Anton Mesmer y el magnetismo animal – Hermandad Blanca

ejerciendo influencia mesmerica anton mesmer y el magnetismo animal: consideraciones prácticas ID166345 - hermandadblanca.orgFranz Mesmer ejerciendo el magnetismo animal.

Las teorías del magnetismo animal y del poder magnético fueron propuestas por el alemán Franz Mesmer hacia el último cuarto del siglo XVIII. El magnetismo animal era, según Mesmer, una fuerza natural invisible compartida por todos los seres vivos sin excepción. Convenientemente manejado, el poder magnético podía utilizarse en provecho de la humanidad para obtener beneficios físicos y curar enfermedades. Aunque el mesmerismo, como también se conoce a la teoría del magnetismo animal, gozó de gran estima entre finales del siglo XVIII y primera mitad del siglo XIX, hoy por hoy es una disciplina que ha caído en desuso como tal. Aun así, se considera que el mesmerismo supone el origen teórico-práctico sobre el que se asientan las modernas técnicas de hipnosis.

En este fragmento tomado del libro inglés The secret of animal magnetism, mesmerism, clairvoyancy and mind reading; how to develop the magnetic power, publicado por John D. Barnes, se presentan algunos de los elementos clave de esta práctica.

Cómo desarrollar el poder magnético: claves del magnetismo animal

A todo el mundo diré esto: cultivad y desarrollad el Poder Magnético que reside en vosotros del modo más absoluto, y mostraos insensibles ante todas las demás impresiones. Esto es esencial para quien quiera ser un buen mesmerizador, puesto que quien no haga esto ante la presencia de otras personas, probablemente acabará él mismo impresionado, con lo que el experimento parecerá ridículo y terminará de forma prematura.

En primer lugar, evita las bebidas fuertes y embriagadoras (las bebidas espirituosas son especialmente malas). Limpia tu cuerpo concienzudamente cada semana o con mayor frecuencia usando agua templada, y a continuación frota la piel con una toalla áspera hasta que estés seco. Evita las comidas pesadas y las carnes de difícil digestión, puesto que estas dificultan y enlentecen las facultades al tener el estómago que sostenerse en la actividad del cerebro para poder digerir la comida.

Evita la ira, el miedo y cualquier tipo de pasión. Mantente calmo y concentrado, y asegúrate que tu dieta sea ligera y de fácil digestión, basada sobre todo en fruta y verdura. Si estás enfermo o indispuesto, no mesmerices a nadie hasta que te hayas recuperado para evitar infligir un daño sobre tu sujeto o paciente. La persona sana mesmerizará al enfermo, y con gran beneficio de este último, pero no debe permitirse que el enfermo mesmerice al sano. Si se siguen estos consejos, y si mantienes tu mente calma y sosegada en ese estado que se denomina autodominio, aumentarás el Poder Magnético de tu interior hasta el máximo nivel posible.

Luego, en tus acciones, no permitas que otros te persuadan a menos que estés equivocado y sea honorable y noble confesarlo, pero solo en este caso, pues de otro modo se permite que el Magnetismo de esa otra persona te domeñe, cosa que podría volverte negativo. Esto es algo que deber evitar con cuidado. Por tanto, intenta siempre persuadir a los demás.

Los siguientes dos puntos son muy importantes. Primero, los Ojos: deberás entrenarlos para que se vuelvan intensos y penetrantes, capaces de sostener la mirada continua de cualquier persona. Para hacer esto es necesario mirar los objetos continuamente sin parpadear durante todo el tiempo que puedas. La mañana se considera el mejor momento del día para esta práctica, puesto que la mente está fresca y libre de las preocupaciones cotidianas. En primer lugar, debes lavarte los ojos con agua, tras lo que estos obtendrán fuerza, y esto te permitirá observar intensamente por tanto tiempo como desees y sin perjuicio alguno. Este cultivo de la mirada es imprescindible.

El siguiente punto es el cultivo de la mente y la concentración de los pensamientos y las ideas. Para disponer de este poder en toda su perfección, debes evocar en tu memoria algún evento del pasado del que tengas un vago recuerdo. A continuación, fija tu atención en él con toda la fuerza de la que dispongas, y dibújalo en tu mente como si se tratase de un hecho presente. Piensa continuamente en él y representa todo en tu mente con claridad. Esta concentración de la mente y los pensamientos debe perseguirse de manera constante y persistente hasta que, al cabo de un tiempo, las escenas del pasado puedan repasarse mentalmente con toda la vivacidad y el sentido de la realidad del presente. Esto es indispensable para desarrollar la lectura del pensamiento. Puede resultar un poco difícil al principio, pero es esencial y, con perseverancia, puede dominarse en poco tiempo.

mesmer anton mesmer y el magnetismo animal: consideraciones prácticas ID166345 - hermandadblanca.orgRetrato de Franz Mesmer.

El magnetismo animal: cómo mesmerizar y operar sobre los demás

El siguiente método, que ha sido propuesto por el Dr. Gregory, célebre especialista en cuestiones de mesmerismo, es el mejor método que he encontrado, y por tanto aquí lo presento: “Intenta el experimento que consiste en pasar las puntas de los dedos de tu mano derecha sobre las manos de varias personas, muy cerca pero sin tocarlas, desde la muñeca hacia abajo, mientras las personas mantienen las manos con las palmas hacia arriba y tú juntas los dedos o los mueves uno a uno. Repite esto lentamente, varias veces, y con seguridad encontrarás al menos una o más personas que sentirán de manera clara una sensación peculiar, que no siempre es igual para todo el mundo. Algunos sentirán un calor leve; otros, un pinchazo; unos percibirán un cosquilleo y otros, un adormecimiento.

Las personas que tengan estas sensaciones de manera clara serán luego puestas a prueba, y con gran probabilidad se comprobará que su reacción es clara y consistente, incluso si la realizan con los ojos vendados, aunque en ocasiones el vendaje produce un estado de nerviosismo que no favorece una clara percepción.

Después de haber encontrado una persona susceptible hasta cierto punto a la influencia  mesmérica, probarás los efectos de los pases. Los harás lentamente con ambas manos de arriba hacia abajo, desde la coronilla hacia el rostro, la cavidad del estómago e incluso más abajo, hasta llegar a los pies. Evita el contacto, pero intenta mantenerte lo más cerca posible de la persona sin llegar a tocarla. También puedes realizar los pases lateralmente, de arriba a abajo sobre los brazos.

salon magnetismo 1780 anton mesmer y el magnetismo animal: consideraciones prácticas ID166345 - hermandadblanca.orgIlustración de algunos experimentos mesméricos.

Es necesario actuar con una mente fría y decidida, y una mente firme mientras el paciente se muestra pasivo y sin mostrar reacción alguna ante el sonido de la voz ni de otro modo. Debería mirar fijamente a los ojos del operador quien, a su vez, tendría que observar con firmeza a su paciente. Los pases deberían ser continuos y prolongados durante algún tiempo y, por lo general, despertarán sensaciones como las que se han mencionado anteriormente: calor, frío, pinchazos, cosquilleos, hormigueo en la piel o adormecimiento, dependiendo de la persona sobre la que operes. Cuando estas sensaciones son muy pronunciadas, con toda probabilidad demuestra que el sujeto es un buen elemento sobre el que experimentar.

Es probable que con paciencia y perseverancia un operador sano consiga al final tener éxito y ejercer su influencia sobre las personas pero, en algunos casos que se han probado demasiado sensibles a posteriori, el sujeto solo ha podido influenciarse en un primer momento con gran dificultad y solo con mucha perseverancia. O incluso no ha podido ser influenciado de ninguna manera, incluso intentándolo en repetidas ocasiones. El operador no debe desanimarse, puesto que si persevera las posibilidades de tener éxito se incrementan notablemente. Por el contrario, encontrará con frecuencia casos en los que solo unos minutos bastarán para producir efectos muy fuertes.

Otro método que, en ocasiones, produce mejores resultados, consiste en sentarse delante del paciente, muy cerca de él, tomando a continuación sus pulgares entre tus manos y tus dedos, y apretándolos suavemente mientras miras directamente a los ojos del paciente y concentras tu mente sobre él, mientras él hace lo mismo. Este método, al menos, es menos fatigoso que la realización de los movimientos novedosos y poco frecuentes de los pases. De todas maneras, con un poco de práctica es fácil conseguir hacer muchos pases sin interrupción.

No puedo expresar preferencia por un método u otro, ya que a veces ambos fallan o ambos funcionan. Pueden combinarse entre sí, esto es, alternando uno con otro, y esto habitualmente es beneficioso. Hay dos características que son deseables: primero, un estado pasivo y voluntarioso en el paciente. La fe en el mesmerismo no es necesaria, basta con la pasividad o la voluntad de colaborar por parte del paciente sobre el que se opera, cosa que tampoco es imprescindible en aquellos pacientes con predisposición natural a ser influenciados. Segundo: la concentración intensa por parte del operador. Para obtener esto, es imprescindible el silencio absoluto.

El tiempo requerido va de unos poco minutos hasta una hora o incluso  más, pero suele disminuir con la repetición. Solo con la mirada intensa, especialmente si ambas partes se han entrenado con provecho, producirá con frecuencia las sensaciones arriba mencionadas sin que exista proximidad física”.

Yo sostengo todo lo que apunta el Dr. Gregory. Algunos operadores utilizan un disco o trozo de metal brillante sobre el que el paciente debe fijar la vista mientras el operador realiza los pases. Esto es de preferirse a la mirada fija, puesto que, si el experimento se realiza en público o entre amigos, podría parecer demasiado ridículo.

AUTORA: Erica, redactora y traductora de la gran familia de Hermandad Blanca

FUENTES

– https://archive.org/details/secretofanimalma00barn/page/8

– https://web.archive.org/web/20040710162753/http://www.unbf.ca/psychology/likely/readings/mesmer.htm

Deja un comentario