Trucos para dejar de ser tan olvidadiza

Es normal que en ocasiones se nos lleguen a olvidar las cosas, pero no podemos negar que hay personas a las que se les suele olvidar todo de una manera más frecuente.

Afortunadamente esto no es algo que sea para siempre y se puede corregir con una serie de trucos muy sencillos, mismos que te damos a conocer en este artículo. Así que lee con mucha atención y aplícalos.

Trucos para dejar de ser tan olvidadiza

Trucos para dejar de ser tan olvidadiza

1. Focaliza tu atención

Aunque parezca algo obvio, la mayoría de las cosas que olvidamos son el resultado de una falta de atención. Según explica la Universidad de Michigan, “si una persona se siente frustrada debido a que no encuentra el auto en un estacionamiento o no sabe dónde dejó los lentes, la próxima vez debe hacer más esfuerzos al dejarlos”.

2. Aleja las distracciones

A medida que uno envejece, es más difícil prestar atención a varias cosas a la vez. “Si notas que te cuesta recordar lo que estás leyendo, entonces ve a una habitación tranquila donde nadie ni nada de distraerá”, recomiendan los expertos de la Universidad de Michigan.

3. Tómate tu tiempo

Otro signo del paso del tiempo es la dificultad de recordar nombres o de aprender cosas nuevas. Entonces, para evitar “olvidos”, ten un poco de paciencia y relájate cuando intentes recordar el nombre de un familiar o de un libro que leíste y quieres recomendar. ¡Ya aparecerá!

4. Sé organizado

Nada más exacto que ese dicho que dice “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”. Si no deseas perder tiempo buscando las llaves, los lentes o la cartera, ¡entonces déjalos siempre en el mismo lugar! No desafíes tu memoria porque te sentirás frustrado, advierte la Universidad de Michigan.

5. Arma tu red mental

Pensar en aquellos datos relacionados a lo que quieres recordar, te conducirá a a ese dato o nombre que no puedes acordarte. Por ejemplo: si quieres recordar el nombre de tu show favorito de tu niñez, esfuérzate por recordar dónde transcurría la serie, cómo se vestían. ¡Inténtalo!

6. Para memorizar, ¡habla!

Otra herramienta que da muy buen resultado es “decir lo que uno hace en voz alta”. Esto se indica especialmente para las tareas cotidianas que realizamos a la vez. Por ejemplo: “estoy guardando el dinero en el tercer cajón”. Claro que en este caso, será mejor que lo digas cuando no tienes a nadie cerca.

No te olvides de compartir esta publicación, además nos puedes apoyar con un Like y dejando tu comentario. ¡Gracias!

Deja un comentario