A los amigos que nos hacen mejores personas

“Es el tipo de amistad que ves en las películas. El tipo de amistad que acabas de conocer y sabes que es para siempre. El tipo de amistad que ha superado las luchas, los cambios y los desacuerdos. El tipo de amistad que no se puede explicar en palabras, es una cosa de sentir el alma. El tipo de amistad que hace la vida digna de ser vivida. Esto es para todos los mejores amigos de por ahí, y los míos en particular, gracias.

IMAGEN: SISTERS ART
Ustedes son nuestros textos nocturnos, nuestros hombros a llorar, nuestros espejos para reflexionar, nuestra voz de la razón, nuestra respiración de aire fresco en medio de una tormenta. Son nuestra luz cuando todo está oscuro, nuestra comodidad cuando nos sentimos solos, nuestra tranquilidad cuando nuestros mundos están cayendo, nuestro chaleco salvavidas cuando los tiempos son difíciles, nuestra dirección cuando hemos perdido la nuestra. Tú eres nuestro para siempre, otros van y vienen, pero siempre te quedarás.

Ustedes son nuestras risas profundas del vientre, del tipo que no pueden respirar. Nuestras bromas interiores, las que nadie más encuentra graciosas. Nuestro “no puedo creer que hicimos eso” momentos y decisiones estúpidas. Pero ustedes son todo. Son el tipo de amistad que le decimos al mundo, el tipo de amistad que sabemos que otros desean, el tipo de amistad que siempre habíamos soñado, pero que jamás se sintió podría ser real. El tipo de amistad que nuestros niños sabrán y compartirán; el tipo de vínculo que no siempre tiene sentido, pero sólo funciona.


Son los chats nocturnos, las horas perdidas juntas, las noches hasta tarde, las lágrimas compartidas, los abrazos sostenidos. Es la época en la que empujamos y tiramos, las veces que corremos y siguen, las veces que nos hacemos daño y nos sanan. Es la realidad, las llamadas de atención, la voz honesta. Es todo.


Gracias por ser nuestras historias futuras, nuestros recuerdos pasados, nuestra felicidad actual. Gracias por abrazarnos cuando otros no lo hicieron, por estar al lado cuando otros se fueron, por apoyarnos cuando otros se desmoronaron. Gracias por ser un tipo diferente de amor, el tipo que complementa el compañerismo sin reemplazarlo, el tipo que añade a las conexiones familiares sin quitarle de él, el tipo de amor que no es como ningún otro: es único, es especial, es propio clase de amor.


Sé que no importa los obstáculos, no importa el tiempo, no importa las circunstancias, estamos para siempre. Así que gracias por ser mi amor, mi luz y mi guía.


Gracias por ser mi mejor amigo.”


Escrito por Paola Céspedes de Hoy Aprendí.

Deja un comentario