9 cosas que haces con tu gato que él realmente odia

¿De verdad crees que a tu gato le gusta que lo cargue tu sobrino? Los expertos explican qué comportamientos humanos irritan más a nuestros gatos.

1. Frotarles la panza

Las caricias en el vientre generalmente no son bienvenidas: “A la mayoría de los gatos no les gusta que les acaricien la barriga”, dice el investigador de comportamiento animal Dennis C. Turner, quien editó lo que se considera la “biblia del gato”, El Gato doméstico: La biología de su comportamiento.

¿Cómo puedes saberlo? “Ellos (intentarán salir de la escena o te golpearán con una de las patas delanteras (¡con las garras extendidas!)”, dice, o podrían morder.

Entonces, nuevamente, diferentes gatos tienen diferentes preferencias, dice Kristyn Vitale, investigadora posdoctoral en la Universidad Estatal de Oregón, en el Laboratorio de Interacción Humano-Animal. “A otros gatos les encanta cuando una persona acaricia su vientre.

2. Interactuando con extraños

También es importante prestar atención a las reacciones de tu gato cuando una persona desconocida quiere acariciarlo, especialmente si esa persona es un niño o alguien que no ha pasado mucho tiempo con gatos.

“Una manera de ver si él es amigable para ser una mascota después de conocerlos es dejar que el huela tu mano y luego observa cómo se comporta”, dice Vitale. “Si quieren interactuar, es muy probable que se acerquen a ti y se involucren en un comportamiento social después de olfatearte, como frotarte o intentar sentarse contigo”.

Añade que, si no quieren interactuar, generalmente se alejará o te ignorará, en cuyo caso es mejor dejar que tengan su espacio.

3. Recogiéndolo

“Ciertamente no les gusta que los retengas en contra de su voluntad”, dice Turnet. Añade que la mayoría de los gatos te perdonarán por venir demasiado fuerte de vez en cuando si están acostumbrados a socializar con la gente y confían en ti: “Mi investigación ha demostrado que aceptan la mayoría de los avances de sus cuidadores, lo que nos da la impresión de que estamos a cargo”.

Pero, agrega, por el bien de tu relación a largo plazo entre el hombre y el gato, siempre es mejor esperar hasta que el acuda a ti para llamar tu atención. “Entonces hay más tiempo interactuando en la relación.

4. Que los agarres de su cola

Para los niños pequeños, la cola de un gato puede parecer un asidero muy tentador, ¡pero no permitas que la agarren! Turner dice que a los gatos realmente les disgusta tener su cola sujetada. En cambio, muéstrale al niño cómo dejar que el gato huela su mano y, si todo va bien, acaricie sus lugares favoritos: “Si han sido socializados con personas como gatitos, entonces generalmente les gusta que les hagan cosquillas alrededor de su cuello o acariciado por la espalda”, dice Turner.

Asegúrate de que los niños estén atentos a las señales de que el gato no está contento, dice Vitale: “Si a un gato no le gusta la interacción que está recibiendo, el puede tener las pupilas dilatadas, una cola rápida y movediza, orejas planas contra su cabeza, pelaje que se levanta sobre sus extremos, y puede hacer vocalizaciones de silbidos o gruñidos”.

5. Estar solo

Los perros no son las únicas mascotas que se sienten solas y aburridas cuando pasas todo el día en el trabajo. Vitale aconseja a los dueños de gatos que les den a sus mascotas rompecabezas de comida cuando estén solos: estarán muy ocupados resolviendo problemas por bocadillos para que te extrañen mucho.

También recomienda proporcionar una variedad de juguetes y un espacio al aire libre protegido (a veces conocido como percha de ventana). Algunas personas incluso consideran un segundo gato. “Aunque no a todos les hará bien estar con otro gato, muchos aceptarán fácilmente a un compañero que tenga una introducción adecuada”. Dice Vitale.

“Un nuevo propietario también podría considerar la adopción de gatitos o gatos hermano, que ya pueden tener una relación social bien establecida”.

6. No hay suficientes cajas de arena

¿Está tu gatito haciendo sus necesidades en los lugares equivocados? Podría ser que siente que no hay suficiente olor en su casa. Vitale sugiere tener más cajas de arena: “Los gatos suelen estar más relajados y seguros en las áreas que tienen su olor”, dice ella. “Por lo general, la regla es que tengas al menos una caja de arena por cada gato más una extra, aunque los gatos pueden necesitar más que esto”.

Dice que distribuyas las cajas por toda la casa y recomienda que elijas arena para gatos sin perfume y las limpies con productos igualmente sin perfume, por lo que los olores químicos evitan que tu gato pueda detectar adecuadamente su propia fragancia.

7. Transportadora de gatos

No es noticia que la mayoría de los gatos odian ir en una transportadora. Pero la caja no es el problema, es el veterinario que generalmente tienen que visitar cuando los encierras allí. Vitale dice que con algunos trabajos, puedes cambiar tus asociaciones negativas con otras más positivas.

Para empezar, “deja la transportadora afuera con una manta adentro para que el gato puedo explorarla e incluso acostarse adentro cuanto el gato simplemente se relaja en casa”, dice ella. Tu puedes poner golosinas o catnip también. Una vez que se aventure allí solo, elógialo y dale más premios. Si se siente cómodo, intenta cerrar la puerta por un minuto y luego ábrela y dale mas premios.

8. Subirse a carros

Las transportadoras y los viajes en auto generalmente van juntos, pero la buena noticia es que algunos gatos pueden ser insensibles a ellos. “Una cosa que los dueños pueden hacer es llevar a tu gato a pasear por el vecindario, mientras elogian al gato por hacer un buen trabajo”, dice Vitale.

Ella sugiere que sea muy breve al principio (quizás 5 minutos) y, si, dar muchos premios, acariciar y jugar (lo que más le guste a tu gato) cuando llegues a casa. Si tu gato parece estar más cómodo, haz los paseos un poco más largos.

9. Baños

Si, obviamente, los gatos domésticos odian los baños (por otra parte, se sabe que los tigres y los jaguares disfrutan de un baño sin prisa, según la revista Carster). La buena noticia es que, por lo general, no es necesario bañarlos, cepillarlos regularmente ayuda a soltar la suciedad.

Sin embargo, si tu gatito rueda en algo nocivo que realmente necesita ser eliminado con jabón y agua, no es probable que sea un proceso divertido para nadie, por lo que debes hacerlo lo más rápido posible, dice Carster.

Ten todo listo y cerca (champú específico para gatos, toallas, una toallita para la cabeza y una jarra si no tienes una boquilla rociadora de mano en el fregadero de la cocina) y usa guantes largos de goma para protegerte de cualquier arrebato.

Cuando la acción esté lista, deja a tu gato lo más seco posible con una toalla; solo una en secado de pelo (calor bajo) si no le tiene miedo.

Tomado de rd.com 13 Things You Do That Your Cat Actually Hates


Ir a la fuente

Deja un comentario