Actividad de escritura creativa: Tag sobre los nuevos propósitos

Mis queridos poetas y piratas.

En primer lugar, ¡feliz año nuevo! 🙂

No soy una persona de hacerme grandes propósitos de año nuevo, aunque sí algunos, pero intento que sean bastante concretos. Uno de ellos, por ejemplo, es navegar mucho más por estos mares. De hecho, lo añoro muchísimo. Así que, para empezar el año, aquí llego con una propuesta de escritura creativa para el aula. 

La escritura es un aspecto clave de nuestra materia y, sin embargo, muchos de nuestros chicos y chicas la ven como algo aburrido y sin mucho sentido. Sin embargo, a mí me apasiona y esto siempre me ha producido cierto debate interno: ¿qué estaré haciendo mal? ¿serán las propuestas? ¿les exijo demasiado? ¿no les doy suficientes pistas? Uhmmm, probablemente un poco de todo ello 😉 La tarea escritora es de gran complejidad y no siempre aportamos los «amarres» necesarios como, por ejemplo:
1. Modelo o plantilla – ejemplo real
2. Utilidad práctica o conexión con su vida real
3. Rúbrica o aspectos que se tendrán en cuenta al corregir
4. Apoyo directo en el aula 
Digamos, una guía de procedimiento que facilite esta actividad de alto nivel. 

¿Cómo surge la idea?
El día 31, mientras revisaba los diarios digitales como cada mañana, me di cuenta que una actividad estupenda para la primera semana de vuelta de vacaciones podría ser escribir los propósitos del año 2019. Pero no en frío, así, «a lo loco», sino pensando sobre qué son estas voluntades y en qué se suelen traducir. 
¿De qué podemos hablar en clase para contextualizar la actividad? 
Una vez me vino la idea (lo sé, no es revolucionaria, pero me gustó), me puse a buscar información (ese mismo día y los siguientes) y me encontré con aspectos muy interesantes sobre los que hablar en el aula:

Según un estudio realizado por la Universidad de Scranton, solo entre un 8% y un 12% de la población que se plantea propósitos de año nuevo los cumple. Entre el 80% y el 90%, de hecho, abandonaron su objetivo a las seis semanas de empezar el año. Es decir, para mitad de febrero ya dejaron de ir al gimnasio o volvieron a fumar. 

La buena noticia es que este fracaso nos lo tomamos con humor, como ha observado Amstel Index, una herramienta que mide el reconocimiento en redes sociales y lo expresa en una escala de 0 a 100. La conversación virtual se llena de propósitos en estas fechas, propósitos nuevos y viejos. El 28% de los usuarios de Twitter comenta los no cumplidos en vez de plantearse otros nuevos. Y el 19%, sin estrujarse la cabeza, decide volver a intentar las mismas resoluciones el año siguiente.

Teniendo clara la radiografía general del fracaso al cumplir nuestros propósitos, miremos ahora las razones más concretas, ¿por qué no lo logramos? Y sobre todo, busquemos las soluciones, ¿cómo podemos conseguir cumplirlos?
1. No seas ambicioso
2. Descubre por qué quieres cambiar algo
3. No lo plantees como obligaciones
4. Recurre a la paciencia y a la capacidad de disfrute

Lo primero que me llama la atención es lo comunes que son. Entre gimnasios, idiomas, viajar y leer más se reparten casi la mitad de propósitos, y si sumamos el de adelgazar rozamos el 80%. ¿De verdad somos tan parecidos?, ¿o puede que los propósitos de cada año sean de todo menos personales? No diré eso de que son producto del marketing y la televisión, porque aquí los propósitos los pone cada uno, y si nos dejamos engañar o influir, la culpa es nuestra y no de terceros, tiene más pinta de ser producto del conformismo. O de la tradición, que no conviene confundir con la costumbre.

El problema es que confundimos propósito con objetivo y así no se puede. Por ejemplo, si el propósito es ir al gimnasio, no podemos pensar en unos abdominales perfilados como consecuencia inmediata si en la vida hemos hecho una flexión, porque después de 20 minutos sudando el primer día y no ver los abdominales de Aquaman, se compensa el trauma con un menú del Burger King y fin de partida. No, así no. Eso son despropósitos, no propósitos.


¿Qué vamos a hacer? 
Más allá de centrarnos en únicamente los propósitos del 2019, reflexionaremos también un poquito del año que acabamos de zanjar.

Lo haremos a través de un TAG. Quizás la palabra no nos suene más allá de ser «etiqueta» en inglés, pero para nuestro alumnado es un término de lo más común. Dentro de youtube está muy de moda y abarcan muchísimos temas. Consiste en contestar una serie de preguntas y después «taguear» a otros youtubers. Así el conjunto de la comunidad youtube acaba contestando las mismas cuestiones y se conocen más entre ellos. En nuestro caso, nos servirá también para profundizar en el conocimiento de los y las estudiantes que tenemos frente a nosotros. 
Algunos ejemplos conocidos de TAG en youtube son:
50 cosas sobre mí
Song Tag
Tag del móvil
Tag del hermano


¿Cómo lo vamos a hacer? 
Nuestra actividad de escritura partirá de las siguientes preguntas agrupadas en los siguientes bloques. Cada bloque será un párrafo. Algunas de las cuestiones nacen de un tag real, pero otras las he incluido o modificado. Por supuesto, podéis añadir y variar tanto como queráis 🙂

Bloque 1: valoramos 2018
1. Puntúa 2018 en una escala de 1-10 y explica por qué.
2. Si pudieras revivir un recuerdo del año pasado, ¿cuál sería?
3. ¿Tres palabras para describir el año pasado?
4. ¿Qué te enseñó el año pasado?

Bloque 2: propósitos 2019
5. ¿Cuáles son tus tres propósitos principales para el 2019? 
➜ Siempre que marquemos un objetivo debemos hacerlo en función a la estrategia META: debe ser Medible, Específico, Tangible y Asequible. Es la forma correcta de asegurarnos que está bien formulado.
➜ Cada propósito debe especificar el tiempo en el que se empieza a andar para lograrlo, pero también una fecha de caducidad, aquellos momentos en los que, si no se ha alcanzado, debemos reformular el objetivo. También hay que marcar la frecuencia diaria o semanal en la que se trabajará por dicho objetivo.

Os dejo este artículo con consejos interesantes para la redacción de los propósitos. 

Bloque 3: conclusión
6. ¿Qué esperas que ocurra más de este año que viene?
7. ¿Qué esperas que ocurra menos de este año que viene?

Aquí os dejo la pauta por si la queréis repartir en clase:


 


¿Qué aspectos se van a valorar? 
En esta actividad se tendrán principalmente en cuenta los siguientes aspectos: 
★ Estructura: sigue la pauta proporcionada y contesta a todas las cuestiones de manera redactada. 
 Conectores: Para unir las distintas respuestas utiliza conectores variados. 
 Vocabulario: Utiliza sinónimos de aquellas palabras que se repitan varias ocasiones. 

Extra punto: Una buena idea para valorar también la expresión oral podría ser proponer al alumnado que:
1. Se grabe en vídeo / audio contestando las preguntas
2. Comparta su composición en el aula


¡Seguimos!

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.