Algunos dibujos animados pueden afectar gravemente el comportamiento de los niños

Después de leer esto, pondrás más atención en los programas que ven tus hijos pequeños.

Adriana Acosta Bujan

Crecí viendo las aventuras de los Picapiedra, los Pitufos, Don gato y su pandilla, Candy, Remi, entre otros dibujos animados. Disfruté de cada episodio con risas y llanto haciendo mi infancia divertida. Sin duda, los dibujos animados forman parte esencial en la vida de todo niño, donde las niñas imaginan ser princesas, y los niños caballeros valientes que salvarán el mundo de los malos.

En la actualidad gracias a la tecnología, los padres tienen la facilidad de restringir y seleccionar los programas que pueden ver sus hijos, asegurándose que son aptos para su edad. Sin embargo, en muchos programas infantiles está implícita la violencia y la falta de valores morales que pueden perjudicar el desarrollo de los niños.

Por ello es importante conocer en profundidad lo que hay detrás de los dibujos animados, para evitar que nuestros hijos implementen ciertas conductas que lleguen a perjudicarlos; incluso poniendo en riesgo su vida.

Lo que hay que saber

Los dibujos animados van evolucionando conforme a las necesidades que exige el público televidente; lo podemos ver en la actualidad donde muchos niños ya tienen acceso al internet por medio de cualquier dispositivo móvil.

Ahora bien, las caricaturas para los niños tienen fundamentos pedagógicos que ayudan de manera positiva y negativa en el desarrollo cognitivo y emocional; es por ello que se debe limitar las horas de exposición a ciertos programas y estar supervisando lo que ven nuestros hijos.

Advertisement

Existen efectos positivos que ayudan a los niños a aprender colores, formas y números a través de un personaje amigable, lo cual facilita el conocimiento de manera divertida, así como también las caricaturas ayudan a fomentar la imaginación, la memoria, la atención; incluso ayudan a desarrollar el lenguaje y combaten el estrés.

Por otro lado se encuentran los efectos negativos, donde detrás de un personaje “inocente” se esconde la violencia y la falta de valores, creando un mundo imaginario en el cual los niños pueden engancharse y vivir como si fuera algo real. Ese es el grave problema de los dibujos animados.

¡Atención!

Evitar que los niños dejen de ver caricaturas sería algo impensable y poco realista; es por ello que como padres debemos estar muy atentos a los programas que ven, para así transmitir el mensaje correcto, el cual deje en claro la diferencia entre un mundo de fantasía y el real. La intervención de un adulto será de gran influencia en la manera de pensar y actuar de los pequeños.

Además de seleccionar los programas aptos para nuestros hijos, también debemos controlar el tiempo de exposición, ya que lamentablemente algunos padres creen que la televisión es el mejor medio para que ellos estén tranquilos y entretenidos, sin pensar en las consecuencias que pueden generar en un futuro.

El lado oculto de los dibujos animados

1 Sin medir consecuencias

Son escasos los programas en donde no está implícita la violencia; los niños al verla constantemente pueden volverse violentos en la vida real sin medir las consecuencias de sus actos, ya que ellos pueden creer que nadie se lastima o siente dolor, pues su personaje favorito logra salir ileso después de combatir el crimen.

Advertisement

2 Poca empatía

Muchas caricaturas reflejan la falta de empatía, por mencionar algunas como Tom y Jerry, el Coyote y el correcaminos, entre otras. Los personajes muestran un comportamiento desafiante, arrogante y autoritario. Los niños pueden optar comportamientos parecidos a sus personajes favoritos, pensando en solo obtener su propio beneficio sin pensar en las necesidades de los demás.

3 Lenguaje no apropiado

Es correcto que las caricaturas ayuden a los niños a conocer más palabras y a desarrollar el lenguaje; sin embargo, la mayoría de los programas incluyen un lenguaje que no es apto para ellos. Así que no debemos sorprendernos cuando comiencen a expresarse con groserías, sin saber realmente el significado.

4 Menos actividad física

Sabemos que es importante que los niños tengan una actividad física que los ayude a mantenerse saludables; entre más tiempo se dediquen a ver la televisión es probable que tengan una vida más sedentaria, que a la larga les provocará problemas como el sobrepeso,o afecciones en la visión, entre otras.

5 Un mal ejemplo

Todos los niños desean convertirse en su personaje favorito, es como si fuera su modelo a seguir, ya que lo admiran por su valentía, fuerza y demás. Por su admiración engañosa, los niños están vulnerables a ciertos peligros que ponen en riesgo su seguridad, por ejemplo existen casos que los niños se avientan de un edificio pensando que pueden volar.

También por cuestión de humor los personajes de las caricaturas realizan hábitos incorrectos para darle un giro a la enseñanza. Estos hábitos pueden ser imitados por nuestros hijos, haciéndose rebeldes, infringiendo las reglas y obteniendo un comportamiento desafiante.

Advertisement

Elige dibujos animados que eduquen e inspiren

Al conocer las consecuencias de algunos dibujos animados, sé que puede generar miedo e incertidumbre a cualquier padre; sin embargo lo que podemos hacer es ver la televisión con ellos, limitar las horas, explorar nuevos programas educativos y sobre todo hacerles saber lo que es real y fantasía.

Elegir aquellos dibujos animados que inspiren y edifiquen será de gran ayuda para que tu hijo siga un buen ejemplo y tome de ellos buenos valores como la empatía, la solidaridad y el respeto.

Mientras tanto, alienta a tus hijos a salir a jugar y a desarrollar gusto por otro tipo de actividades físicas o recreativas. Como padre, tú tienes el control.

Toma un momento para compartir …

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.