AFORISMOS SOBRE EL KARMA

(William Judge dio la siguiente síntesis sobre el Karma a partir de las enseñanzas que él recibió.)
Entre otros aforismos sobre el Karma aún desconocidos, los siguientes me fueron dados por mis maestros (entre ellos H.P. Blavatsky). Algunos de ellos me fueron dados por escrito, y otros comunicados por otros medios. Y me fue entonces informado que provenían de manuscritos todavía inaccesibles para el público en general.
Cada uno me sometido a mi evaluación y juicio; y así como, después de una profunda consideración, ellos obtuvieron la aprobación por sí mismos ante mi razón (sin que mediara ninguna autoridad en ello), del mismo modo espero que obtengan la aprobación entre los compañeros de estudio para quienes ahora los publico.
AFORISMOS
 1) No hay Karma a menos que exista un ser que lo cree o sienta sus efectos.
 2) Karma es el ajuste de los efectos que fluyen de las causas, y durante el cual, el ser sobre quien y a través de quien éste se efectúa, experimenta dolor o placer.
 3) Karma es la tendencia infalible en el Universo hacia la restauración del equilibrio, y esta tendencia obra incesantemente.
 4) El aparente cese de ese proceso de la restauración del equilibrio se debe al necesario ajuste de un disturbio en algún otro punto, lugar o foco, el cual solo visible para el Yogui, el Sabio o el Vidente perfecto; por lo tanto no existe un cese, sino tan solo un ocultamiento a la vista.
 5) El Karma opera en todas las cosas y en todos los seres, desde el más diminuta partícula concebible, hasta Brahma [DIOS]. Actuando en los tres mundos: el mundo de los seres humanos, el mundo de los dioses y el mundo de los seres elementales. Y no existe ningún punto en el universo manifestado que esté fuera de su alcance.
 6) Karma no está sujeto al tiempo, de modo que, aquel que conoce cuál es la última división del tiempo en el Universo, conoce el Karma.
 7) Mientras que para todos los demás seres, el Karma es (en su naturaleza esencial) desconocido e incognoscible.
 8) Pero su acción puede ser conocida por el análisis de la causa al efecto, y este cálculo es posible debido a que el efecto está envuelto en la causa y no es posterior a esta.
 9) El Karma de esta Tierra es la combinación de los pensamientos y las acciones de todos los seres de todos los grados que la habitan, y los cuales estuvieron envueltos en el Manvántara anterior [el ciclo de actividad planetario anterior] y que es la corriente evolucionaria desde la cual fluyó la nuestra.
 10) Y como esos seres incluyen tanto a Señores de Poder y Hombres Santos, así como también a hombres débiles y malvados, entonces el período de duración de la Tierra es mayor que la de cualquier entidad o raza que pueda habitarla.
 11) Y como el Karma de esta Tierra y de sus razas comenzó en un pasado muy lejano como para ser alcanzado por la mente humana, una indagación en cuanto a sus orígenes es infructuosa e inútil.
 12) Las causas kármicas ya ha sido puestas en movimiento deben dejarse a su propio impulso hasta que sean agotadas, pero esto no impide a los humanos poder ayudar a sus semejantes como a todo ser sensible.
 13) Ya que los efectos negativos pueden ser contrarrestados o mitigados por los pensamientos y actos de uno mismo y/o de otras persona, y entonces los efectos resultantes representan la combinación e interacción de la suma total de las causas implicadas en la producción de estos efectos.
 14) Karma no puede actuar en la vida de mundos, razas, naciones e individuos, a menos que haya un instrumento apropiado provisto para su acción.
 15) Y hasta que dicho instrumento apropiado sea encontrado, ese Karma que se relaciona con ese individuo o grupo permanece en suspenso.
 16) Mientras que un humano está experimentando Karma por medio del instrumento apropiado, el resto de su Karma aún no agotado permanece en suspenso en reserva para una operación futura; y el lapso de tiempo durante el cual no se siente ninguna intervención de ese Karma, no causa desgaste en su fuerza ni cambio en su naturaleza.
 17) El carácter apropiado de un instrumento para la operación del Karma consiste en la exacta relación y conexión del Karma con el cuerpo, la mente y la naturaleza intelectual y psíquica que el Ego ha adquirido para su uso en alguna vida.
 18) Todo instrumento usado por cualquier Ego en alguna vida es apropiado para el Karma que opera a través de él.
 19) Pero cambios pueden ocurrir durante el curso de una vida para hacerlo más apropiado para un nuevo tipo de Karma, y esto puede ocurrir de dos maneras: (a) por medio de la intensidad del pensamiento y el poder de un juramento, y (b) por medio de alteraciones naturales que resulten en la extinción de las causas anteriores.
 20) Como el cuerpo, la mente y el alma tienen cada uno un poder de acción independiente de los otros dos, cualquiera de ellos puede independientemente de los otros, extinguir causas kármicas más cercanas o más lejanas al momento inicial de las causas que están ahora en acción  por los otros dos canales.
 21) El Karma es tanto misericordioso como justo. La misericordia y la justicia son solo los polos opuestos de un todo; y Misericordia sin Justicia es imposible en la acción del Karma. Aquello que los humanos llaman en su sociedad “Misericordia y Justicia” es algo deficiente, erróneo e impuro.
 22) El Karma puede ser de tres clases: (a) el que está activo en el presente y en esta vida por medio de instrumentos apropiados; (b) el que está siendo creado ahora y almacenándose para extinguirse en el futuro; y (c) el karma acumulado en vidas previas y todavía inactivo porque lo impide el carácter inapropiado del instrumento que está en uso actualmente por el Ego, o lo impide la intensidad del Karma operante en el presente.
 23) El Karma usa, en cada ser, tres campos de acción: (a) el cuerpo y las circunstancias; (b) la mente y el intelecto; y (c) los planos psíquicos y astrales.
 24) El Karma retenido y el Karma presente, pueden cada uno o ambos, operar a la vez en los tres campos de operación del Karma, o puede operar al mismo tiempo una clase diferente de Karma a aquel usado por los otros campos.
 25) El nacer en un determinado tipo de cuerpo, así como cosechar los frutos de cualquier tipo de Karma, se debe a la preponderancia de la línea de tendencia kármica.
 26) La influencia de la tendencia kármica repercutirá en la encarnación de un Ego, o familia de Egos, al menos durante tres vidas, mientras no se adopten medidas de represión, eliminación o de neutralización.
 27) Las medidas adoptadas por un Ego para reprimir una tendencia, eliminar sus defectos y contrarrestar por medio de la creación de otras causas diferentes, todo esto alterará la influencia de la tendencia kármica y reducirá su impacto de acuerdo con la fortaleza o debilidad de los esfuerzos empleados al implementar las medidas adoptadas.
 28) Ningún ser humano con excepción de un sabio o de un verdadero vidente, puede juzgar el Karma de otro. Por lo tanto, mientras que cada uno recibe lo que le corresponde, las apariencias pueden ser engañosas, y así por ejemplo nacer en la pobreza o con alguna dura prueba, puede no ser necesariamente el castigo por un mal Karma, dado que los Egos encarnan continuamente en ambientes pobres en los que experimentan dificultades y pruebas las cuales son para disciplinar al Ego dándole como resultado fortaleza, templanza y compasión.
 29) El Karma de una raza influencia a cada individuo en esa raza por medio de la Ley de Distribución. El Karma de una nación actúa en los miembros de esa nación por acción de la misma ley (nada más que a una escala más concentrada). El Karma de familia rige solamente en naciones donde las familias han permanecido puras y diferenciadas; ya que en cualquier nación en donde hay mezcla de familias, como sucede en la actual era de la Kali-Yuga, el Karma familiar es generalmente distribuido a nivel nacional. Pero aún en tales eras, algunos grupos familiares permanecen coherentes por largos períodos y en esos casos sus miembros sienten el efecto del Karma familiar. La palabra “familia” puede aquí incluir varios subgrupos familiares.
(Observación: aquí William Judge se está refiriendo a las razas-raíces y a las razas-familias, las cuales las explico en este otro capítulo: link.)
 30) El Karma opera en la producción de cataclismos de la naturaleza por la concatenación de los planos mentales y astrales de los seres. Un cataclismo o catástrofe puede atribuirse a una causa física inmediata, como son los fuegos interiores de la Tierra, disturbios atmosféricos y otros, pero a su vez estos han sido provocados por otros disturbios creados por el poder dinámico del pensamiento humano.
 31) Los Egos que no tienen ninguna conexión kármica con un lugar del globo donde un cataclismo va a suceder son mantenidos fuera del ámbito de operación del cataclismo de dos maneras distintas: (a) por una repulsión que actúa sobre las naturalezas interiores de esas personas, o (b) siendo tales personas llamadas y advertidas por aquellos que vigilan el progreso del mundo.
(Este texto fue originalmente publicado en la revista The Path de marzo de 1893, p.366-369)

Deja un comentario