Amor es lo que nos conecta con la Fuente y nos hace realmente libres y justos

Advertisement

NIVEL NEÓFITO Nº10                                                       

Es realmente difícil explicar cómo las octavas trabajan en el procesamiento de las energías de la realidad subjetiva y en la unidad de carbono. Sería necesario la lectura y estudio de varios libros para entender un poco su funcionamiento, aunque algunas cosas de las aquí expuestas no creo que estén en ninguno, pues provienen de la Fuente misma. Trataré en lo posible de exponer el tema de la forma más clara y sencilla que pueda.
No es importante en verdad conocer el detalle del proceso, sino entender el concepto general de como sucede y para qué es necesario que se produzca tal transformación. Vuelvo a pedir que se abstengan de corregir estos conceptos, si no están de acuerdo solo ignoren este artículo, pues su aclaración o corrección complicaría y cambiaría la idea y el significado final. Recuerden que estoy hablando de energías a nivel cuántico, todo lo demás son solo analogías con un lenguaje de expresión específico ya usado anteriormente y que tiene como finalidad la mejor comprensión del material. 

Digamos que las octavas son lo que la ciencia conoce actualmente como fractales, algoritmos que se repiten a sí mismos formando figuras y formas compuestas. Un fractal se contiene a sí mismo, es decir que está compuesto por infinitos fractales que son réplicas de sí. Podemos decir entonces que una nota cualquiera de una octava contiene en sí toda la octava, en otras palabras la unidad contiene al todo y el todo contiene a la unidad. Siguiendo este razonamiento el uno (1) contiene en sí mismo las siete (7) notas o partes de la octava, (do, re, mi, fa, sol, la, si), si dividimos a la unidad por las partes que la componen, tenemos uno dividido entre siete (1:7)=1,42857142857142857142857… Como puede notarse hay una serie numérica (142857) que se repite indefinidamente. El número o serie en cuestión es la secuencia de progresión de las octavas en el espacio y el tiempo. Como verán, en esta secuencia no se encuentran ni el tres ni el seis (3,6) estos son los lugares correspondientes al choque entre (mi-fa), y el de la tercera energía, respectivamente. No sé si me siguen hasta ahora, para comprender mejor lo que quiero decir tenemos que numerar o asignar un número a cada nota para poder luego ubicarla en la secuencia correcta. Teniendo como base al (do), que le corresponde el (9), la serie continuaría con re=1, mi=2, choque=3, fa=4, sol=5, la=6, si=7, choque=8 y do=9 (ver figura a continuación). Recuerden que el choque llena el espacio de la nota faltante (semitono) con energía para enderezar la octava. 

Si reemplazamos las notas por los días de la semana (LU=1, MA=2, choque=3, MI=4, JU=5, VI=6, SA=7, choque=8, DO=9) y posteriormente seguimos la secuencia de progresión (142857…) nos daría la secuencia de influencia en la realidad general de los acontecimientos producidos en la realidad subjetiva , la cual sería: lunes(1) → miércoles(4) → martes(2) → choque(8) → jueves(5) → sábado(7) → lunes(1). Como pueden ver, tanto el viernes(6) como el domingo(9) quedan fuera de la influencia de la octava, pero por ahora no veremos en detalle esto último.
Esta es la verdadera causa que ciertos acontecimientos programados y ejecutados por los amos, tales como el 11-S y el 11-M, tengan que ser en determinadas fechas específicas, no es solo como se dice “por ritual”, sino por algoritmo matemático, para modificar la octava en la realidad general y manipularla en la subjetiva. Tomemos por ejemplo el martes 11 de septiembre de 2001; aquel día se necesitaba un choque para modificar la octava en la realidad general y manipular su influencia del día jueves de la realidad subjetiva (…martes(2) → choque(8) → jueves(5)…) el atentado a las torres gemelas fue perpetrado con ese fin.
Como podrán ver todo tiene un propósito aunque no lo comprendamos. La energía producida por las emociones del choque es percibida por la unidad de carbono como impresiones, estas son procesadas por el centro emocional y se combinan con el oxígeno (Ox) y el carbono (Cx) que tienen una energía inicial de hidrogeno (Hx), produciendo un nitrógeno (Nx) cuyo octanaje es modificado por la impresión recibida que a su vez se combina con la octava en curso y logrando en este caso bajar la calidad de la energía (octanaje) del hidrógeno (Hx) final. Como resultado la unidad de carbono digamos que “vibra” a una frecuencia (hercios) más baja de la que debiera a causa del hidrógeno (Hx) de baja energía producido, funcionando ineficazmente y quedando lista para ser manipulada.
Las octavas también explican por qué el domingo es tomado por la religión católica como día de descanso, porqué el martes 13 es considerado de mala suerte, porqué el viernes es tomado por las distintas órdenes secretas como día de reunión, porqué el refrán “los jueves ni te cases ni te embarques”, porqué el Sabbat, etc. Pero eso será explicado en otro momento, por ahora traten de comprender el concepto, si no lo logran no importa, cuando suba el octanaje del hidrógeno (Hx), su capacidad de análisis se incrementará y lo comprenderán sin ningún problema. Y recuerden que el miedo y sus subproductos, baja dicho octanaje, mientras que el amor con sus subproductos lo sube. Todo es cuestión de amar más y temer menos. 
42. LA MÁQUINA DEL TIEMPO
Este artículo está pensado para explicar el concepto del tiempo, con la finalidad de poder entender posteriores publicaciones sobre la manipulación de la realidad subjetiva, y a la unidad de carbono dentro de la Matrix virtual. Nada de lo aquí expuesto forma parte de los conocimientos de la ciencia tradicional, aunque algunos conceptos son ahora estudiados por la física cuántica utilizando los aceleradores de hadrones.
En el artículo “Comprendiendo las dimensiones” dije que el tiempo es como se percibe el movimiento en el espacio de un cuerpo en la dimensión directamente superior, o sea que el tiempo percibido por el hombre, es espacio en movimiento no manifestado en la realidad subjetiva. El pasado, presente y futuro para un ser tridimensional es solo el movimiento de un cuerpo a través del espacio, pero para un ser adimensional es el cuerpo en su totalidad; pasado, presente y futuro se funden en un solo cuerpo llamado eternidad. E
n la realidad subjetiva el tiempo corre y lo percibimos de forma lineal (ayer → hoy → mañana), pero en la realidad general el tiempo corre de forma paralela (ayer = hoy = mañana), es decir que hay, digamos, tres líneas de tiempo simultáneas.
La octava se va moviendo a través de estas líneas de tiempo como si fuera una onda influyendo en ellas según toca su respectiva línea de pasado, presente o futuro. Según donde nos encontremos ubicados en el espacio, un acontecimiento del futuro puede influir en el presente o no. La línea secuencial lunes(1) → miércoles(4) → martes(2) → choque(8) → jueves(5) → sábado(7) → lunes(1)… les dará una idea de las influencias, pero sepan que es solo una forma de graficarlo, todo depende más del lugar en el espacio que del día en particular. Por ejemplo si usted se encuentra en martes su influencia directa es el miércoles, e influye indirectamente al jueves si se produce un choque consciente en el medio, de lo contrario influirá en el miércoles cuya influencia directa es el lunes, por consiguiente lo que haga el lunes influirá indirectamente a través del miércoles en el martes (no explicaré el resto de la semana para no complicar su comprensión) y de esta manera usted percibe el tiempo en forma lineal (lunes → martes → miércoles…) la octava se acomoda a la percepción tridimensional de la realidad subjetiva y usted percibe el tiempo como una sucesión continua de sucesos correlativos, cuando en realidad son realidades simultáneas actuando de forma entrelazada por acción de la octava en curso.
Como la octava actúa como un fractal esto se repite “hacia abajo”, y “hacia arriba”, (segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años, siglos, etc.). El principio cuántico de correspondencia “como es arriba es abajo” refleja de forma incompleta esta idea, es por esto que cuando se habla de influencias en la realidad subjetiva, más que de tiempo hablamos de ubicación espacial, porque el tiempo es espacio no manifestado, o mejor dicho espacio manifestado en una dimensión no percibida. 
Una vez alguien desde la Fuente me dijo: “el futuro existe y ya paso”. No pude entender esta frase hasta mucho tiempo después, cuando comprendí el funcionamiento de la máquina del tiempo en la realidad general y subjetiva. Los amos conocen el secreto de la máquina del tiempo, conocen el algoritmo de la octava del tiempo, saben cómo, donde y cuando modificarla para que el ahora sea lo que es. Por eso no es solo una cuestión de “despertar” y de “acción” hacia el “Nuevo Orden Mundial” para cambiar las cosas. Hay que conocer la máquina y comprender su funcionamiento para poder contrarrestar su influencia, y solo entonces actuar en consecuencia. La unidad de carbono tiene los medios a su alcance para lograrlo, pero antes tiene que pasar a ser consciente de ella misma y convertirse en “Ser Humano” para manejar la máquina, de lo contrario solo la máquina maneja a otra máquina llamada unidad de carbono humano.
43. EL MONSTRUO DE CUATRO CABEZAS
Este artículo pretende mostrar uno de los engaños más grandes y mejor orquestados de la historia de la humanidad: la democracia. En su defensa se enarbolan las banderas de la libertad y la justicia, flanqueadas por la política y la religión, sus lugartenientes de barro. En su nombre se cometieron y se cometen los más atroces pecados: guerras, asesinatos, violaciones, traiciones y mentiras. Todo por la defensa del monstruo y su verdadero rostro, el ego, un programa macabro implantado por los amos hace eones para ocultar a la unidad de carbono la existencia de la consciencia del Ser.
Comencemos analizando el concepto de libertad. Libertad es una palabra cuyo concepto primogénito encierra una energía especial, porque su procesamiento es tarea natural y exclusiva del centro emocional, pero muy astutamente los amos modificaron la octava de tal manera que tomó el control de procesamiento el centro intelectual, asociándola directamente con la democracia: usted es libre si vive en democracia, de lo contrario no lo es. La libertad implica todo un conjunto de sentimientos que no reflejan en absoluto a quien está asociada, usted no es libre de nada, toda decisión está normalizada por leyes hechas en realidad para dominarlo y con las que ni siquiera estuvo usted de acuerdo ni formo parte de su creación.
Libre es ser dueño de sus actos en su totalidad, sin nada ni nadie que le diga cuándo, donde, qué y cómo hacerlo, solo usted y su consciencia son dueños de su libertad, sin representantes ante nadie, pero en su defecto la democracia se hizo cargo como representante de su libertad, defendiéndola con la supuesta “justicia”, y aquí entramos en la segunda y aberrante mentira: la justicia. ¿Qué es ser justo? ¿Acaso es justicia dejar que mueran niños por inanición? o tal vez justicia es estar encerrados en nuestras casas mientras los delincuentes hacen y deshacen a su antojo, o quizás justicia es tener que pagar por todo lo que uno tiene como si fuera alquilado, o quizás justo es tener que comprar un pedazo de tierra para vivir, ¿Quién es dueño de la tierra? ¿Los poderosos, los que disponen de dinero? ¿Acaso no nos pertenece a todos por haber nacido en ella? ¿Es acaso justicia que la salud, la educación y la vivienda sean un derecho solo para los que tienen dinero? ¿Es acaso justicia que se permita lo que se permite y no se permita lo que se tiene que permitir? 
La justicia es una gran mentira, una perversa ilusión que usan para dominarnos, la única justicia verdadera es la del amor, claro que no está permitido ejercerla, no sea cosa que seamos realmente justos con nosotros y con los demás. Pero por suerte tenemos a la religión, que cura nuestras heridas y alivia nuestro sufrimiento, la religión del Demiurgo  de la tierra, la religión que nos cobijó en la Inquisición, que nos protegió en las guerras, que nos alimentó en la desgracia, que nos aclaró todas las dudas del alma, que nos dio amor y nunca nos amenazó con el castigo divino, que nos protegió del miedo a la muerte mostrándonos el infierno.
La religión que enarbola la bandera del sufrimiento en la pasión de su representante, y lo muestra muerto y crucificado, en lugar de mostrarlo radiante y lleno del amor y vida, tal como nos muestran sus enseñanzas. La religión que con su fortuna y sus bancos (Santander y otros) se ocupa de los necesitados. Sí, por suerte, tenemos esa religión que respetan los políticos porque es su socia en justicia y libertad. Políticos que ejercen la política para someter, engañar, robar, dominar, defraudar, manipular, en representación de la “demo-nio-cracia” y en nombre de la ciudadanía, sus esclavos, perdón, quise decir empleadores, porque son nuestros empleados ¿no?, nosotros los elegimos, les pagamos sus descomunales sueldos, les damos sus ilimitados poderes, les engordamos su ego y su bolsillo, todo para que nos representen, defiendan, protejan, etc.
¡Qué ironía! el patrón le dio el poder al empleado y ahora ni siquiera se da cuenta de ello, porque el programa está implantado, el monstruo de cuatro cabezas está en cada uno de nosotros, defendiendo su existencia con uñas y dientes, devorándonos poco a poco y disfrutando su exquisito banquete de unidades de carbono. Corderos de dios, corderos de los amos, corderos de sus representantes, corderos de nosotros, corderos de corderos.
Esta es la cruda realidad, sin vueltas ni análisis, sin justificaciones vacías, sin programas protectores, sin filtros que suavicen, solo la realidad subjetiva, la realidad general es otra cosa, porque con un solo movimiento la realidad subjetiva sería diferente y todos nosotros seríamos los amos y ellos los esclavos, pero eso tampoco sería justo, porque el cambio de roles no es la solución, justo sería mostrar todas las cartas para poder elegir la mejor para todos, y eso solo se logra con amor, esa extraña palabra que cuesta tanto entender y procesar correctamente, la que nos conecta con la Fuente y nos hace realmente libres y justos.

Ir a la fuente

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.

Categorias

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: