra imagen y quedemos en una dura situación. Quien tiene miedo de asumir sus consecuencias termina siendo muy manipulable. La dignidad está por encima de todo, no es negociable, ni la perdemos por los errores que cometemos.

2. Hay que tratar de enmendar el error. Muchas veces no se puede hacer nada sino pagar la equivocación, pero, en otras ocasiones se puede pedir perdón y enmendar la falla. Debemos tener la inteligencia, la humildad, la valentía para hacerlo, sabiendo que seremos mejores seres humanos después de ello.

Si  entiendes que asumir las consecuencias es reparar, y decides hacerlo con claridad. Eres una persona  madura en la medida de que eres responsables. No pretendas que otros paguen por ti.

Cada quien es responsable por su presente y su futuro. Hay que tener presente que las actuaciones, correctas o incorrectas, no son más que una siembra, la cual, a la corta o a la larga, dará fruto bueno o malo.

Si te equivocas, y te haces responsable de los errores que cometes, al reconocerlo eres capaz de poner todos los medios a tu alcance para modificar la situación lo antes posible, evitando el daño que pueda ocasionar, tanto a tí mismo como a los demás, y mejorando de manera inmediata tu aprendizaje y tu experiencia de vida.

Cada decisión implica consecuencias, responsabilidades. Y si alguna vez nos toca perder, hay que entenderlo y vivirlo con inteligencia y sabiduría. Te aseguro que a medida que eres más responsable más libre te vuelves.

Deja un comentario