Astrónomo logra fotografiar una nave experimental de EE.UU. en la órbita de la Tierra

El astrónomo y fotógrafo profesional Ralf Vandebergh tomó fotografías del aparato no tripulado mientras se trasladaba a 300 kilómetros de altura. Poco se sabe de este proyecto clasificado, iniciado por la NASA y actualmente encarado por Boeing y el Departamento de Defensa de Estados Unidos (DARPA).

Las imágenes en crudo y procesadas que divulgó el astrónomo holandés Ralf Vandebergh.

Un astrónomo holandés especializado en el monitoreo de satélites capturó las primeras imágenes que se tienen el misterioso vehículo espacial Boeing X-37B, del que se cree pende el futuro del programa espacial estadounidense, orbitando la Tierra.

Ralf Vandebergh, quien se dedica a tomar fotografías de planetas y satélites desde su base en Nijswiller, muchas de las cuales han sido utilizadas de manera oficial por la NASA, publicó su hallazgo la semana pasada en su cuenta de Twitter.

Allí puede verse la imagen en crudo y procesada del Boeing X-37B, un vehículo no tripulado en el que se estarían probando sistemas para un nuevo transbordador espacial, orbitando la tierra a unos 300 kilómetros de altitud en una misión llamada OTV-5 (Orbital Test Vehicle, o Vehículo de Testeo Orbital).

El astrónomo había estado intentando tomar una foto del X-37B, del que poco se conoce realmente, desde hacía meses y finalmente logró detectar su trayectoria en mayo.

Preparar la foto, tomada con una cámara Astrolumina ALccd 5L-11 mono CMOS y un telescopio de 10 pulgadas F/4,8, requirió de un poco más de tiempo.

«Cuando intenté observarlo de nuevo a mediados de junio, no cumplió con la trayectoria y el tiempo esperado. Al parecer había maniobrado hacia otra órbita. Gracias a la red amateur de observadores de satélites, fue rápidamente encontrado de nuevo y pude tomar las imágenes el 30 de junio y el 2 de julio», explicó Vandebergh.

Un Boieng X-37B, el avanzado nuevo vehículo espacial estadounidense (US Air Force).

Aunque las imágenes de la pequeña nave espacial son borrosas, han superado las expectativas de Vandebergh: «Podemos reconocer un poco de la nariz, el área de carga y la cola de este mini transbordador, incluso con algo de detalles».

Objetivo desconocido

La misión OTV-5 (la quinta de su tipo) de este X-37B comenzó el siete de septiembre de 2017, tras ser lanzado por un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX desde el Centro Espacial Kennedy (KSC) en Florida, Estados Unidos.

Su rol y objetivos son materia clasificada y poco se sabe de sus capacidades reales, aunque se cree que estaría recolectando datos, información e inteligencia, además de poner a prueba numerosos equipos y componentes.

Tampoco se sabe cuándo terminará esta misión que lleva ya casi 700 días. El último X-37B (OTV-4) aterrizó en el KSC el 8 de mayo de 2017 tras 718 días orbitando, y se espera que la OTV-6 sea lanzada en algún momento de 2019.

Fuente: Live Science. Edición: Infobae.


Mystery Planet

Deja un comentario