Ambliopía y la disminución de la capacidad visual en niños

Una ambliopía, también llamada debilidad de la vista, a menudo se manifiesta en la primera infancia y su aparición puede tener diversas causas. Normalmente, las imágenes que ambos ojos envían al cerebro se procesan de manera uniforme. Este es uno de los  requisitos previos para una visión óptima.

Niño que padece Ambliopía

En la infancia, sin embargo, a veces sucede que el cerebro prefiere un ojo porque proporciona una imagen más nítida. El resultado: el cerebro descuida las imágenes que vienen del otro ojo y la visión no se desarrolla correctamente. Este problema se llama debilidad de la vista o ambliopía. El término médico para la baja visión es ambliopía, del griego que significa “ojo opaco o débil”. [1]

¿Qué es la ambliopía?

Una ambliopía es un impedimento visual que ocurre en la niñez. Las personas que la padecen experimentan una visión pobre y, por lo tanto, tienen su percepción visual limitada.

En la mayoría de los casos, la visión deficiente solo afecta un ojo. Sin embargo, ambos ojos pueden verse afectados. Típicamente, la ambliopía ocurre en niños menores de diez años.

Es muy importante un tratamiento temprano, ya que la discapacidad visual que no se corrige en la infancia, puede traer problemas para toda la vida adulta respecto a su capacidad visual. Porque el desarrollo de los ojos se completa entre el décimo y duodécimo año de vida. [2]

Una gran hipermetropía no corregida a tiempo puede causar ambliopía binocular debido al hecho de que se forman imágenes borrosas de baja calidad en ambas retinas.

Síntomas de ambliopía

Si un niño está entrecerrando los ojos o si hay signos de una enfermedad ocular, es importante que un oftalmólogo lo pueda evaluar lo antes posible.

Incluso si un niño tiene dificultades para reconocer objetos, puede indicar una sensibilidad de ojos, como tener juguetes y cosas cerca de ellos para reconocerlos, o girar la cabeza hacia un lado cuando intenta enfocar la vista.

La ambliopía a menudo no se reconoce de inmediato: esto se debe a que la mayor parte del tiempo un ojo está sano y puede compensar la falta de visión del otro hasta cierto punto, porque el ojo sano todavía puede proporcionarle una buena imagen al cerebro. [3]

Sin embargo, esto tiene la consecuencia de que el desarrollo visual tiene lugar solo en el ojo sano; de este modo, se descuida el ojo afectado por la ambliopía.

La debilidad de la vista se caracteriza por restricciones masivas en la visión aguda, y también la visión de contraste está muy deteriorada. Los signos típicos son:

  • Problemas de lectura y escritura.
  • Dificultad con la visión espacial.
  • Percepción del contorno perturbado.
  • Visión borrosa.
  • Miopía o hipermetropía.
  • Estrabismo.
  • Fotosensibilidad.
  • Dolores de cabeza.
  • Nistagmo.

Cuáles son sus causas

Una ambliopía surge cuando el cerebro obtiene imágenes tan diferentes de ambos ojos a largo plazo, que no puede hacer que se junten en una impresión visual. La causa más común es el estrabismo. [4]

Cuando un niño hace pequeños giros con su cabeza al tratar de mirar, o mira hacia adelante con un ojo mientras que el otro apunta hacia arriba, hacia abajo o hacia los lados, percibirá imágenes diferentes con cada ojos. Para evitar la doble visión, el cerebro a menudo desvanece las imágenes del ojo de aspecto más pobre y usa solo un ojo.

En alrededor del 60 al 70% de los niños con esta afección de estrabismo, la ambliopía se desarrolla, pero solo en el 2% de los niños que no la padecen.

Otra causa común de la ambliopía son los llamados errores refractivos. Los cuales causan que la imagen de la retina de un ojo esté desenfocada. Hay tres tipos diferentes de errores de refracción:

  1. Miopía: el ojo solo puede enfocar objetos cercanos.
  2. Hipermetropía: el ojo solo puede enfocar objetos en la distancia.
  3. El astigmatismo: el ojo percibe todo borroso debido a que la lente o la córnea se deforma. A menudo se habla de astigmatismo.

Es más probable que los errores refractivos resulten en ambliopía si ambos ojos se ven afectados de manera diferente: es decir, si un ojo tiene un error refractivo y el otro no, o en el caso de tener miopía en un ojo y en el otro presentar hipermetropía.

Una visión deficiente rara vez es desencadenada por enfermedades oculares. Estos incluyen, por ejemplo, la opacidad de una lente ocular (catarata), un párpado caído (ptosis), cicatriz corneal, exudado en el vítreo, recubrimiento completo del ojo después de una lesión o la ausencia de una lente ocular (afaquia).

¿Cuál es su frecuencia?

La ambliopía es una de las causas más comunes de discapacidad visual en uno o ambos ojos, y es una afección común. Su incidencia se estima en 1-3% en niños sanos y 4-5% en niños con enfermedades oculares. La mayoría de los datos indican que aproximadamente el 2% de la población general tiene ambliopía.

Cómo se diagnostica la ambliopía

Un examen ocular completo permite determinar el grado de ambliopía y su causa.

Hay varios estudios que permiten a un oftalmólogo determinar si un niño tiene ambliopía, y éstos son recomendados que sean realizados de manera temprana:

  • Con la ayuda de gráficos oculares, el médico puede determinar qué tan bien puede ver el niño. La prueba ocular que se utilice depende, entre otras cosas, de la edad del niño. Para los bebés y niños pequeños hay pruebas especiales.
  • Realizar un examen físico ayuda a identificar otros problemas que pueden causar ambliopía, como el desenfoque de la lente.
  • Un ligero estrabismo no siempre es visible a simple vista. Para determinar si el niño lo padece, se puede determinar la posición de sus ojos, por ejemplo, con una prueba en la que los ojos se cubren uno tras otro. El médico luego mira para ver si el otro ojo se está moviendo.
  • En la llamada skiascopia, un haz de luz se dirige hacia el ojo con un instrumento especial (el skiascope) y se examina cómo la retina refleja la luz. Al mantener diferentes lentes de corrección en el haz de luz, se puede determinar exactamente el poder de refracción de los ojos.

Estos exámenes son generalmente sin riesgo. Antes de una skiascopia , las gotas oculares generalmente se administran para dilatar las pupilas. Estos agentes pueden ocasionalmente causar ardor en los ojos o irritación. [5]

Tratamiento de la ambliopía

El tratamiento de la ambliopía es un proceso largo y difícil. Además dependerá de varios factores, incluyendo la causa de la afección ocular.

El tratamiento de la ambliopía en un niño se establece en base a su causa, por ejemplo, la corrección completa de los defectos de la visión (refracción), seguido por el ejercicio del ojo perezoso.

El método de tratamiento más efectivo es la oclusión del ojo con mejor agudeza visual. Sin embargo, no siempre es posible. Si la vista es baja o media o alta, el niño no podrá cubrirlo.

En algunos casos, una ligera desviación de los ojos con respecto a la posición correcta debido a una mala convergencia (es decir, las dificultades con el movimiento convergente de ambos globos oculares al mirar de cerca) se puede corregir con ejercicios de los músculos de los ojos. Estos incluyen ejercicios con lápiz deslizante y terapia visual por computadora.

Cuanto menos edad tenga el niño, mayor es la plasticidad del cerebro y mayor es la posibilidad de mejorar la ambliopía. El inicio del tratamiento después de los 7 años generalmente puede tener menos efecto.

Desafortunadamente, cuanto mayor es el niño, más intensiva es la terapia que requieren los padres. En los adultos, no podemos aplicar ejercicios correctivos al ojo que se aleja (estrabismo), porque la plasticidad visual de la corteza desaparece. La ambliopía para un ojo, se trata con cirugía en adultos, si es posible, dependiendo de la causa específica.

¿Cómo evitar la ambliopía?

Los exámenes preventivos de niños pequeños previenen la ambliopía y ayudan a comenzar su tratamiento temprano. Debe llevarse a cabo en la infancia, antes de los 7 años de vida, y cuando los cuidadores del niño notan algún síntoma perturbador.

El examen de la vista anticipada debe realizarse en niños nacidos prematuros cuya refracción y estrabismo son más comunes que en los niños nacidos a término, y los niños cuyos familiar hayan padecido algunas de las siguientes afecciones en la vista:

  • errores refractivos,
  • estrabismo,
  • ambliopía,
  • enfermedades oculares congénitas.
Bibliografía:
  1. Hubel DH, Wiesel TN. The period of susceptibility to the physiological effects of unilateral eye closure in kittens. J Physiol. 1970; 206: 419-436. [link]
  2. Amblyopia Characterization, Treatment, and Prophylaxis. Simons, Kurt. Survey of Ophthalmology, Volume 50, Issue 2, 123 – 166 [Link]
  3. Seignette K, Levelt CN. Amblyopia: The Thalamus Is a No-Go Area for Visual Acuity. Curr. Biol. 2018 Jun 18;28(12):R709-R712. [PubMed]
  4. Von Noorden GK, Crawford ML. The lateral geniculate nucleus inhuman strabismic amblyopia. Invest Ophthalmol Vis Sci. 1992; 33: 2729-2732 [Link]
  5. Hunter D, Cotter S. Early diagnosis of amblyopia. Vis. Neurosci. 2018 Jan;35:E013. [PubMed]
Ambliopía y la disminución de la capacidad visual en niños

5 (100%) 3 voto[s]


Deja un comentario