8 trucos que los paramédicos quisieran que supieras

1. Cómo usar epinefrina

Una inyección de epinefrina (también conocida como adrenalina) puede revertir la anafilaxia, una reacción alérgica severa causada generalmente por alimentos o piquetes de insecto. ¿El problema? Muchas personas que la necesitan no saben cómo usarla, según un estudio publicado en Annals of Allergy, Asthma and Immunology.

“Desafortunadamente, muchas personas tienen un inyector de adrenalina, pero no suelen usarlo”, dice Shari Platt, jefa de emergencias pediátricas en el New York-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center. Este es un gran problema porque la anafilaxia puede avanzar rápidamente y resultar fatal.

Si lo necesitas, asegúrate de llevar tu receta médica a todos lados, junto con el inyector. Pregúntale a tu doctor cómo usarlo, pues cada aparato es distinto.

Y recuerda también: la adrenalina se debe inyectar por la parte externa del muslo, no por la cara interior ni los glúteos o en algún otro sitio. Después de inyectarte, llama a emergencias para que le den seguimiento a tu reacción.

2. Cómo usar un desfibrilador externo automático (DEA)

Cuando alguien sufre un ataque cardiaco, la sangre deja de bombearse hacia los órganos, causándoles daños irreversibles muy rápidamente. Por eso es que muchos lugares públicos tienen un desfibrilador externo automático (DEA), un dispositivo que permite restablecer el ritmo cardiaco en personas mayores de 8 años. El DEA funciona presionando el corazón hasta que vuelve a su ritmo normal.

Usarlo puede ser tan dramático como en las escenas de televisión. “Saber cómo funciona puede salvarle la vida a una persona”, dice Shari Platt. Lo mejor sería que tomaras un curso para aprender a usarlo, pero puedes aprender de otras formas.

3. Cómo detener el sangrado ocasionado por una herida menor

Toma una toalla limpia, una gasa estéril o compresa higiénica y úsalas para presionar la herida directamente. Aquí viene el truco: “usa hielo para que la sangre coagule más rápido”, dice Mary Jane Piroutek, especialista en emergencias pediátricas.

Lava la herida una vez que se haya controlado el sangrado, sobre todo si estuvo en contacto con tierra o si entró algún agente externo en ella. Quizá te preguntes si deberías ir a la sala de emergencias por un herida pequeña. “Si atravesó varias capas de piel, sanará mejor si alguien profesional la limpia y la sutura”, dice Piroutek.

4. … Y cómo detener el sangrado si te lastimaste una vena o una arteria

Incluso si te alarmas por el dramático flujo sanguíneo de una arteria perforada, lo primero que debes hacer es aplicar presión. Si eso no detiene el sangrado, tendrás que hacer un torniquete: “puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, sobre todo si estás lejos de una unidad médica”, dice Jesse Sandhu, especialista del Steamboat Emergency Center en Colorado.

No necesitas equipo médico especial: “los torniquetes pueden hacerse fácilmente con un pedazo de tela o alguna banda elástica”, dice él. Primero, aplica presión directa usando una toalla. Si el sangrado no cesa y la persona se está poniendo pálida, se siente mareada, sudorosa o le falta el aliento, puede ser que esté perdiendo demasiada sangre.

“Yo no dudaría en aplicar un torniquete”, dice el Dr. Sandhu. Para fabricar uno, toma una toalla limpia, enrolla una banda elástica o un cinturón con ella y colócalos sobre el miembro afectado. Llama a emergencias inmediatamente.

También puedes usar esta técnica si te cortas un dedo con un cuchillo. “Enrollar el dedo con una banda elástica y apretarla puede detener el sangrado de manera casi inmediata. Intenta no presionar por más de 10 minutos, ese es tiempo suficiente para que apliques el vendaje, retires la banda elástica y dejes que se restaure el flujo sanguíneo hacia el dedo”.

5. Cómo salvar un diente caído

Ya sea que te hayas caído o que tu hijo haya recibido un balón directo en la boca, perder un diente es aterrador. ¿Y entonces qué? La clave para salvar un diente es saber qué hacer justo a tiempo, dice Andrew Wittenberg, asistente del servicio de emergencias médicas en Long Beach Memorial Medical Center.

Lo ideal sería que lo colocaras en un vaso de leche, pero si no puedes hacer esto entonces vuélvelo a colocar en la boca y trata de no tragártelo hasta que llegues al dentista. “Eso es lo mejor que puedes hacer para mantener la raíz intacta y que el diente se ate nuevamente a ella. Puede ser un poco asqueroso, pero lo agradecerás”, dice él.

6. Cómo evitar errores fatales con los medicamentos

En un escenario de vida o muerte, no hay tiempo de que busques en internet cómo se llaman las medicinas que estás tomando o de que recuerdes la dosis que tienes recetada. Pero tendrás que darle esta información al equipo de emergencias, o corres el riesgo de que te den otra sustancia que reaccione con las que ya estás tomando. Aquí te damos un consejo útil: “usa tu teléfono para tomar fotos de tus medicamentos”, dice Carlton Buchanan, médico en Gwinnett Medical Center.

Tener a la mano esta información te ayudará mucho (asegúrate de que tus seres cercanos sepan tu contraseña o dónde buscar tu celular). El Dr. Buchanan también recomienda que le tomes una foto a la cédula de tu doctor de cabecera, así cualquiera podrá contactarle en caso de ser necesario.

7. Cómo retirar un aguijón de manera correcta

Quizá te hayan dicho que puedes usar tus dedos o unas pinzas para retirar un aguijón, pero eso enviará más veneno directo a la herida. Lo mejor que puedes hacer es empujarlo con una tarjeta, dice Piroutek. ¿Estás en el bosque y no tienes una? No te preocupes, usa una uña para lo mismo.

Después de que hayas logrado sacarlo, lava el área con agua y jabón. Usar hielo puede ayudarte a reducir la hinchazón. Pero cuidado: si otras partes de tu cuerpo han comenzado a hincharse, o si presentas náuseas, ve directo a emergencias. Quizá tengas una reacción alérgica.

8. Cómo retirar una garrapata

Primero lo que no hay que hacer: no acerques fuego al insecto, eso sólo puede causarte heridas, dice la Dra. Katherine Williamson. En lugar de eso, ella recomienda lo siguiente: “sumerge una bolita de algodón en agua con jabón y colócala sobre la garrapata durante uno o dos minutos. Luego localiza la cabeza de la garrapata y jálala hacia fuera con unas pinzas”.

No la gires ni la aprietes porque podrías romperla y su cabeza podría quedarse en tu cuerpo. Luego, lava el área con agua y jabón. Que te haya picado una no quiere decir que contraerás la enfermedad de Lyme, pero mantente alerta a los síntomas, que son parecidos a los de la gripa.

Tomado de rd.com 8 First Aid Tricks ER Doctors Wish You Knew


Ir a la fuente

Deja un comentario