Arresto de periodista de investigación Ivan Golunov, momento decisivo en la sociedad rusa

Yo y nosotros somos (todos) Ivan Golunov. Cartel proprcionado por Meduza, usado con autorización.

Точка кипения: esta expresión rusa significa punto de ebullición —el punto en que ya fue suficiente— es tal vez la mejor manera de transmitir cómo se sienten cada vez más rusos por el arresto de Ivan Golunov. Golunov, destacado periodista de investigación, fue detenido el 6 de junio en Moscú por lo que parecen ser acusaciones inventadas de comercialización y posesión de drogas.

Golunov fue arrestado e inicialmente se le negó acceso a un abogado, en violación del derecho ruso. Su abogado confirmó que ha sufrido graves heridas en custodia. Tras su traslado a un hospital, quedó bajo arresto domiciliario el 8 de junio.

Inicialmente, la policía rusa presentó fotos de un laboratorio de drogas supuestamente encontrado cuando buscaban en el departamento de Golunov, pero luego se retiraron las imágenes. Russia Today, medio de comunicación afín al Kremlin, también confirmó que las fotos no se tomaron en el departamento de Golunov. Las acusaciones presentadas contra Golunov podrían terminar con una sentencia de prisión de 10 a 20 años.

Golunov, de 36 años, trabaja para Meduza, una de las pocas plataformas de medios en línea independientes en ruso que quedan. Meduza está registrada en Letonia, pero conserva una oficina y varios periodistas en Moscú. Golunov ha dirigido y publicado varias investigaciones sobre casos de corrupción que incluyen a funcionarios de alto rango.

Desde el arresto de Golunov, Meduza ha dado a conocer los artículos de Golunov con licencia Creative Commons y ha exhortado a medios de comunicación y personas a reproducir los artículos, iniciativa que Global Voices apoya. Sus más importantes reportajes detallan cómo el teniente alcalde de Moscú, Pyotr Biryukov, canalizó contratos estatales a su familia, y cómo el programa urbano de ornato de Moscú incluyó presupuestos inflados. El artículo en el que estaba trabajando antes de su detención trataba del monopolio de servicios funerales en Moscú.

El arresto de Golunov ha generado una inusual expresión de solidaridad no solamente entre periodistas, activistas y abogados, sino también entre actores, populares cantantes y figuras externas de los círculos liberales de Moscú y San Petersburgo. El 10 de junio, tres importantes periódicos accedieron a publicar ediciones con portadas idénticas en apoyo a Golunov. Los periódicos se vendieron en un tiempo sin precedentes. En un giro bastante irónico, medios afines al Kremlin, como Channel One, el canal de televisión más visto de Rusia, también piden una investigación justa.

El 12 de junio es el Día de Rusia, cuando se realizan marchas y manifestaciones públicas con aprobación de las autoridades locales. Según la ley rusa, las manifestaciones públicas necesitan tener autorización. Los partidarios de Golunov anunciaron que realizarán su propia marcha sin tener permiso oficial.

Observadores del Kremlin dicen que el Gobierno ruso está buscando levantar las acusaciones formuladas contra el periodista antes del 20 de junio. Ese día, el presidente Vladimir Putin, cuyos índices de aprobación han registrado una caída histórica en el país, presentará Línea Directa Line, su programa anual donde contesta preguntas de ciudadanos por teléfonos y otros medios.

Deja un comentario