«Los dioses le retorcerán el cuello como a un ganso».

Sarcófagos, Saqqara, 2020.

Sarcófagos, Saqqara, 2020.

Hace miles de años, los antiguos egipcios fueron enterrados en Saqqara, una antigua ciudad de los muertos. Los sacerdotes los colocaron dentro de cajas de madera adornadas con jeroglíficos, y los sarcófagos fueron sellados y enterrados en tumbas esparcidas por encima y por debajo de la arena.

En los últimos tres meses, los arqueólogos han descubierto 160 ataúdes finamente decorados en el sitio, los cuales planean repartir en museos de todo Egipto. Incluso abrieron unos pocos para examinar las momias que había dentro.

Según los expertos, algunas de las tumbas de Saqqara tienen inscripciones coloridas en las paredes para advertir a los intrusos.

Salima Ikram, egiptóloga de la Universidad Americana de El Cairo, explicó que dichas advertencias sirven principalmente para disuadir a los intrusos que intentan profanar los lugares de descanso de las momias. «En general, afirman que si una persona impura entra en la tumba, entonces el consejo de los dioses puede castigar al intruso y retorcerle el cuello como al de un ganso», señaló.

Miedo a ver fantasmas

La maldición específica de Saqqara que Ikram citó se encontró en la tumba del visir Ankhmahor, un oficial del faraón que vivió hace más de 4.000 años, durante la sexta dinastía de Egipto. Fue enterrado en una mastaba: una tumba sobre el suelo con forma de caja rectangular. Se construyeron mastabas similares en todo Egipto, incluso cerca de las pirámides de Guiza.

La maldición destinada a proteger a Ankhmahor, traducida de manera aproximada, advierte que cualquier cosa que un intruso «pueda hacer contra esta, mi tumba, se hará contra tu propiedad». También advierte sobre el conocimiento del visir de hechizos secretos y magia, y amenaza con llenar a los intrusos «impuros» con un «miedo a ver fantasmas».

Casas para el Más Allá

En el nuevo documental de Netflix, Los Secretos de la tumba de Saqqara, Ikram explica que las tumbas eran vistas como casas para los muertos en su otra vida.

«Querías tener una vida fabulosa después de la muerte, así que tenías una tumba fabulosa», dice en el documental, agregando que la tumba de una persona estaría «decorada con todo tipo de escenas de la vida que desean disfrutar por la eternidad».

Entonces, los intrusos atrapados tratando de robar objetos de valor enterrados con los muertos eran castigados de una manera acorde con su crimen, continúa la egiptóloga.

El castigo por violar la tumba de un noble, mientras tanto, podría consistir en palizas y, potencialmente, la extracción de la nariz de un ladrón. También se les exigirá que devuelvan la propiedad robada.

Sin embargo, los escritos en la tumba de Ankhmahor dan la bienvenida a aquellos de intención pura y pacífica, diciendo que los protegerá en la corte de Osiris, el Señor del Inframundo. Los antiguos egipcios creían que Osiris juzga a las almas muertas antes de que pasen a la otra vida.

«Maldiciones similares aparecen en algunas otras tumbas en todo Egipto», señala Ikram. «Y la mayoría se registra en el Reino Antiguo, entre 2575 y 2150 a.C.».

No como en las películas

Los escritos encontrados en tumbas como la de Ankhmahor tienen poca semejanza con las maldiciones de la momia representadas en la ficción, que a menudo muestran a arqueólogos involuntarios perseguidos por muertos vivientes después de abrir cámaras funerarias.

Aún así, algunos miembros del público no estaban interesados en ver a los arqueólogos abrir ataúdes que habían estado sellados durante más de dos milenios.

Pero Ikram dijo que hay poco riesgo de contaminarse con, digamos, microbios u hongos antiguos al manipular las momias: «Si la gente usa guantes y máscaras, debería estar bien».

La idea de que las tumbas de momias podrían contener patógenos peligrosos despegó en parte después de que el arqueólogo Howard Carter descubrió la tumba del rey Tutankamón en 1922. Un miembro de la expedición, su patrocinador financiero George Herbert de Carnarvon, murió de forma extraña y repentina seis semanas después de que abrieron la cámara funeraria.

Lord Carnarvon (izquierda), su hija Lady Evelyn Herbert, y Howard Carter, en los escalones que conducen a la tumba recién descubierta de Tutankamón, noviembre de 1922.

Entonces, algunos investigadores se preguntaron si la tumba contenía un tipo de moho tóxico que podría haberlo infectado y matado. Esto reavivó la «maldición de una momia», una noción que la escritora conceptual Louisa May Alcott había explorado 50 años antes. Pero investigaciones posteriores mostraron que Herbert murió de envenenamiento de la sangre por la picadura infectada de un mosquito en la mejilla.

Y si bien las paredes de la tumba del rey Tut estaban libres de maldiciones, entre los objetos encontrados había una tablilla que sí contenía una y advertía que la muerte abatiría «sus alas sobre aquél que interrumpa el sueño del faraón».

Una seguidilla de muertes misteriosas, posteriores a la de Herbert y de personas también relacionadas de alguna forma con el descubrimiento, perpetuarían no solo el concepto de las maldiciones egipcias, sino también la fama del faraón niño.

Sospechosamente, «las alas de la muerte» no se abatieron sobre Carter, quien viviría plácidamente 20 años más.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Source link

Graduado en Psicología. También ha cursado varios posgrados, entre los que destacan el de Gestión de Recursos Humanos y el de Mindfulness por la Universidad de Málaga. Experto universitario en Coaching.

Deja un comentario

Deja un comentario