apego ambivalente nena triste

Cuando se trata de apego, hay algunas cosas diferentes que debes saber. Por un lado, necesitas saber los tipos de apego que son saludables para tu hijo, y luego tienes que saber cómo fomentar uno u otro. También debes saber qué tipos de apego no son saludables para asegurarte de que tu hijo esté mejor preparado para el futuro, así podrás centrarte en un tipo de apego positivo.

Cuando se trata de apego ambivalente o apego ansioso-ambivalente, es mejor desalentar este tipo de vínculo ya que se trata de algo tóxico y perjudicial tanto para los niños, como para los adultos.

¿Qué es el apego ambivalente?

El apego ambivalente es un estilo de apego poco saludable para tu hijo. En este tipo de apego, el niño generalmente está reaccionando a una vida hogareña impredecible. Eso significa que nunca están seguros de qué tipo de reacción recibirán de sus padres o cuidadores y, por lo tanto, intentan controlar la situación lo mejor que pueden. Como nunca saben qué esperar, el niño tampoco entenderá cómo deben actuar cuando se lo presenten nuevamente al cuidador.

Los niños que se crían en este tipo de atmósfera pueden mostrar enfado o impotencia al interactuar con su cuidador. Esto podría ser en respuesta al comportamiento que notan de su cuidador en el momento o simplemente una reacción al comportamiento anterior del cuidador. Este tipo de niño, durante sus años más jóvenes, generalmente exhibirá muy poco interés en explorar y, por lo general, se sentirá muy inseguro con los extraños, incluso si sus padres están cerca. Cuando los padres se van, tienden a mostrar angustia. Sin embargo, cuando el padre regresa, generalmente son ambivalentes hacia ellos y los ignoran.

nena triste con apego ambivalente

Tipos de apego ambivalente

Existen diferentes tipos de esta clasificación del apego ambivalente que se consideran subclasificaciones. Un niño resistente ambivalente generalmente buscará atención y contacto, pero al mismo tiempo será resistente a ese contacto. Tienden a estar muy enfadados con el cuidador, ya sea antes o después de cualquier tipo de separación.

Un niño pasivo ambivalente generalmente es muy limitado en sus comportamientos exploratorios y generalmente no tendrá interés en iniciar activamente diferentes tipos de atención o interacción. Desearán la interacción y atención de la madre. Sin embargo, no se acercarán activamente a ella.

¿Qué causa el apego ambivalente?

Además de tener una relación incierta con el padre o cuidador, los niños que son maltratados durante su infancia tienden a tener un riesgo más alto que el promedio de desarrollar un vínculo ambivalente con sus padres. Desafortunadamente, hay algunos problemas y dificultades diferentes que los niños que crecen con este tipo de apego tendrán a lo largo de su vida. Tendrás que considerar el futuro de tu hijo y no solo lo que les está sucediendo en este momento. Todo se puede cambiar con el tiempo…

Los padres en este tipo de estilo de crianza generalmente mostrarán cariño, capacidad de respuesta y sintonía con las necesidades de sus hijos a veces. En otras ocasiones, serán insensibles o no estarán disponibles emocionalmente. Debido a que las respuestas son extremadamente diferentes, el niño nunca sabe lo que podría pasar después. Debido a esto, tienden a estar confundidos y extremadamente inseguros sobre lo que les va a pasar a lo largo de su vida.

Esto puede ocasionar una variedad de problemas diferentes para el niño a medida que crece. Y con algo más que la relación que tienen con sus padres o cuidadores, otras relaciones que tengan pueden experimentar el mismo resultado.

El apego ambivalente y el futuro

¿Qué significa para un niño que crece en este tipo de ambiente? Puede significar muchas cosas. Por un lado, significa que el niño generalmente es inseguro en su relación con los padres, pero también con las relaciones con los demás. Tienden a ser sospechosos e incluso desconfiados cuando se trata de sus padres, pero al mismo tiempo, son extremadamente pegajosos y están muy desesperados por su atención. Saben que aferrarse es la mejor manera de llamar la atención y, por lo tanto, continuarán haciendo lo que puedan con su cuidador.

nena con apego ambivalente

Generalmente son muy inseguros como adultos y también pueden ser muy autocríticos. Quieren aprobación y desean consuelo, pero incluso cuando la reciben, tienden a tener muy poca autoestima y mucha confusión. Sienten que siempre serán rechazados y esto los lleva a ser extremadamente apegados y dependientes de una pareja u otra persona. Se vuelven emocionalmente desesperados y, sin embargo, no confían al mismo tiempo en los demás. Persiguen a los demás y tienen puntos de vista positivos sobre los otros, pero se sienten muy negativos sobre sí mismos. Anticiparán el rechazo y, por lo tanto, pueden ver “señales” donde no los hay.

Incluso pueden participar en estrategias preventivas para evitar que sean rechazados por otros. Desafortunadamente, pueden ser demasiado dependientes, exigentes y posesivos, lo que hace que alejen a su pareja. Debido a sus necesidades, pueden estar extremadamente resentidos e incluso enfadados con sus parejas, a menudo dramáticos y ansiosos. Incluso pueden creer que tienen que actuar de esta manera para obtener la atención que desean. Alguien con este tipo de comportamiento también puede tener problemas emocionales que incluyen depresión o puede estar enfadado y luego pedir perdón a su pareja puesto que pagan con la pareja un enfado que no tiene “ni pies ni cabeza”.

¿Hay tratamiento o cura?

Los trastornos de apego ambivalente son difíciles de tratar, incluso para médicos altamente capacitados. Casi todos los problemas de apego se desarrollaron mientras los bebés y niños pequeños tenían una capacidad limitada para hablar, hablar o pensar. La dificultad para vincularse se vuelve psicológicamente arraigada en ellos. Los niños con apego ambivalente son conscientes de que tienen apegos débiles y no saben por qué actúan como lo hacen. Esta es la razón por la cual los niños con los tipos más severos de apegos ambivalentes no responden a algunos de los tipos comunes de tratamiento clínico como la terapia cognitiva conductual o la percepción.

Además, otras cosas dificultan el tratamiento de los trastornos del apego. Cuando un niño se ve obligado a vivir en un ambiente negligente o abusivo, a veces se adapta jugando el papel del padre. Estos niños pierden el sentido de sí mismos y tienen problemas para comprender quiénes son separados de los demás.

Las sensaciones de un fondo de trauma los hacen sentir abrumados e incapaces de lidiar con la toma de decisiones para los problemas de la vida cotidiana. Dichos niños responden mostrando un comportamiento regresivo e infantil. Otras respuestas pueden incluir hipervigilancia, mayor respuesta de sobresalto, irritabilidad, ansiedad, hiperactividad y disociación. Algunos niños evitan problemas estresantes o entran en un estado de entumecimiento. En lugar de explorar y aprender como lo hacen otros niños de la misma edad, su enfoque se centra en proteger sus necesidades básicas de supervivencia y seguridad, como alimentos, agua y refugio. El resultado es que los niños tienen poca capacidad para resolver problemas y comprender los riesgos.

Hay tres áreas principales donde los médicos deben trabajar en la curación del apego:

  • Desarrollar una personalidad social en lugar de una personalidad antisocial.
  • Permitiéndoles recuperar el sentido de una infancia normal.
  • Ayudándoles a desarrollar una conciencia.

Independientemente de la edad de una persona en el momento del tratamiento por problemas de apego, una intervención exitosa requiere ayudar a un niño a recrear y volver a experimentar las experiencias de la infancia que perdió para que puedan tener conciencia de su infantilidad.

apego ambivalente trastorno

Los niños que viven con trastornos del apego a menudo tienen poco sentido de una conciencia sana. Esta es la razón por la que mienten y roban sin tener un sentimiento de culpa. Solo al ayudarlos a desarrollar una conciencia podrán experimentar la conexión con los demás. Solo así podrán leer las expresiones faciales y el lenguaje corporal para detectar la angustia de otra persona y responder adecuadamente. El objetivo de la terapia de apego es ayudar al niño a sintonizarse con sus padres primero y luego con los demás.

Deja un comentario