Apuntes varios sobre la “amistad”

La palabra “amistad” se usa frecuentemente para cubrir muchos y diferentes matices del concepto “amistad”, podemos referirnos cuando hablamos del vecino de enfrente con quien tenemos una gran amistad, pues lo conocemos de toda la vida, tenemos una confianza mutua y hay un cierto aprecio, pero nunca le abriríamos nuestro corazón para contarle un problema personal que nos preocupa. pero si ciertamente es un “amigo”, luego tenemos amigos ocasionales que se producen porque alguna actividad que hagamos nos relaciona con ciertos círculos, póngase por ejemplo: amigos del trabajo, a veces este tipo de amistades puede evolucionar y fructificar en una amigo que nos parece muy sólido, pero suele suceder que cuando nos apartamos del circulo que no unía circunstancialmente, la amistad que haya sido muy sólida suele desvanecerse.

Luego están las personas con las que nos gustaría ser amigos y nosotros si lo sentimos como un amigo, pero de la parte de él no es así, y a la reciproca están amigos que por lo que sea nosotros les hemos causado una gran impresión y se mantienen cerca de nosotros, prestos siempre ha hacer favores y los hacen de corazón, no esperan nada a cambio que no sea demostrar amistad y afecto, pero suele suceder, que por lo que sea no nos motivan, no podemos hablar con ellos de nuestras cosas incluso “no importantes” pues ellos, viven en una realidad totalmente distinta a la nuestra y nunca entenderían lo que les contaramos, quizás por eso quieren ser nuestros amigos en aquel momento nosotros representamos todo lo que a ellos quisieran ser, en realidad nos admiran y nos tienen como un símbolo, por lo tanto la real amistad no puede ser posible, pues no existe la reciprocidad.

La amistad tiene un vertiente generalizado de “afinidad” nos hacemos amigos o nos gustaría ser amigos, de alguien muy cercano a nosotros en opinión y conceptos, por el contrario alguien totalmente opuesto, con criterios que no compartimos, no nos motiva en lo absoluto, con lo que podemos afirmar que la amistad en su vertiente de “afinidad” es una manera de decirnos SI a nosotros mismos, es una una de la muchas facetas de manifestación del EGO.

Y luego esta LA AMISTAD, que es aquel amigo, con quien a través de muchos años de la vida, nunca nos ha fallado, ha estado en nuestros peores momentos, nos ha ayudado de una manera desinteresada y a pesar de que lo veamos muy de tanto en tanto, la amistad no se pierde, por ambas partes se han compartido cosas muy importantes e intimas, tenemos una gran e importante información de esta persona y sabemos lo que ha marcado y significado mucho en su vida, esto si es AMISTAD.

De aquí que al principio de este escrito, diga que la palabra amistad induce a engaño, pues tanto la usamos para el amigo ocasional, como con el vecino de enfrente como con el único y mejor amigo que tenemos, la palabra amistad este sobre valorada, pues amigos, lo que daríamos nuestra vida por ellos, yo concretamente en mi vida no he tenido más de tres y dos de ellos ya murieron, por extraño que pueda parecer mi única y real amistad en la actualidad es una antigua novia. que viene a desmentir para mi que un hombre y una mujer no puedan ser amigos, cuando se acaba el amor por ambas partes, puede nacer una magnifica amistad, es difícil, pero posible.

Es un tema amplio, donde caben muchísimos matices …. y que podemos continuar escribiendo si con ello conseguimos comunicarnos realmente.

Deja un comentario